Dalma Maradona contó por qué su hija se llama Roma y por qué no quiere mostrarlaEspectáculos 

Dalma Maradona contó por qué su hija se llama Roma y por qué no quiere mostrarla


La hija de El Diez dio detalles de cómo fue la llegada de Roma; también cómo fue la elección del nombre Fuente: Archivo
28 de marzo de 2019  • 10:39

Después de dar el sí junto a Andrés Caldarelli el año pasado,

Dalma Maradona

, la hija del ex futbolista, se convirtió en mamá.
La llegada de su amada Roma fue hace apenas dos semanas, pero ya está viendo cómo se va transformando su día a día. Sobre esto y otros temas, la joven habló con el programa de radio
El espectador y, además, hizo especial hincapié en su decisión de no querer mostrar a
su hija en las redes sociales, pese a las críticas que recibió.

“Me llama mucho la atención que les moleste tanto que
no la muestre. Además yo ya lo tenía decidido con mi marido cuando quedé embarazada. También es algo que me pasó a mí, que no tuve esa posibilidad de decidir”, dijo y agregó: “No es algo que reprocho, pero me gustaría que sea algo que mi hija pueda decidir y, mientras tenga la opción, preservarle esa intimidad”.

Sobre el parto, reveló: “Yo tenía fecha para el 15 de marzo. Después me dijeron que se podía extender hasta el 21 y, al final, el 12 tenía control, y resulta que tenía la presión muy, muy alta, sin darme cuenta. El doctor me dijo: ´Cambio de planes, tranquila, andá a tu casa, bañate, relajate y nos vemos en los Arcos´”. En ese momento, contó, se puso a llorar de los nervios, pero él la tranquilizó: “Son lágrimas de felicidad porque a partir de hoy van a ser papá y mamá”. Al principio, sumó, no caía en la situación porque, como había tenido un embarazo tranquilo, pensaba que tendría un parto natural. Pero, al tener la presión tan alta, el médico les explicó los riesgos, por lo que decidieron ir a cesárea. “Intentamos inducirlo, el médico me dijo que la bebé se estaba cansando y ahí le dije: ´Sácala´”, detalló.

Lo que siguió fue darle la noticia a la familia. Apenas se fue de esa consulta, Dalma llamó
a su mamá, Claudia Villafañe , y le dijo que iba a ser abuela en horas. “No entendía nada porque, de verdad, fue muy repentino. No había tenido ni un síntoma. Entonces nadie se lo esperaba, no había explicación. Encima yo estaba muy asustada. Nunca me había operado de nada. Las veces que me saque sangre fue por el embarazo, todo era muy nuevo”, relató.


Andrés y Dalma se casaron hace poco más de un año y ahora se convirtieron en papás Fuente: Archivo – Crédito: Instagram

Al poco tiempo ya estaba en el sanatorio. Ella solo repetía: “Tengo miedo, tengo miedo”. Pero todo se fue dando de forma paulatina: el médico la agarró de la mano y cuando se dio cuenta ya estaba en el quirófano, con la anestesia puesta y con su marido, Andrés, de la mano. “Él es un genio y sabía que iba a ser así porque no es impresionable para nada. A mí me preguntaron ´¿querés ver a Roma cuando sale?´ Me bajaron el biombo y la vi. Me puse a llorar, salió con los brazos para arriba, toda hermosa”, señaló emocionada. Y agregó: “El primer encuentro fue apenas la sacaron, la pusieron en mi pecho y después se la llevaron a lavar junto al padre que la siguió por todas partes. Ahí ya estaba indignada: ´Tráiganmela a mí´. Después te dejan mostrársela a los familiares que están esperando por una ventanita y te llevan al cuarto”.

Sobre Roma, remarcó: “Es una santa, pero come cada 3 horas y la tengo que despertar”. Asi que aunque está feliz con la llegada de la niña, aseguró que es “duro” y que nadie le había dicho que “no se duerme más”. También aprovechó para contar cómo surgió el nombre de la su primogénita: “Me había olvidado de que cuando lo conocí a Andrés y nos pusimos de novios, le dije que mi primera hija se iba a llamar Roma. Después pasaron casi siete años y teníamos otros nombres. A él le gustaban unos que a mí no me gustaban y no nos poníamos decidir. Y fue muy lindo porque el día que me dicen que me tenía que internar, que yo me pongo a llorar y estaba re asustada, Andrés viene y me dice: ´bueno, es Roma´. Y me recordó que era el nombre que yo quería cuando nos conocimos y así quedó Roma Maradona Caldarelli”, concluyó.

También hizo referencia al rol de Claudia como abuela. “La abuela es un charco de baba total. Me está ayudando un montón y más ahora que Andrés empezó a trabajar. Es el mejor ejemplo de mamá, la mejor madre del mundo y la tiene clarísima: si Roma llora, la agarra y deja de llorar”, contó.

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Articulos relacionados