Menú

lunes, septiembre 26, 2022

Seguínos

Neymar, el crack de los amigos con contrato que se lesiona siempre en la misma fecha

El 11 de marzo Neymar no está. Pasó en Santos, pasó en Barcelona y se repitió en el PSG. No está. Una vez fue por suspensión, en varias ocasiones acusó molestias musculares y este año, por caso, se resintió de la lesión en el quinto metatarsiano. Así fue 6 temporadas seguidas. Neymar no está en Santos, en Barcelona ni en París porque está en Brasil. El 11 de marzo no cuenten con él. Es el cumpleaños de su hermana Rafaella. Y hay fiesta en Río de Janeiro.

Neymar hace lo que quiere. Tiene un grupo de amigos al que incluye en cada contrato nuevo que firma en un club. Ellos, los Toiss, cobran un sueldo de entre 4 mil y 6 mil euros por mes y acompañan al crack por todos lados.

Son amigos de la infancia que llevan esa etiqueta debido a un término inventado por el grupo brasileño Henrique&Diego en la canción “Eh tudo toiss”. Algo así como la deformación de la palabra nosotros (nós, en portugués) pero sustituyendo la “n” por la “t”. Desde hace unos años, Toiss también es una marca de ropa que visten Robinho, Thiago Silva, y artistas muy populares en Brasil como Thiaguinho.

Neymar, con los Toiss, después de un torneo de póker.

Newsletters Clarín

Mundo Messi | No le pierdas pisada al mejor jugador del planeta

Todas las semanas.

Recibir newsletter

Los Toiss que se mantienen desde el inicio son Jo Amancio (25 años, crecieron juntos con Neymar en San Pablo), Cristian Guedes, Gustavo Almeida (ambos manejan la empresa NRSports, una consultora de artistas), Gil Cebola (se ocupa del marketing) y Guilherme Pitta (encargado de armar las salidas nocturnas). A ellos se fueron sumando integrantes de pasos fugaces como Alvaro Costa, el hijo de Pepe Costa, uno de los asistentes centrales de los jugadores del Barsa y amigo de Messi.

Los Toiss cuidan a Neymar, lo protegen, arman torneos de póker, le organizan fiestas. Hacen coreografías y bailan canciones que se convierten en videos y que se reproducen en cientos de miles de réplicas en redes sociales. También salen a atacar desde sus cuentas a los periodistas que critican al delantero. Le construyen una burbuja adentro de la burbuja del fútbol. Y ahí se mueve Neymar.

Este semestre fue el más Neymar de todos. Acostumbrado a desfilar en el centro de la escena, la jugada de abandonar la comodidad de Barcelona (cuatro años, 105 goles y 10 títulos) para subirse al desafío del PSG le salió mal y le duró poco. El vértigo lo seduce, pero no le alcanza con ganar caminando un título de la Ligue1. Ni a él ni al club que invirtió millones, claro.

Los Toiss son el grupo de amigos que van con Neymar a todos lados. En su contrato en PSG figuran los Toiss: cobran alrededor de 6 mil euros por mes. Son los encargados de cuidar y animar al crack brasileño.

¿Hace cuánto que Neymar no deslumbra en una cancha? Quizá haya que retroceder la cinta hasta marzo de 2017, al choque revancha entre Barcelona y PSG, cuando Ney se puso el equipo al hombro para lograr la memorable remontada y pasar del 0-4 al 6-1 y meterse en cuartos de la Champions.

Fue el partido que convenció a los franceses de gastar 263 millones de dólares para contratarlo. Fue el rendimiento que empujó a Neymar a creerse más que Messi y salir de su sombra para ir en busca de la cima.

En el Mundial de Rusia Neymar fue meme. Y en PSG era la Champions o más de lo mismo. Fue más de lo mismo, con lesiones en su pie derecho que lo marginaron de las instancias decisivas tanto en 2018 como 2019.

Entre las lesiones, los días de descanso y una suspensión, pegó el faltazo en 29 partidos de la última temporada. Jugó 28 encuentros, en los que convirtió 23 goles y entregó 11 asistencias; con la selección de Brasil disputó seis, con 3 tantos y 6 pases de gol.

Neymar siguió desde la platea la eliminación del PSG ante Manchester United en la Champions. EFE

De la mano de Mbappé y Cavani más que de Neymar, el PSG se consagró campeón de la Liga de Francia con 91 puntos, 16 más que Lille, y obtuvo el Trofeo de Campeones frente a Mónaco. Pero la eliminación en los octavos de final de la Champions ante Manchester United y la caída en la definición de la Copa de Francia, además de la temprana salida de la Copa de la Liga, pintaron de gris el año del equipo. Otra vez.

Para Ney su última novela fue mucho más peligrosa que exagerar una molestia para viajar al cumpleaños de su hermana.

Unos días antes de que comenzara la Copa América en Brasil de la que soñaba ser protagonista central, la modelo Najila Trindade Mendes de Souza (26) lo denunció por supuesta violación y maltrato en un hotel de París. El delantero también debió darle explicaciones a la Justicia por haber difundido públicamente -en su intento de defensa- imágenes privadas de la modelo.

Neymar dejó el Barcelona con la idea de dejar atrás a Messi y a Cristiano Ronaldo y saltar a la cima del fútbol desde el PSG. Entre lesiones y frustraciones en la Champions, no estuvo ni cerca de lograrlo.

El desenlace judicial es aún incierto, aunque los siguientes pasos en la vida de Neymar siguieron siendo en falso. La lesión en el tobillo durante un amistoso ante Qatar fue el chivo expiatorio ideal para sacarlo de la Copa América y terminó mirando desde un palco del Maracaná, a un par de butacas de su amigo Jair Bolsonaro, cómo Dani Alves, otro de sus amigos, levantaba el trofeo.

Un artículo reciente publicado por el diario El País revela que un día Neymar invitó a Mascherano a su mansión en Castelldefels. El argentino imaginaba una cena para hablar de fútbol y se encontró con una fiesta. “Si haces esto todos los días tu carrera se acortará”, le advirtió.

De izquierda a derecha: el ministro de Justicia de Brasil, Sergio Moro, el presidente Jair Bolsonaro, el presidente de la Conmebol, Alejandro Dominguez, el titular de la federación peruana de fútbol, Agustin Lozano, el de la federación brasileña, Rogerio Caboclo y Neymar junto con su hijo en la final de la Copa América. (AFP)

Es 11 de julio y Neymar no está.

Lo esperan en Francia, lo evocan en Barcelona y otra vez está en Brasil. Tironea de la cuerda, como marca su estilo. Dice que había acordado con el club parisino arrancar la pretemporada más tarde, pero decide obviar que ese pacto contemplaba que iba a estar jugando sin descanso hasta el final de la Copa América.

“Si alguien no está contento, las puertas están abiertas” , lanzó Leonardo, compatriota de Neymar y director deportivo del PSG. Desde Barcelona, el presidente del club, Josep Maria Bartomeu, fue sincero: “Lo que sé es que Neymar quiere irse del PSG y que el PSG no quiere que se vaya y, por tanto, no hay caso”.

No hay caso es una buena fórmula para definir a Neymar.

Compartir nota

Lo más leído
Noticias Relacionadas
Últimas Noticias