Patricia Sarán: “Juana Molina tomó revancha conmigo porque la rechacé”Espectáculos 

Patricia Sarán: “Juana Molina tomó revancha conmigo porque la rechacé”


Patricia Sarán se dedica actualmente a la música y protagoniza shows privados Crédito: Instagram
23 de octubre de 2019  • 19:11

Patricia Sarán fue un ícono sexual en los 80. Modelo, actriz, cantante y conductora, la mujer que se convirtió en
“la chica del ascensor” tras protagonizar una sugerente publicidad de jeans por aquellos años, hoy
se confiesa y habla de sus planes presentes y de su pasado.

En una entrevista radial para el programa
Massaccesi que nunca, por
La Once Diez, Sarán contó hoy algunos episodios que vivió por aquel entonces. Empezó a trabajar a los 14, participó en novelas, condujo distintos ciclos en televisión y estudió psicología y abogacía. Fue modelo exclusiva, junto a Charly García, de la marca Fiorucci y hoy dice que sigue rechazando “muchísimas ofertas de trabajo”.

La modelo, que en su actual etapa como cantante dedicó una canción a Rodrigo Bueno, asegura que pagó un alto precio “por ser distinta”. Trabajó durante cuatro años con Gerardo Sofovich pero su relación laboral no terminó bien. “Le dije que no quería esas reglas, que eran obviamente muy machistas, y me tuve que ir. Se me cerraron muchas puertas. Estuve peleada con él 25 años, hasta que un día me cruzó el auto, su chofer, él estaba dentro, y me dijo: ‘Susana me va a hacer un homenaje por los 40 años de mi carrera y quiero que vos estés’. Ahí me propuso hacer una versión de
Polémica en el bar con mujeres y le dije que no trabajaba más con él, pero pudimos limar asperezas”, contó.

Más tarde, Sarán pasó a conducir
Estudio 13, un programa que iba seis horas en vivo. “Venían desde Joaquín Sabina a Los Fabulosos Cadillacs o Diego Maradona. Había que tener mucha cintura para estar seis horas al aire. Y cuando aparece una chica que se llama Juana Molina, que te soy sincera que no la entrevisté porque tenía un contrato que decía que me tenía que cambiar cada una hora de ropa… Ella se ofendió porque no la entrevisté”, reveló.

“Ahora lo cuento porque ya prescribió… Me esperó en el bar de Canal 13, de la esquina, yo estaba teniendo una reunión de producción y literalmente ella me tiró que yo le gustaba”, relató Sarán, para sorpresa de todos. “Me agarró de una mano y me dijo: ‘Vos me gustás’. En ese momento no se lo conté a nadie porque hubiera parecido que me estaba defendiendo. Lo cuento ahora para decir que cuando voy a los programas y me preguntan si me acosaron, y sí, soy Patricia Sarán, me acosaron 200 veces”, reflexionó.

“No lo conté nunca. A mí no me gustan las mujeres. Si me gustaran, hubiera tranzado. Y ella, junto con el canal, que no quería que yo me fuera, empezó con una especie de bullying hacia mí con un montón de cosas, de japonesas, de chinas, qué se yo”, relató, en referencia a la “imitación” que Molina hacía de ella en el programa
Juana y sus hermanas.

Mario Massaccesi, conductor del programa, quiso saber entonces si el sketch que representaba Molina “fue una especie de revancha” por haberla supuestamente rechazado. “Por supuesto. Aparte, ella venía golpeada porque [Antonio] Gasalla la había echado de un programa que venía haciendo con ella y, no quiero dar nombres, pero ella tenía en ese momento una novia que es conocida, y como el canal no quería que yo me fuera y yo me fui, se unieron como diciendo: ‘vos hacé este sketch'”, aseguró la modelo.


El personaje de Juana Molina que supuestamente estaba inspirado en Patricia Sarán Fuente: Archivo

Sarán insistió en que su vida no ha estado exenta de obstáculos. Sin embargo, apunta que su reacción es similar a la práctica del aikido. “A mí Juana me hizo muy popular. Yo uso mucho la fuerza del otro. [Carlos] Menem ganó por una especie de ridiculización que se hizo de él, ganó por eso”, comparó. “Pero es difícil que me tumben, por mi historia familiar”, sentenció.

Dedicada actualmente al canto, que desarrolla a través de shows privados, compartió
otra de sus penas: “Cuando me divorcié, en 2008, perdí el olfato y el gusto, anosmia se llama, por el estrés, y no lo recuperé. Es psicológico. Por eso lo canalizó con el canto, para decir lo que quiero decir desde un lugar dulce. No me gusta la pelea”, concluyó.

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Articulos relacionados

Leave a Comment