Dos Latin Grammy para Andrés Calamaro, que dio la nota en la primera ceremonia de los premiosEspectáculos 

Dos Latin Grammy para Andrés Calamaro, que dio la nota en la primera ceremonia de los premios


Andrés Calamaro anoche, durante la ceremonia de Persona del año, en la que se distinguió a Juanes

En medio de la formalidad (y hasta de cierta monotonía que provoca la sucesión de anuncios de nominados-premiados-discursos y agradecimientos) que se impone en la primera parte de los premios
Latin Grammy,
Andrés Calamaro le puso su tono de color (¿salmón?) a esta ceremonia en la que todo el mundo viste de sobrio negro, conversa en cada mesa con el resto de los comensales y escucha con atención los discursos de los premiados.

Calamaro tuvo un par de oportunidades para adueñarse del micrófono en el sentido más literal.Con él, la tarde había comenzado (¿afilada?). Porque apareció un Andrés que, al recibir
su premio por el tema “Verdades afiladas”, en el rubro Mejor canción de rock, apoyó la estatuilla en el piso y dijo: ¿Tengo tiempo de leer un verso?”. Sacó de uno de sus bolsillos una serie de papeles en los que había escrito mucho más que un verso y declamó por décimas criollas: “Soy del palo musiquero, desde que tengo memoria, escribo en versos mi historia, letra y música primero. Solo quise ser rockero, en las malas y en las buenas, para cantarle a las penas el camino recorrido. Vivir es haber vivido, con la música en las venas”. Y para rematarla exclamó: “¡Qué viva la música! dijo [el escritor colombiano] Andrés Caicedo. se suicidó después. ¡Gracias!” y salió del escenario.

Esa era la segunda estatuilla del Salmón. Antes había recibido,
por su disco
Cargar la suerte, el premio a Mejor álbum pop/rock
. En ese momento pidió un aplauso para
David Lebón, que había estado ternado en la misma categoría y se deshizo en elogios hacia él con una síntesis de su historial musical. “David, te quiero mucho donde estés, fuiste mi inspiración, me envenenaste con tu deseo de hacer música, con tu talento para la guitarra y para cantar”.

Con una estatuilla en cada mano, minutos después Andrés se fue para la siguiente ceremonia y al pasar por la alfombra roja, Ricky Martin, que estaba transmitiendo en vivo por su cuenta de Instagram, se acercó para saludarlo y contarle a su público que Calamaro es una leyenda de la música argentina.

ADEMÁS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Articulos relacionados

Leave a Comment