Menú

lunes, septiembre 26, 2022

Seguínos

Beatifican a los Mártires de La Rioja

  • Home
  • PAIS
  • Beatifican a los Mártires de La Rioja

Monseñor Enrique Angelelli, los sacerdotes Gabriel Longueville y Carlos de Dios Murias, y el laico Wenceslao Pedernera  fueron declararon mártires en 2018 por el Papa Francisco. Los cuatro fueron asesinados durante la dictadura, entre julio y agosto de 1976.

Este sábado pasadas las 10 en el Parque de la Ciudad, en la capital riojana, se llevará adelante la ceremonia de beatificación de los llamados «Mártires de La Rioja».

Se trata del monseñor Enrique Angelelli, Gabriel Longueville, Carlos de Dios Murias y Wenceslao Pedernera, quienes el papa Francisco había declarados mártires en junio de 2018.

El cardenal Angelo Becciu, prefecto de la Congregación de las Causas de los Santos y enviado del vaticano, presidirá la ceremonia.

«Son verdaderos mártires de una época en la que la Iglesia, inmediatamente después del Concilio Vaticano II, tomó conciencia de que no se podía permanecer en silencio de frente a las injusticias sociales o a los grupos de poder que se garantizaban la existencia«, expresó Becciu en comunicación con la prensa.

Y definió a los cuatro mártires riojanos como «hombres que con coraje supieron defender los derechos de los pobres a costo de ir contra los intereses de los latifundistas de la región».

¿Quiénes eran?

Enrique Angelelli

Nació en Córdoba el 17 de julio de 1923 y fue ordenado sacerdote el 9 de octubre de 1949. En 1960, fue nombrado obispo auxiliar de Córdoba. Y en 1968, a los 45 años, asumió como titular de la Diócesis de la Rioja.

Enrique Angelelli



Carlos
de Dios Murias
 

Nació en 1945, en la provincia de Córdoba. Había conocido a Enrique Angelelli mientras estudiaba en el Liceo Militar General Paz de Córdoba, cuando el futuro obispo de La Rioja era consejero de las Juventudes Obreras Católicas. Inició estudios en Ingeniería pero luego los abandonó para ingresar a la orden franciscana. Fue ordenado en 1972. Luego de una temporada en una parroquia en barrios carenciados de José León Suárez, pidió a sus superiores autorización para trasladarse a La Rioja a fin de colaborar con el obispo Angelelli, lo que logró en 1975.

Carlos de Dios Murias

Gabriel Longueville 

Nació en Étables, Francia, en 1931. Estudió filosofía y teología en su país, donde fue ordenado sacerdote en 1957. Posteriormente, se sumó al Comité Episcopal Francia-América Latina, que forma a los misioneros. Luego de un año en México, trabajando con comunidades indígenas, llegó a Corrientes en 1970 y en 1971 se sumó a la diócesis de La Rioja, donde se hizo cargo de la parroquia de El Chamical.

Gabriel Longueville

Wenceslao Pedernera

Un hombre originario de San Luis, que se había mudado en 1973 a La Rioja junto a su esposa para participar en proyectos de cooperativas. Con sus tres hijas, se instalaron en Sañogasta, donde pronto fueron convocados por el párroco, Andrés Seriec, y se involucraron mucho en todas las actividades de la Iglesia, tanto litúrgicas, como de asistencia social y de trabajo comunitario.

Wenceslao Pedernera junto a su familia

Sus muertes en mano de la dictadura

El 18 de julio de 1976 un grupo de hombres que dijo pertenecer a la Policía Federal, golpeó la puerta de una residencia de religiosas de la Parroquia de Chamical que pastoreaba Longueville, y dijeron que se llevarían a Carlos Murias para un interrogatorio. El padre Gabriel se negó a dejarlo ir solo. 

Dos días después de su secuestro, los
cuerpos de Longueville y Murias fueron hallados cerca de una vía de
ferrocarril, a unos 5 kilómetros de la ciudad. Tenían signos de tortura y
habían sido fusilados. 

Una semana después del doble crimen, en otra localidad riojana, Sañogasta, Wenceslao Pedernera fue asesinado en la casa que compartía con su esposa y sus tres hijas. Tres hombres encapuchados golpearon y dispararon al laico cuando abrió la puerta. Pedernera murió poco después en el hospital de Chilecito.

A fines de julio, el obispo Angelelli decidió viajar personalmente al Chamical para averiguar todo lo posible sobre el crimen de los dos sacerdotes.

El 4 de agosto, después del mediodía, emprendió el regreso a la capital riojana, acompañado del padre Arturo Pinto. A seis kilómetros del paraje Punta de los Llanos, otro automóvil encerró el auto del obispo y volcó: Angelelli murió en el acto al dar su cabeza contra el asfalto y el padre Pinto quedó gravemente herido.

Imágenes: Infobae

Compartir nota

Lo más leído
Noticias Relacionadas
Últimas Noticias