La cuenta pendiente de Roger FedererDeportes 

La cuenta pendiente de Roger Federer

Un tweet de su gran amigo Stan Wawrinka con la frase “¡Te veo en 2021!” acompañada de una foto de ambos luciendo la medalla de oro conseguida para Suiza en el dobles de Beijing 2008, despertó la enorme ilusión de tener en actividad a Roger Federer al menos hasta el año próximo. O hasta que Tokio 2020 sea una realidad.

A pesar de repetir casi hasta el hartazgo que “por el momento no tengo planes de un retiro” y que una frase de un tono similar pronunció en Melbourne en enero, los rumores sobre su adiós siempre apuntaron a los Juegos Olímpicos como un escenario más que posible para que tome esa decisión. Se entiende: Federer tiene en el oro olímpico del single la única cuenta pendiente de su extraordinaria carrera. En sus cuatro participaciones anteriores -faltó a la de Río de Janeiro- sólo cosechó la medalla de plata en 2012 cuando fue apabullado por Andy Murray en la final en el césped del All England, nada menos. Y cuando en febrero decidió operarse la rodilla lo hizo para volver pleno en Wimbledon y en Tokio. Pero el aplazamiento de los Juegos obligó a cambiar sus planes. Y, quizá, hasta la temporada 2021 la dispute casi con normalidad pese a los 40 años que cumplirá en agosto.

El australiano Thanasi Kokkinakis, quien compartió entrenamientos en Dubai en enero con Federer, dijo que el propio ex número 1 del mundo le había comentado que “vería qué hacer” tras el torneo olímpico. Pero el panorama se modificó sustancialmente con la tardía definición del Comité Olímpico Internacional.

Mientras está recluido en su casa de Basilea junto a su mujer y sus cuatro hijos y acaba de donar 1 millón de francos suizos (algo más de 1 millón de dólares) a las víctimas de la pandemia, Federer seguramente no pasó por alto la trascendental e histórica decisión tomada el martes. Seguramente también habrá hecho cuentas y se habrá fijado en el almanaque. Porque si Tokio 2020 mantiene sus fechas originales -del 24 de julio al 9 de agosto-, se habrá imaginado llevando la bandera suiza en la ceremonia de clausura. Con una medalla de oro en el pecho y sólo un día después de haber llegado a las cuatro décadas.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados

Leave a Comment