Boca ganó otra vez con un gol de Benedetto

Algunos pensaron que el campeón del fútbol argentino la iba a tener fácil ante Guillermo Brown de Puerto Madryn, el humilde equipo de Chubut que milita en la Primera B Nacional. Sin embargo, con mucha presión, esfuerzo y quite, la escuadra del sur argentino le ofreció una dura resistencia a Boca en Mendoza, aunque esta se cortó por lo más delgado: ante tanta insistencia del xeneize, todo se destrabó con un penal que –quién, si no– el Pipa Benedetto cambió por gol.

El partido mostró un dominio de balón de Boca, que no tuvo ni a Gago, ni a Cardona, ni a Jara, ni a Fabra ni a Rossi entre sus titulares. Pero ese dominio no se traducía más que en impotencia para hilar un juego fluido y, por supuesto, para crear oportunidades.

De hecho, en el primer tiempo, Brown equilibró bien el partido.

Sin embargo, en el segundo, y con algunos ajustes, Boca insistió y esa insistencia derivó en una jugada en la que Pablo Pérez (el mejor jugador de su equipo) se coló por el costado izquierdo del área y le convirtieron penal.

Ese penal, en el pie de Benedetto (ya se sabe) es casi gol. Y el Pipa le quitó el “casi” y transformó en el 1 a 0.

El marcador favorable abrió el partido y Boca siguió atacando, generando más oportunidades, que, para colmo, con el ingreso de Gago, se hicieron más constantes. Pero como Brown también movió el banco para ser más agresivo, eso convirtió al partido en un cotejo de gran interés, con idas y vueltas y con situaciones de peligro.

En las tribunas hubo un partido aparte y que Boca ganó con holgura. Pasión, cánticos y coloridos de un estadio Malvinas Argentinas (enclavado en el parque San Martín mendocino, junto a la montaña) se convirtió en un coro azul y amarillo.

Con este triunfo, Boca avanzó una instancia más en la Copa Argentina, y ahora el equipo de Guillermo Barros Schelotto espera por Rosario Central.

Podes seguir leyendo…

Articulos relacionados