Acusaron a su papá de abuso cuando eran niñas, hoy aseguran que fueron manipuladas por su mamáSociedad 

Acusaron a su papá de abuso cuando eran niñas, hoy aseguran que fueron manipuladas por su mamá

  • Home
  • DESTACADO
  • Acusaron a su papá de abuso cuando eran niñas, hoy aseguran que fueron manipuladas por su mamá

En 2007, Ceferino Rotili fue condenado a seis años por atacar a sus hijas y se escapó a Chile. Volvió al país donde su familia lo apoya.

El paso del tiempo, la memoria y la experiencia son factores que pueden modificar la perspectiva de los hechos. Probablemente así lo haya percibido Mariana Rotili, de 23 años, cuando decidió hacer público su caso en las redes sociales y dar a conocer que, según su pensamiento, la pena a la que había sido condenado su padre Ceferino Rotili por supuestamente abusar de ella cuando era una niña constituía un falso acto de manipulación instigado por su madre, Flavia Poinsot.

Ceferino Rotili había sido condenado en 2007 por el Tribunal Oral Criminal N°1 de Bahía Blanca a seis años de prisión por abuso sexual agravado por el vínculo.  Los supuestos hechos ocurrieron en 2001, cuando Mariana tenía seis años. Rotili no cumplió la pena, ya que se profugó a Chile.

Hoy, doce años después, Mariana decide dar a conocer el escabroso entramado del que era protagonista ya que la condena contra su padre preescribió. Su orden de captura caducó tiempo atrás. Podía sacar el tema a la luz sin afectarlo. Sin embargo, las actas judiciales que lo encontraron culpable del grave delito siguen en pie.

Una aclaración: como se dijo, se trata de un caso escabroso. Sobre todo si se tiene en cuenta que la mayoría absoluta de denuncias por abuso tienen un sustento real en que basarse y que la mayoría de esos abusos, está comprobado, ocurren en el ámbito intrafamiliar. Que si una niña o niño denuncia abuso por parte de un mayor, lo más probable es que sea cierto.

Por otro lado, el proceso judicial que incluyó el testimonio de Mariana Rotili y su hermana María Paz, también señalada como víctima de su padre, fue contundente para los jueces Montroni, Errea de Watkins y Mora a la hora de dictar la sentencia condenatoria.

Pese a estos datos y a los que brindan las estadísticas, los Rotili (tanto la víctima Mariana, su hermana María Paz, su hermano Matías y su padre, el condenado Ceferino) sostienen que en su caso se trató de un invento manipulado por la exesposa del hombre al que la Justicia encontró culpable. Una manipulación a la que también se habría sometido, entonces, la Justicia misma.

El post de Facebook en el que Mariana Rotili –ya adulta, casada, con veintitrés años– cuenta su versión de los hechos tuvo más de 1500 “compartidos”, el caso adquirió estado público.

“Yo tenía seis años, mi mamá entonces denunció a mi papá porque supuestamente había abusado de mi hermana y de mí” dice Mariana Rotili a Infobae. “Al principio quiso caratular la causa como violación, pero no teníamos signos médicos de tal posibilidad. Entonces la causa fue caratulada como abuso simple. Nunca hicimos una cámara Gesell, que no era obligatoria en aquel momento, sino que se basó en los informes de las psicólogas privadas”.

–¿Qué decían estas psicólogas?–Confirmaban el abuso por parte de mi papá.

–Usted relataba ese abuso…–Y sí… Yo decía lo que me hacían decir. Lo que decía mi mamá. Uno cuando es chico no tiene conciencia de lo que está diciendo ni de las consecuencias que va a traer. Y la mamá de uno lo es todo, y todo lo que dice es verdad. Sobre todo si cuando decía que si no repetíamos lo que ella nos dictaba no la íbamos a ver más.

–¿Usted era consciente de que sólo contaba un relato o asumía como verdaderos los hechos?–No, en un momento me terminé convenciendo de que todo había sucedido. Cuando llegamos al momento del juicio en 2007, de cualquier manera, fui a hablar con mi psicóloga y le dije: “Yo no me acuerdo de nada”. Realmente no recordaba nada. Mi psicóloga me dijo que debía declarar lo que mi mamá me decía porque ella era la que sabía. Yo tenía doce años.

Enrique Stola es psiquiatra especializado en abuso y se define como “feminista, activista político y de derechos humanos”. “Deberían pedir por lo menos una revisión del caso”, asegura Stola. “Si este señor fue condenado y existían las pruebas, hay que pensar que por un lado la condena haya sido justa y que hoy, como personas adultas, las víctimas no puedan reconocer aquella situación como abuso”. 

Lo cierto es que las hermanas Rotili sostienen la inocencia de su padre Ceferino. Mariana y María Paz se reencontraron con su padre en la ciudad de Villa Carlos Paz, el punto de reunión que eligieron luego de que vencieran los plazos judiciales para que Rotili padre pueda caminar en libertad nuevamente por territorio argentino. Esta circunstancia no borra de su historial la condena por abuso de su hija Mariana. Mientras tanto, sus hijos aseguran que tienen como objetivo limpiar su nombre.

Articulos relacionados