Samid fue condenado a cuatro años de prisión por asociación ilícitaSociedad 

Samid fue condenado a cuatro años de prisión por asociación ilícita

  • Home
  • PAIS
  • Samid fue condenado a cuatro años de prisión por asociación ilícita

El llamado “Zar de la carne”,  Alberto Samid, fue condenado hoy a cuatro años de prisión efectiva. Luego de que el Tribunal Oral en lo Penal Económico 1 lo encontrara culpable de asociación ilícita, en una causa que data de 1996.

Además del empresario, tres acusados más,
entre ellos Alicia Samid, recibieron condenas similares, en tanto que otras
cuatro personas resultaron absueltas.

Asimismo, los magistrados,  José Michilini, Diego García Berro e Ignacio Fornari, determinaron que Samid deberá abonar los costos del operativo policial que lo repatrió desde Belice cuando escapaba de la Justicia argentina. Dicho monto es de 282 mil pesos.

Tras escuchar la condena del empresario, la defensa solicitó que le sea otorgada la prisión domiciliaria, no obstante los magistrados postergaron la decisión sin precisar la fecha.

Fuentes judiciales señalan que Samid se quejó de las condiciones carcelarias y aseguró que si lo condenaban se cortaría las venas.

Los jueces rechazaron el pedido del fiscal Gabriel Pérez Barberá para que los acusados paguen una multa de 23 millones de pesos. El próximo 26 de abril a las 16:00 horas darán a conocer los fundamentos del veredicto.

Una vez leído el veredicto, la defensa de Samid argumentó que se trata de una causa política y aseguró que “el Poder Ejecutivo aprovecha esto para sacarle algún rédito político”.

La causa por la que Samid fue condenado se inició en 1996, si bien la acusación por la evasión había prescripto, la defensa del empresario había solicitado que la imputación por asociación ilícita también sea desestimada, sin embargo el tribunal rechazó la prescripción.

El “Zar de la carne” se encuentra detenido en el penal de  Ezeiza desde que fue capturado en Belice, lugar donde se escondía de la justicia argentina.

Según Samid, desde ese día se encuentra aislado en una habitación del Hospital Penitenciario Central sin contacto con otras personas y solo se le permiten salir diez minutos para hablar por teléfono, “La única visita que tuve fueron cucarachas y hormigas de todos los colores”, expresó.

Articulos relacionados