“No tuvo voluntad procreacional ni vocación de maternar”Sociedad 

“No tuvo voluntad procreacional ni vocación de maternar”

  • Home
  • PAIS
  • “No tuvo voluntad procreacional ni vocación de maternar”

Decisión judicial sin precedentes en el caso de la niña tucumana violada y sometida a una cesárea, aún cuando ella quería abortar.

La jueza de familia de Tucumán, Valeria Brand, estableció que la bebé nacida de la cesárea realizada a Lucía no puede ser inscripta como su hija.

En un fallo inédito, la justicia de Tucumán sentenció en el caso de Lucía, la niña de 11 años violada por la pareja de su abuela, que como ella pidió una interrupción legal de ese embarazo, “la neonata” que nació con vida en la práctica quirúrgica a la que fue sometida y falleció a los diez días no puede ser inscripta como su hija.

La jueza sostuvo que la niña “no tuvo voluntad procreacional ni vocación de maternar”. La sentencia fue firmada por la jueza en lo Civil en Familia y Sucesiones V, Valeria Brand, que viene interviniendo en el caso para proteger y garantizar los derechos de Lucía. “Jamás podría figurar en ningún caso como progenitora. Fue una niña con un embarazo no deseado, producto de un abuso sexual que expresó su voluntad de interrumpir legalmente esa gestación forzada”, destacó la jueza Brand. 

Soledad Deza, abogada de Mujeres x Mujeres y Católicas por el Derecho a Decidir, consideró que se trata de un fallo “muy significativo porque descarta la filiación aún con un nacimiento con vida después de una interrupción legal de embarazo. Le da preeminencia al interés superior de la niña que manifestó de forma inequívoca su decisión de no maternar”.

Lucía debió enfrentar múltiples obstáculos en el Sistema de Salud Provincial, de Tucumán, para acceder a una interrupción legal de embarazo, a pesar de que ante una psicóloga del hospital expresó con claridad, a su modo, que quería abortar. Dijo “Quiero que me saquen esto que me puso adentro el viejo”.

Llegó el 31 de enero al Hospital del Este con una gestación forzada que rondaba las 20 semanas. Había tenido dos intentos de suicidio. Una semana antes, el 23 de enero, la revisaron en el Centro de Atención Primara de la localidad de 7 de abril, y registraron que tenía 19 semanas de gestación. Recién le practicaron la cesárea en la medianoche del martes 26 de febrero, luego de que el caso tomara trascendencia internacional, por el trato cruel e inhumano al que estaba siendo sometida.

Articulos relacionados