Esteban Guerrieri y Néstor Girolami, los amigos que comparten la definición del Mundial de TurismoDeportes 

Esteban Guerrieri y Néstor Girolami, los amigos que comparten la definición del Mundial de Turismo

En el pit que el Münnich Motorsport tiene en el circuito de Sepang, donde este fin de semana se define la Copa Mundial de Turismo (WTCR), se habla casi todo el tiempo en inglés. A veces se escucha alguna frase en italiano y también en español. Un español con acento bien argentino. En el techo de los dos Honda ​del equipo, está pintada además la bandera celeste y blanca, bien grande, junto al número que identifica cada vehículo. Y en el costado aparecen los nombres de los dos responsables de que Argentina haya estado presente por duplicado esta temporada en cada una de las fechas de esta categoría: Esteban Guerrieri y Néstor Girolami.

Compatriotas, colegas y, ante todo, amigos, compartieron en este 2019 las filas del equipo alemán, en el que el porteño corre desde el año pasado, cuando el WTCR tomó el lugar del Mundial de Turismo (WTCC) que José María López ganó en tres ocasiones entre 2014 y 2016. Y al que el cordobés se sumó este año, gracias al empuje de su actual compañero y el respaldo de François Ribeiro, promotor de la categoría.

Como talento “criollo” de exportación, juntos se potenciaron, se ayudaron y terminaron siendo grandes protagonistas de la temporada, al punto que Guerrieri llegó a la última fecha con grandes chances de gritar campeón.

“Con Bebu somos amigos desde hace mucho. A fines del año pasado vino a una carrera de Suzuka y empezamos a empujar para ver si podía tener una chance con Honda. Le abrieron las puertas y estoy muy contento de que haya sucedido”, recuerda Guerrieri en charla con Clarín, durante un rato libre en una jornada muy atareada de entrenamientos y clasificación en el trazado malayo. 

Mirá también

“Trabajamos muy bien. Siempre estamos muy parejos uno con el otro, así que tratamos de potenciarnos. Y cuando salimos a la pista, competimos siempre con respeto. No vamos a estar peleando una posición entre nosotros y que nos pasen por arriba los demás“, asegura el porteño de 34 años, que llegó a Sepang en el segundo lugar del campeonato, a solo 9 puntos del líder, el húngaro Norbert Michelisz, de Hyundai.

Girolami hace memoria y cuenta cuál fue el momento en el que comenzó a forjarse la amistad que comparten. “En 2006 fui a correr a Monza una carrera salteada por el campeonato de la Fórmula Renault italiana. Entonces le mandé un mail a Esteban, que estaba hacía un tiempo en la Fórmula Renault y conocía bien ese circuito. La respuesta que recibí fueron cuatro páginas detallándome cada curva, cada frenaje… como obsesivo. Yo lo valoré mucho. No todos los pilotos son así abiertos“, cuenta el cordobés, que antes del comienzo de la actividad en Malasia estaba séptimo en el campeonato.

Mirá también

Y coincide con su compañero: “Sabíamos de entrada que si íbamos a trabajar juntos era para ayudarnos. Y me sirvió a mí tanto como a él para superarnos día a día. No es normal tener un compañero de equipo que trabaje como trabajamos, sin esconderse nada y llegar a este punto como llegamos. Esteban pensó toda la estrategia para que pudiéramos llegar los dos a pelear el campeonato. Le tocó a él y yo estoy muy contento, Y hoy él tiene un escudero que lo va a ayudar en lo que pueda. Eso se logra solamente cuando hay una estrategia, cuando hay confianza y cariño como nos tenemos”. 

Guerrieri es el más experimentado de los dos, si del escenario internacional se habla. Dio rápido el salto a Europa y prácticamente se formó en el Viejo Continente, aunque tuvo su paso por el TC, el TC2000 y el Súper TC2000 en la última década.

Girolami hizo gran parte de su carrera en el automovilismo argentino, fue campeón del Super TC2000 en 2014 y 2015 y hace algunos años comenzó a incursionar en el exterior. Esa diferencia de trayectorias hizo que cada uno haya experimentado de forma ligeramente diferente lo que vivieron esta temporada. 

Mirá también

“El nivel de pilotos, de técnicos y de equipos que hay en Argentina es increíble. Pero esto es otra cosa, porque son reglas distintas, circuitos distintos, idiomas distintos, culturas distintas… En Argentina, por ejemplo, estamos acostumbrados a hacer todos de todo. Acá debe haber 25 personas en el equipo, todos cumplen una función distinta y nadie pasa por arriba de nadie. Hay que aprender hasta a quién preguntarle cada cosa”, analiza Girolami, que había disputado en 2017 el campeonato completo del WTCC, sin los resultados esperados.

Y afirma: “No es fácil formar parte de un campeonato del mundo, sobre todo para los latinos, que estamos muy lejos. Esteban es un poco europeo, porque él corrió muchos años acá, conoce mucha gente y tiene mucha experiencia. Cada vez que vamos a una pista, me cuenta cuando corrió en el pasado y para mí casi siempre es mi primera vez. Hay cosas que el automovilismo europeo te va enseñando y si no te criaste acá, las tenés que aprender a golpes. Por suerte este año fue muy bueno, pude aprender muchas cosas y estar al nivel de Esteban, liderando campeonatos y ganando carreras”.

Guerrieri, tercero en la edición del año pasado, comenta: “En Argentina hay muy buen nivel, muy buena interpretación del automovilismo y mucha pasión. Entonces, si hablamos de cómo trabajás técnicamente en el auto, cómo sentís el coche y cómo transmitís todo al ingeniero, no hay muchas diferencias”.

Aunque reconoce: “Sí hay muchas cosas que se viven de otra manera, sobre todo porque estamos viajando por el mundo, recorriendo muchos circuitos, conociendo lugares y diferentes culturas y eso me gusta. Es un categoría muy linda, con un muy nivel de pilotos y equipos. Y que tiene un buen equilibrio de circuitos callejeros y de pista, todos muy desafiantes. Además, acá el equipo es alemán, soy contratado por Honda, que es japonés, los constructores del auto son italianos, mi ingeniero es inglés, yo argentino… Es un mix de todo. Eso es lo más diferente y especial”.

Uno vivió este 2019 con la carga de sus años en el exterior. El otro, con los ojos de quién experimenta muchas cosas por primera vez. Pero a la hora de elegir cosas puntuales, coincidieron en varias. 

Si de circuitos preferidos se trata, los dos nombraron al Nürburgring Nordschleife. “Es la más desafiante del mundo”, aseguró Guerrieri, que lo señaló como uno de sus predilectos. “Me vuelve loco. Es un circuito de 25 kilómetros, con 184 curvas y no te podés equivocar. Hilar toda una vuelta fina en ese tipo de circuitos es un desafío para grandes pilotos”, reflexionó Girolami.

Cuando tuvieron que apuntar qué lugar del mundo los impresionó más, después de Barcelona, la ciudad en la que los dos residen, seleccionaron a Japón. “Me gustó mucho la cultura japonesa. Estoy agradecido de poder trabajar con japoneses, son muy respetuosos y muy leales”, afirmó Bebu. Su compañero reafirmó su idea: “La cultura, el respeto y la manera de ser de la gente es muy especial. A mí me gusta mucho descubrir culturas y ver cómo la gente va viviendo su día a día. Es una de las cosas que más disfruto”.

Y, por supuesto, también coincidieron en afirmar que se sienten dos privilegiados. “Tengo la suerte de que estoy contratado por Honda Japón y eso me enorgullece mucho, porque tener una fábrica que confíe en mí era uno de los objetivos de mi carrera y lo pude lograr”, aseguró Guerrieri.

Girolami afirmó: “Es una responsabilidad, pero también un orgullo poder trabajar con este nuevo sistema, que es distinto, pero me gusta. Siempre soñé con tener una carrera en Europa y hoy lo estoy cumpliendo, con buenos resultado. Y que Honda nos haya renovado un año más, significa que siguen creyendo en nosotros”.

Mirá también

Las chances de Guerrieri de ser campeón

“Mi objetivo de esta temporada era al menos llegar a la última fecha con chances de ser campeón. Y lo logré”, aseguró Esteban Guerrieri. “Ahora todo puede pasar, hay muchas posibilidades de resultados. Así que estoy muy contento y con la adrenalina del fin de semana encima, pero atento a todos los detalles que puedan ir surgiendo”, explicó el porteño, que este viernes complicó un poco sus posibilidades de quedarse con el título.

Antes del comienzo de la actividad en Sepang, las cuentas decían que él tenía que ganar las tres carreras y conseguir al menos la misma cantidad de puntos que el líder Norbert Michelisz en la clasificación para no depender de nadie.

Pero la diferencia con el húngaro era tan pequeña -apenas nueve puntos- que había un gran abanico de posibilidades que lo coronarían. Por eso, aunque la jornada de este viernes -en el que se realizaron los dos entrenamientos libres y se corrieron las dos tandas clasificatorias- no fue la esperada, el sueño del argentino se mantiene.

Tras quedar rezagado en las prácticas (quedó 15° y 12°), fue de menos a más en la clasificación. Quedó décimo en la primera con 2m14s536, a 79 centésimas de Michelisz, que fue el más veloz. Y en la última tanda de la segunda, escoltó con 2m13s925 al húngaro, que se quedo otra vez con la pole con una marca de 2m13s141.

Así, el de Hyundai manda ahora en el campeonato con 326 puntos y amplió la ventaja sobre el porteño, que acumula 311. Aunque Guerrieri aplaudió la evolución de la jornada y sigue ilusionado.

“Es lo que quería, estar bien cerca de Michelisz. Hicimos un buen trabajo progresivo para ir mejorando y estoy muy orgulloso de todo el equipo. Pude sacar una gran vuelta en la tercera tanda de la segunda, salió perfecto y contento. Estamos en la pelea, así que no está todo dicho”, afirmó.

Girolami fue tercero en la primera clasificación y no pudo superar la segunda tanda de la segunda, en la que quedó noveno. Ya sin chances de título, el cordobés aseguró que la definición del campeonato será muy dura. “Va a ser cuerpo a cuerpo. No está nada dicho, como decía Fangio, hasta que no se ve la bandera a cuadros”, afirmó quien igual tiene un incentivo personal para buscar el mejor resultado posible en Malasia.

“Mi expectativa antes de la primera carrera del año en Marrakech era ver dónde estaba parado. Cuando pude hacer podio en esa fecha y andar bien, pensé que podía quedar en el top cinco en el campeonato. Y todavía tengo posibilidades de cumplirlo”, dijo quien está octavo con 201 puntos, a solo ocho del quinto lugar.

Sepang, Malasia. Enviada especial

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados

Leave a Comment