Menú

Seguínos

Jorge Almirón eligió el silencio hasta mañana y se juega todo en la Copa Libertadores

Último en la Superliga y con una racha global de 15 partidos sin ganar, apenas a uno de los 16 que registra la peor serie histórica del club, la del Metropolitano de 1976. Esos son los números de San Lorenzo. Cero triunfo, ocho empates, cuatro derrotas y apenas seis goles. Esos son los números de Jorge Almirón como técnico de San Lorenzo.

Almirón había llegado para darle su estilo especial al equipo y aún ni siquiera pudo ganar un partido. Es real que no le incorporaron refuerzos de la jerarquía que pretendía, pero también es cierto que el equipo no brinda ningún tipo de respuestas en el juego.

Mirá también

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

En la Bombonera se vio: salvo alguna aparición de Reniero, nadie se hizo cargo ni desequilibró, todo sumado a las fragilidades defensivas. Por eso Almirón estaba muy golpeado.

La cuestión es que Almirón dejó el campo de juego de la Bombonera con el rostro lleno de preocupación, en silencio, igual que los jugadores, que seguían calientes con Julio Buffarini por la rabona que había tirado sobre el final.

Mirá también

Ya en el vestuario visitante, el DT de San Lorenzo mantuvo una charla con el presidente Matías Lammens, quien en la semana lo había respaldado públicamente, igual que el vice Marcelo Tinelli.

Un rato más tarde, ya en el inicio de la madrugada del domingo, salió Lammens con la cara llena de preocupación. ¿Qué había ocurrido allí adentro? Nadie filtraba detalles. 

La salida del equipo al finalizar el primer tiempo de Boca-San Lorenzo. (Marcelo Carroll)

Desde el vestuario, le confirmaron a Clarín que el entrenador continuará por lo menos hasta el partido del miércoles por la Copa Libertadores, contra Junior de Barranquilla.

Almirón fue el último integrante del plantel y del cuerpo técnico de San Lorenzo en dejar la Bombonera. A las 0.40, el DT cruzó la puerta y, con una leve sonrisa, saludó al grupo de periodistas que lo esperaban. Se fue en silencio, como también había dejado el campo de juego. Se dirigió hacia el micro, se subió junto a los jugadores, y se cerró la persiana.

Desde el departamento de prensa del club ya habían adelantado que Almirón no hablaría en la Bombonera. En cambio, responderá en conferencia de prensa este lunes, en el Nuevo Gasómetro.

Todos están muy inquietos en San Lorenzo. El partido copero del miércoles, con hinchada propia, se insinúa como determinante. Decisivo…

Compartir nota

Lo más leído
Noticias Relacionadas
Últimas Noticias