Menú

lunes, septiembre 26, 2022

Seguínos

Un pago intrincado

Acá estoy sentado frente al volante, dispuesto a cargar nafta en una estación de servicio de una compañía petrolera que acepta pagos mediante la aplicación de un teléfono móvil. Así, el efectivo y la tarjeta de crédito son reemplazados por el escaneo de un código especial, conocido como QR, con la cámara del smartphone.

Es una modalidad de pago que promete realizar un pago con descuentos sin necesidad de salir del auto. Eso sí, la experiencia requiere de una planificación previa. Como en toda promoción, la app detalla algunas condiciones de uso no aptas para consumidores impulsivos: los beneficios y la cantidad de puntos a canjear varían según el día de la semana.

También hay que identificar las estaciones de servicio que acepten este sistema de pago.

Después de todos estos recaudos, ya estoy listo para llenar el tanque del auto. Igual doy aviso al playero del pago de la carga de nafta súper con QR: a veces el sistema no está disponible, o solo hay combustible premium.

Una vez que se termina la carga, el empleado me advierte que no salga del auto con el celular. Pensé que se trataba de procedimiento propio de la modalidad de pago y me recuerda que su uso fuera del auto está prohibido en las estaciones de servicio. Es una norma de seguridad que está vigente desde la aparición de estos dispositivos móviles.

Me estiro hacia mi derecha y aún así no alcanzo a ver el código QR ubicado en el surtidor, visible solo desde el asiento del acompañante. Salgo del auto con el smartphone en mi bolsillo y me siento en la butaca trasera para completar el pago. Al final, más que un beneficio, el reintegro tuvo sabor a recompensa, después de tantos rodeos innecesarios por una implementación tecnológica que aún le faltan varias mejoras y ajustes.

ADEMÁS

Compartir nota

Lo más leído
Noticias Relacionadas
Últimas Noticias