Memorias 3.0: los músicos llevan sus biografías del papel al escenarioEspectáculos 

Memorias 3.0: los músicos llevan sus biografías del papel al escenario


Mike Diamond y Adam Horovitz, de Beastie Boys

En la última década,
las memorias y autobiografías de músicos se instalaron como una tendencia mundial. De Keith Richards a Pete Townshend y de Andrés Calamaro al Indio Solari, la cantidad y variedad de libros publicados con esos “recuerdos que mienten un poco” (tal como bautizó sus flamantes memorias la voz de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota) es tan extensa como el formato elegido por sus autores, de la crónica al ensayo y del anecdotario a la ficcionalización, con o sin ghostwriter, en plan entrevista o en primera persona.

El éxito comercial (y en algunos casos artístico) detrás de este fenómeno literario ha generado en el último tiempo una suerte de ciclo evolutivo, creando así un nuevo formato que combina aquellas biografías con el espectáculo en vivo, el stand up o incluso el videoclip y que bien podríamos llamar Memorias 3.0.

¿De qué se trata todo esto? Los músicos, sobre un escenario, contando su propia historia y montado como un espectáculo en sí mismo. Una nueva y más íntima versión de la relación entre el artista y su público, en tiempos en los que la venta de discos resulta un concepto anacrónico y en donde el consumo de experiencias en vivo es trending topic.

La semana pasada fueron los Beastie Boys los que anunciaron que se sumarán a esta modalidad el próximo 5 de abril, con lo que será su primera “performance” en doce años, tras la disolución del grupo luego de la muerte de su compañero y amigo Adam Yauch, en 2012.

Presentado como “La historia de Beastie Boys contada por Mike Diamond y Adam Horovitz”, el espectáculo del que aún no han adelantado mucho acerca de su contenido, estará basado en el libro que los dos miembros sobrevivientes de la agrupación neoyorquina de hip hop publicaron a fines de 2018:
Beastie Boys Book.

Con la misma excusa, en octubre del año pasado, Diamond y Horovitz armaron una pequeña gira por los Estados Unidos en la que los músicos leían algunos pasajes del libro y contestaban preguntas de sus fans, acompañados musicalmente por DJ Mix Master, viejo amigo y colaborador de la banda.

Ahora, la novedad llega con la incorporación al equipo de Spike Jonze como director del show, el cineasta detrás de clásicos videos de Beastie Boys como “Sabotage”, “Sure Shot” y “Don’t Play No Game That I Can’t Win”, entre otros.

“El Jefe” en su intimidad

Pero lo cierto es que hasta aquí, el más sorprendente y logrado acto de esta nueva modalidad rockera lo ha ofrecido “El Jefe” Bruce Springsteen, que a lo largo de 160 actuaciones (del 3 de octubre de 2017 al 30 de junio de 2018) ha interpretado su propia vida arriba del escenario del teatro Walter Kerr de Manhattan, con el espectáculo
Springsteen on Broadway.

Allí, el músico subió a escena la autobiografía que había escrito y publicado en 2016 (Born To Run), con el plus de intercalar sus composiciones más clásicas en formato acústico, acompañado solo por una guitarra y un piano (sobre el final, se suma también su esposa, Patti Scialfa, para cantar dos canciones). “Nunca en mi vida he trabajado cinco días por semana… Hasta ahora. ¡Y no me gusta!”, asegura Spirngsteen en el inicio de la obra, marcando el ritmo del espectáculo, entre cómplice y confesional, y valiéndose de sus dotes actorales. “Nunca he visto el interior de una fábrica. He tenido un éxito salvaje y absurdo escribiendo sobre algo de lo que no tengo absolutamente ninguna experiencia personal. Me lo inventé todo”.

El suceso de Springsteen on Broadway fue tal, que hasta tuvo su versión streaming, estrenada por Netflix, y su edición en CD + DVD.

Otro punto alto de esta tendencia se pudo ver aquí el año pasado, en la sección de rockumentales del Festival de Buenos Aires de cine independiente (Bafici). Entre una variada oferta dedicada a la música, sobresalió My Life Story, un film dirigido por Julien Temple, en el que el director de The Great Rock N’ Roll Swindle y The Filth and The Fury (ambos documentales sobre los Sex Pistols), se anima a llevar a la pantalla grande este formato, uniendo el espíritu teatral con el cine.

El protagonista en este caso es Graham McPherson, conocido como Suggs, cantante del grupo Madness, que cuenta en primera persona su vida, mezclando el stand up (registrado en vivo en un teatro londinense), con momentos de su historia personal recreados cinematográficamente.

“Cumplí 50 años, mis hijos se fueron de casa y mi gato acaba de morir”, contextualiza Suggs en los primeros minutos de My Life Story y al mismo tiempo delimita el tono entre la comedia y el drama con el que contará de allí en más los vaivenes de su existencia.

Pero en rigor la película está basada en la obra My Life Story in Words and Music, con la que Suggs giró por los teatros británicos en 2012 y en la que el cantante también se lució actoralmente y con el coaching del director de teatro Owen Lewis.

“Cuando cumplí los 50 pensé que tal vez era hora de pensar un poco en mi propia vida, porque había estado ocupado criando a mis hijos hasta ese momento. Entonces empecé a pensar en la situación con mi padre, a quien no conocí, y eso fue muy triste, pero también un disparador. Me sirvió hablar de todo esto y al fin de cuentas, cuando lo puse en escena, resultó ser muy popular”, contó Suggs sobre las motivaciones que lo llevaron a realizar el unipersonal.

El caso Nick Cave

Nick Cave aún no llevó al teatro su biografía, pero en los últimos cinco años ha presentado distintos momentos de su vida en diferentes formatos. Primero, en 2014, estrenó 20.000 días en la Tierra, una película que cruza el documental con la ficción y en la que el músico australiano narra en primera persona algunos recuerdos de su infancia, su relación con las drogas y la religión, los inicios de su banda The Birthday Party, sus miedos y hasta comparte algunos secretos de su escritura y composición. Además, en uno de los tantos recursos cinematográficos bien utilizados en la película, Cave les hace de chofer a dos antiguos colaboradores como Blixa Bargeld y Kylie Minogue, para divagar acerca de su pasado.

Por otra parte, en el marco de la gira con la que el año pasado presentó su álbum Skeleton Tree (y que lo devolvió a Buenos Aires luego de veintidos años, con un concierto memorable, tan emotivo como conmovedor), Cave llevó a cabo en varias ciudades un ciclo de charlas/encuentros con sus fans bajo el título So, What Do You Want To Know? (Entonces, ¿qué quieren saber?).

“Estas sesiones de preguntas y respuestas con el público son una oportunidad para hablar de cuestiones más personales y a la gente le interesa esas cosas. Es como que el público está hambriento de cosas de todo tipo y ávido de tener la oportunidad de comunicarse con uno”, le dijo a la nacion antes de su show acerca del ciclo de charlas que había iniciado días antes en los Estados Unidos. “Es una manera de tratar de ampliar mi relación con la audiencia, profundizarla y esto para mí es muy importante ahora. Para poder crear el sentido de comunidad que necesito hoy con mi audiencia, lo mejor es ir directo a ellos”. Artista y público, sin barreras.

Billy Bond, siempre pionero

Más allá de la gran cantidad de biografías y memorias que se publicaron en los últimos años en el país, por estas tierras aún no hay demasiados músicos que se hayan animado a contar su vida en este tipo de formato de unipersonal.

Sin embargo, el año pasado, Billy Bond, músico y productor pionero del rock argentino, intentó algo cercano a esta modalidad en una de sus sorpresivas visitas al país. “El Bondo” lo llamó “Masterclass” (con entradas limitadas para 120 personas, en un teatro del barrio del Abasto), aunque en rigor resultó
un stand up delirante en el que el músico contó “los grandes éxitos” de su vida, mechados con una serie de anécdotas picantes de los mejores capítulos de la historia del rock argentino.

Allí, Billy Bond decidió hacer su “performance” caminando entre el público, muchos de ellos viejos compañeros de andanzas, a quienes en varias ocasiones los invitó a certificar sus dichos, yendo incluso un paso más allá en esta modalidad autobiográfica: la interactividad con su público.

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Articulos relacionados