Xavier Dolan: cineasta que trasciende

Joven y talentoso, este realizador de la nueva generación puede hacer lo imposible.Trabajando no sólo como director sino también como productor, diseñador de vestuario, editor, guionista y actor, ha demostrado su talento al mundo entero.

Xavier Dolan nació en Quebec, Canadá, en 1989. Es hijo de Geneviève Dolan, maestra de escuela, y Manuel Tadros, un actor y cantante canadiense que probablemente le sirvió de inspiración para convertirse en actor.

 

Dolan comenzó su carrera en su infancia cuando apareció en algunos comerciales de televisión y algunas obras de teatro, pero saltó a la fama con “Yo maté a mi madre”, su primera película, que fue aclamada en el Festival de Cannes. Un hecho curioso al respecto es que confesó haber escrito el guión cuando tenía 16 años, y que se basa en su propia relación con su madre.

Ha sorprendido al Festival de Cannes y a los críticos en general con sus películas, en las que siempre aparece como actor principal o secundario. También recibió innumerables premios en el Festival de Cine de Toronto, Jutra Awards, Canadian Screen Awards y muchos otros.

Después de dirigir el video “Hello” de Adele, y provocar amores y odios con “Es sólo el fin del mundo”, Dolan se prepara para presentar “La muerte y la vida de John F. Donovan” su última película, que cuenta con la participación de grandes de Hollywood como Susan Sarandon, Kathy Bates, Marion Cotillard y Kit Harington, quien interpreta a Jon Snow en Game of Thrones.

Amado y odiado

El joven director no escapa al  fenómeno amor-odio en su máxima expresión. Es que muchos son los que lo defienden a muerte y los que lo defenestran sin piedad. 

Ya sea por su edad, su carácter un tanto arrogante, su eterna recurrencia a la temática madre-hijo, o las estéticas que elige, el canadiense nunca pasa desapercibido y recibe aprobación o desagrado por las mismas cosas. 

Su última película, por ejemplo, fue duramente criticada por sus primeras tomas y actuaciones “demasiado” llevadas al extremo. Sin embargo, a la hora de la verdad, los trofeos siempre quedan en sus manos. 

¿No lo tenías? Seguramente escucharemos más noticias de él.  

Articulos relacionados