Juan Manuel Leguizamón y su retiro soñado: “Ojalá se acuerden de mí como una persona que fue un jugador de equipo”Deportes 

Juan Manuel Leguizamón y su retiro soñado: “Ojalá se acuerden de mí como una persona que fue un jugador de equipo”

El currículum impacta. Cuatro Mundiales y 87 partidos jugados. Estuvo en el empate contra los Lions de 2005, en el triunfo ante Inglaterra en Twickenham de 2006, en los partidos inaugural y por el bronce frente a Francia de 2007, en la última victoria contra los ingleses de 2009, en la noche de Wellington ante Escocia de 2011, en Durban en 2015 y en Salta en 2016 frente a los Springboks y en Gold Coast en 2018, contra los Wallabies. Estuvo en esas y en otras grandes batallas. Pero ya es parte de la historia del rugby argentino. Por lo que dio como jugador, rol en el que se entregó al 100 por ciento pero, sobre todo, por todo lo que ofreció como ser humano en todos los planteles en los que le tocó estar. Quizá la mejor definición la haya dado su “hermano” Juan Martín Fernández Lobbe en la previa de su despedida. “Ojalá todo jugador de rugby pudiera tener a alguien así a su lado”, le dijo su ex compañero y, desde ahora, su ex entrenador en Los Pumas. A su lado, él, como en Kumagaya y como siempre, sólo atinó a bajar la cabeza y a sonreír con timidez.

Fue un día soñado para Juan Manuel Leguizamón, el último Puma de bronce, el que faltaba para cerrar el círculo de aquellos que hicieron historia grande en el Mundial francés. Porque Los Pumas ganaron, porque él se dio el gusto de jugar los 80 minutos y porque rindió en un buen nivel, destacándose sobre todo en defensa y en el line. Pero eso, para quien tiene el orgullo de ser el primer santiagueño en la historia del seleccionado argentino, fue lo de menos. Porque Leguizamón siempre puso al equipo por delante suyo. Y eso lo hizo diferente.

Todos los abrazos para el santiagueño Leguizamón en el final del partido. (Foto: Germán García Adrasti/Enviado Especial).

Mirá también

“Son muchas cosas las que me llevo de estos 15 años con esta camiseta. ¡Son 15 años! ¿Cuántos días hay en 15 años?, ¿cuántas giras? Por eso es muy difícil elegir un momento”, señaló Leguizamón. “Fueron 15 años de vivir un sueño que tenía de muy chiquito y por eso es fuerte y es muy difícil expresar en palabras lo que siento. Pero la vida es así. Llega el momento de soltar algo y aunque sea duro hay que seguir adelante”, destacó.

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

-¿Cómo pensás que te recordará el rugby argentino dentro de unos años?

-Ni me preocupa ni pienso en eso aunque ojalá se acuerden de mí como una persona que fue un jugador de equipo.

Mirá también

-¿Cómo viviste el último partido?

-El equipo se divirtió, disfrutó el partido y lo vivimos muy intensamente. Pasé tres o cuatro días increíbles desde que dije que éste sería el último, con el apoyo sincero de mis compañeros, con mensajes que vinieron de Argentina, con una carta que me dejó en el vestuario Juan Hernández… Fue todo espectacular. Además, en la tribuna estaban mi viejo, mi hermano, mi mujer, mis tres hijos chiquitos, mis amigos. Todo fue redondo.

-Al final te diste dos abrazos singulares. Uno con Mario Ledesma y otro con Juan Martín Fernández Lobbe. ¿Qué se dijeron?

-Fueron abrazos íntimos y sinceros entre nosotros con palabras que quedan para mí. Con los dos vivimos muchas cosas y mil charlas y en los últimos 15 años o más ellos estuvieron muy cerca mío.

-¿Qué será de tu futuro?

-No lo sé. Seguro que voy a seguir jugando porque quiero seguir un poquito más profesionalmente. Tengo muchas ganas y estoy bien. La última temporada en Jaguares no la viví como la última y por eso no descarto hacer una más. Con el equipo estuve en los últimos cuatro años que fueron espectaculares y allí disfruté mucho, con amigos en el día a día. Pero no lo tengo definido. Las ofertas son escasas a esta altura, pero no cierro ninguna puerta. Seguramente me gustaría elegir algo que me divierta y pueda disfrutar.

Leguizamon en acción en el estadio Kumagaya. (Foto: Germán García Adrasti/Enviado Especial).

-¿Volverías a Santiago Lawn Tennis, tu club de origen?

-Santiago me volvería loco, pero no entra en la ecuación porque vivo en Buenos Aires y mi familia está con todas sus cosas en Buenos Aires.

-¿Qué análisis hacés del Mundial?

-Nos preparamos mucho y fue muy frustrante y decepcionante quedarnos afuera cuando nuestro plan era tener una gran fase de grupos y avanzar. Fue duro. Pero hay que aprender y progresar y la mejor forma para hacerlo es hacer una autocrítica, ver qué se hizo bien y que se hizo mal. No tengo dudas que este equipo va a seguir creciendo porque estamos en un aprendizaje permanente. Y no tengo dudas que tendremos un gran Mundial de Francia. Hicimos muchas cosas muy bien pero tuvimos lagunas, momentos difíciles y los partidos duran 80 minutos. Hay que analizar todo y prepararse para tener cuatro años espectaculares de crecimiento con esta camiseta que es lo más grande que hay.

Mirá también

-Llegó el final. ¿Cuál es el momento de tu carrera en el seleccionado que más recordás?

-¿Un momento?… Todo lo que sucede en un Mundial es muy fuerte y son muchas las cosas que pasan: muchos vínculos, mucho tiempo compartido. Por eso es muy difícil elegir uno. Yo me quedo con los cuatro Mundiales que jugué que fueron fantásticos sin importar el resultado. Todo lo que viví en ellos aplica para la vida también. En algún momento, cuando algo parece negativo, todo es aprendizaje…

KUMAGAYA, JAPÓN. Enviado especial

Articulos relacionados

Leave a Comment