Menú

sábado, octubre 1, 2022

Seguínos

Rodrigo Mora, a horas de su partido despedida: de la alegría por sus títulos a la incertidumbre por su dificultad para caminar

“No me arrepiento de nada. Si me decían antes de la operación que iba a volver a jugar y le íbamos a ganar dos finales a Boca, firmaba sin dudar. El último año di todo y estoy feliz porque valió la pena, por más que haya días en los que esté rengo y me cueste caminar. Se logró algo histórico, algo que los hinchas de River jamás olvidarán y será eterno”.

Hay una mezcla de sensaciones en las palabras de Rodrigo Mora mientras desde lo más profundo saca fuerzas para no quebrarse en la charla mano a mano con Clarín. Es lógico: este sábado vivirá su partido despedida en el Monumental.

Mirá también

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

Hay orgullo por la vuelta y por los 8 títulos logrados. Hay angustia al hablar de esos difíciles días entre fines de 2018 y principios de 2019, cuando la lesión en la cadera retornó y lo obligó a dejar el fútbol.

Hay tristeza en el recuerdo de los días más difíciles, cuando le diagnosticaron la necrosis. Hay felicidad al rememorar que, contra casi todos los pronósticos, volvió a jugar y a ser útil para el equipo en partidos decisivos. Hay amargura por el momento en el que se tuvo que alejar de River.

Hay satisfacción por el cariño que recibe de los hinchas. Hay tranquilidad por todo lo que dio. Y hay paz cuando reproduce las palabras de Marcelo Gallardo. Todo matizado con una sonrisa, esa que nunca perdió a pesar de los difíciles momentos que tuvo que vivir el uruguayo, que jamás imaginó estar retirado a los 31 años.

“Venía con la intensidad de entrenarme todos los días. Ya tenía armada una rutina. Me levantaba, iba a entrenarme temprano, almorzaba después de la práctica, luego una siesta, los mates, la cena y al otro día arrancaba de nuevo. Desde los 17 años que hacía eso. Y de repente no lo tuve más. ¿Qué hacés ahí? No hay preparación posible para soportar eso”, expresa Mora con la angustia que asoma entre sus palabras.

Mirá también

Y ni hablar cuando cuenta cómo fueron los momentos previos a comunicar la decisión de su retiro en su estado de WhatsApp, la noche del 6 de enero, mientras sus compañeros llegaban a Punta del Este para realizar la pretemporada.

“Cuando volvimos a la Argentina, con los festejos por la Copa Libertadores, desbordaba de alegría más allá del dolor que tenía. Después me fui de vacaciones a Uruguay, sin pensar en nada. Volví a Buenos Aires por un estudio, el 27 de diciembre, y regresé enseguida a Punta del Este. No quería saber si había salido bien o no. Necesitaba aislarme y disfrutar después de todo el desgaste y las concentraciones que habíamos tenido -recuerda-. Pasé las vacaciones con mi hijo Máximo, con mis amigos, pasé por Rivera -mi ciudad- y después volví a Buenos Aires, pensando en entrenarme y con la ilusión de poder viajar a la pretemporada. Y el día que volvíamos a entrenar, me llamó mi representante y me dijo: ‘Rodri, mirá que no estás en la lista’. Y rompí en llanto, no podía hablarle por teléfono“.

Rodrigo Mora posa para Clarín. El uruguayo se ganó el cariño de los hinchas.
Foto: Germán García Adrasti

Su memoria trae más recuerdos de aquel momento: “Fui al club, vino La Roca (Diego Moreno, uno de los hombres de seguridad del plantel de River), y no podía hablarle. Siempre entraba haciendo chistes y ese día no me salía nada. Me dio un abrazo fuerte. Pero no quería ver a nadie. No podía. Llamé a mi representante y le pedí que le avisara a Gallardo que me iba y que volvía después del entrenamiento a ver si podía hablar con él. Me volví a mi casa y después me avisaron cuándo podía ir. Entré por atrás y hablé con Marcelo a solas en el vestuario. Y tampoco me salía una palabra. No me pude contener. Entonces él me dijo que me quedara tranquilo, que había dado todo. Y me dio un abrazo. No sólo teníamos una relación técnico-jugador, sino que me ha aconsejado sobre temas relacionados con mi hijo, en cosas que no sabía cómo actuar. Es duro, todavía sigue siendo duro, pero no quiero revolver más”, narra el uruguayo.

La voz de Gallardo apareció para tranquilizarlo. Esa misma voz que también le dio felicidad en otros momentos. Y también hay relatos felices en esta historia, claro. “Después de que River ganara la Copa Argentina en diciembre de 2017, me preguntaban si deseaba estar en la final de la Supercopa contra Boca. Y yo respondía que iba a ser feliz sólo con estar en el banco. Pero me tocó jugar los 90 minutos y corrí como si no me hubiera pasado nada. Las vueltas de la vida. Volver a estar, volver a jugar un partido importante”, comenta.

Ganador. Rodrigo Mora obtuvo dos Copas Libertadores con River, las de 2015 y 2018.

Y sigue: “Haber tenido la oportunidad de jugar ese partido y ser titular y ganarlo fue único. Fue una de las cosas más lindas que me pasó en mi carrera. Me acuerdo que me enteré que iba a jugar la mañana del 14 de marzo, horas antes del partido. Me puso súper feliz. Marcelo me indicó lo que tenía que hacer. Y me dijo: ´Rodri, si vos cumplís esta función para el equipo, el partido lo ganamos’”. Le respondí que iba a dejar todo, que iba a correr a Fabra hasta donde fuera, a tapar su salida y sus proyecciones. Y así fue. Estaba bien y con ganas”.

-¿Qué tiene Gallardo? 

-No sé qué tiene, pero es una persona muy inteligente, como su cuerpo técnico. Ve las cosas, las siente y exprime al jugador aún cuando no está en el mejor momento. Y sabe cuándo poner a cada uno.

Mirá también

-¿Es el que más te marcó?

-Tuve dos que me marcaron mucho. Uno es Marcelo, sin dudas. Y el otro es Julio Rivas (está invitado a la despedida), el que tuve cuando llegué a Juventud de Las Piedras. Me dijo todo lo que me podía brindar el fútbol y me describió todo tal cual lo viví.

-¿Hubo un click en vos después de volver a River?

-Puede ser. Me sentí querido y respetado. Y me dieron confianza. Todo fue saliendo de manera natural. Además de que Gallardo y su cuerpo técnico te sacan lo mejor.

Felicidad. Rodrigo Mora festeja la obtención de la Supercopa Argentina ante Boca, en Mendoza.

-¿Qué sentiste cuando te tuviste que ir de River, porque Ramón Díaz decidió no contar con vos?

-Yo no me quería ir, pero sentía que no era feliz en ese momento. La cabeza me volaba. Pero todo pasa por algo en el fútbol. Me fui y volví para ganar todo.

-¿Volviste a hablar con Ramón Díaz alguna vez ?

-No. Y no me interesa volver a hablar con él. Fue una situación difícil, pero ya pasó mucho tiempo. No le tengo rencor. Simplemente me quedo con los recuerdos lindos y con que me tocó ser parte de la historia grande del club.

Mirá también

-¿Cuáles fueron los jugadores con los que más te entendiste dentro de la cancha?

-Con Teo (Gutiérrez) y con los dos Lucas (Alario y Pratto). Son de distintas características, pero me iba adaptando. Donde me decían que jugara, yo trataba de dar lo máximo.

-¿Qué será de tu futuro? ¿Vas a seguir vinculado al fútbol?

-No tengo planes todavía sobre cómo conectaré mi vida con el fútbol. El presidente de River (Rodolfo D’Onofrio) y Marcelo (Gallardo) me dijeron que tengo las puertas abiertas en el club, pero no sé qué haré. Hay que ver en qué me quiero preparar y qué quiero hacer. No voy a ir probando porque sí. Tengo que pensar qué es lo que me hace feliz. Ahora en lo único que pienso es en el partido despedida y en irme después a Uruguay a disfrutar de mi hijo Máximo, porque desde que tiene un año que lo tengo lejos. Y ya tiene siete años. Si bien lo veía seguido, no es lo mismo que tenerlo cerca.

Amistad. La que Rodrigo Mora hizo con el actor Abel Ayala.

“El Marginal”, un cable a tierra

Rodrigo Mora tuvo su debut como actor el año pasado, en “El Marginal 2”. Una pequeña aparición como extra. Ahora, volverá a estar en “El Marginal 3”, esta vez con más tiempo en cámara. “Doy gracias de haber estado ahí, porque me sirvió mucho para la cabeza. No sé qué hubiera sido de mí si no tenía nada que hacer después de que la lesión en la cadera me obligara a dejar el fútbol”, relata un Mora reflexivo.

“Disfruté muchísimo. Me sentí cómodo con los actores, los productores y los directores. Estoy muy agradecido”, comenta el uruguayo. “Eso sí: fue más difícil de lo que esperaba. Parecía fácil ser actor, pero es un sacrificio. Estás entre diez y once horas trabajando, grabás las mismas escenas siete u ocho veces… Pero me sirvió muchísimo para mantener la cabeza ocupada. Hice lindas relaciones”, cuenta.

Mirá también

Y afirma entre risas “Es más fácil jugar un partido importante en el Monumental lleno que actuar”. Hay una explicación: “Al fútbol he jugado toda mi vida y sale con naturalidad. Lo actuación es algo nuevo para mí y tengo que hacer un esfuerzo más”.

Con Abel Ayala (uno de los integrantes de la Sub-21 en la serie) hizo una gran amistad y Carlos Portaluppi (“Morcilla”, en la serie) estaba chocho con él, ya que es fanático de River. Lo mismo Sebastián Ortega, el productor general, quien le abrió las puertas a Rodrigo para formar parte de la serie. “No puedo adelantar nada; sólo voy a decir que se armó un picado lindo y entretenido en el patio de la cárcel”, cuenta Mora.

En ese picado no fue el único ex futbolista en participar. También estuvo Rolando Schiavi, a quien Rodrigo enfrentó en el Superclásico del torneo Inicial 2012, que terminó 2-2 en el Monumental.

Rodrigo Mora, durante una de las jornadas de rodaje de “El Marginal”.

“La última vez que lo había visto fue en ese partido, cuando le hice “run run” (sic) para esquivarlo y meter un gol. Nos habíamos dado con todo, pero con respeto; cada uno hacía lo suyo. Y acá, en los cortes de las grabaciones, aprovechamos para conversar mucho”, rememora el ex delantero de River. Y agrega: “En la serie cambiamos. Yo jugué de 2 y el de 9. Igual me pegó una patada, ja, ja, ja”.

Una despedida de lujo

Rodrigo Mora será el quinto jugador de River en tener una despedida en el Monumental. Antes lo hicieron Norberto Alonso, en 1987; Enzo Francescoli, en 1999; Ariel Ortega, en 2013; y Fernando Cavenaghi, en 2017. Todos ellos formarán parte de la fiesta del uruguayo.

El homenaje, que será este sábado desde las 18, aunque el partido comenzará cerca de las 20, contará con un partido entre los campeones de la Copa Libertadores 2015 contra los de la Libertadores 2018. Mora, que participó de ambos planteles, jugará un rato para cada equipo. De esa manera, habrá una nueva fiesta riverplatense en un Monumental que estará repleto.

HS

Compartir nota

Lo más leído
Noticias Relacionadas
Últimas Noticias