Menú

Seguínos

Lionel Scaloni y la Selección: un aporte más a la confusión

Cuesta entender qué es lo que quiere Scaloni y cuesta entender porqué la presencia de Messi en lugar de potenciar a los compañeros los sigue encandilando.

Son algunos de los interrogantes que deja esta inesperada e histórica derrota (nunca Venezuela le había metido tres goles a Argentina). Pero no son los únicos: también está en duda la verdadera jerarquía individual de la muchos de nuestros jugadores.

Mirá también

En cuanto a Scaloni resulta sorprendente la idea del arranque, esos cinco defensores parados de manera que eran tres centrales y dos laterales montados al medio campo. Un ensayo fallido iluminado por el mal cierre de Mercado en el primer gol y el poco aporte ofensivo de Montiel y Tagliafico. Ese diseño se rompió en la mitad del primer tiempo y en el comienzo del segundo salieron Mercado y Lisandro Martínez para que ingresaran Domingo Blanco y Kannemann y así armar una línea de cuatro tradicional.

Mirá también

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

Demasiado sampaolismo de parte del ex colaborador del técnico mundialista. Demasiada confusión.

Respecto a los socios invisibles que Messi necesita y siguen sin aparecer no deja de sorprender la timidez con que juegan a su lado jugadores jóvenes pero fogueados en Europa como Lo Celso y Paredes. Hay que recordar que el propio Sampaoli apostó fuerte por ellos,pero desistió de la aventura a metros de llegar a Rusia.

Mirá también

De todas formas, la combinación de estos dos futbolistas con más juego que marca expone una intención de pelota bien jugada y pegada precisa de los dos. Merece entonces la insistencia, aunque exige que ellos liberen las cadenas, que no terminen cada jugada con un pase a Messi y que usen a veces a Leo como distracción para habilitar a otro compañero. El capitán necesita una mayor independencia de los demás.

Mirá también

Es difícil de explicar las razones, pero en el intento de explotar al máximo a Messi se impone la confusión, desde adentro y desde afuera. En los últimos procesos no hubo un mensaje claro, al menos desde que Martino pateó el tablero. Con el Tata no se ganaron dos finales, pero se entendía con claridad a lo que jugaba el equipo. Tenía identidad. Ahora es Scaloni el que tiene que revertir la tendencia. Lo que se vio ante Venezuela fue un aporte más a la confusión general.

Compartir nota

Lo más leído
Noticias Relacionadas
Últimas Noticias