Menú

lunes, septiembre 26, 2022

Seguínos

Robin Banerjee, guitarrista de Amy Winehouse: “Nunca sabremos por todo lo que tuvo que atravesar”


Robin Banerjee: ” A Amy la recuerdo todos los días” Fuente: LA NACION – Crédito: Ignacio Sánchez

“La recuerdo todos los días”. Robin Banerjee no esconde ni un segundo su admiración y cariño por Amy Winehouse, de quien fue guitarrista entre 2006 y 2008. “Era como una hermana para mí y una cantante única, por eso siento que debemos mantener su legado tocando sus canciones”, anticipa sobre la razón de ser de la serie de shows que dará con la No Rehab Band, una agrupación de músicos argentinos con los que se presentará en Niceto Club hoy además de visitar Neuquén, Chile y Uruguay.

Parte clave de la banda con la que Amy Winehouse dio algunos de sus shows más memorables -las presentaciones en Glastonbury 2007, por ejemplo-, Banerjee se unió a la formación por estar en el momento justo en el lugar indicado. “Yo estaba con Jazz Jamaica, una big band que toca temas de jazz y reggae, muy conocida en Inglaterra”, cuenta. “Un día ella fue a vernos a un show en Londres, me la presentaron y resulta que necesitaba un guitarrista, al poco tiempo me llamaron para que me sume”. A partir de ahí, Banerjee, que había crecido escuchando a George Benson y haciendo covers de música pop en la adolescencia, supo que se había establecido definitivamente como músico.

-¿Qué recordás de tu primer ensayo con Amy Winehouse?

-Ella no estuvo en el primer ensayo al que me llamaron, se ve que era una audición y yo no lo sabía (risas). Yo esperaba ver a Amy, pero no estaba. De todos modos, encontrar a la banda, al director musical y ver la calidad de músicos que eran fue increíble. Aprendí las canciones sin ella y, luego, vino al segundo ensayo. Fue muy amigable, se acercó a saludar, conocía a todos sus músicos, te dabas cuenta que se esforzaba para hacerlos sentir cómodos. Ella era música, sabía tocar la guitarra, creo que por eso empatizaba, le gustaba que todos estén bien porque sabía lo que se sentía. El primer tema que tocamos fue “Addicted”, que es un riff bien simple, y ella se metió con su voz impresionante, no podía creerlo. Hizo que mi trabajo sea más fácil, me pude relajar y concentrarme en tocar. Cuando tu cantante está bien al mando, no tenés que preocuparte tanto.

-Amy Winehouse apareció en una época de auge para la música retro, y de algún modo ella fue la pata soul de esa camada, ¿por qué creés que fue ella y no cualquier otro artista?

-Creo que su voz era única, y el sonido retro que traía ella nadie lo estaba haciendo en 2004. En los 90 el soul siempre venía de la mano del hip hop, pero nadie hacia jazz-soul. El disco
Frank cayó justo, las letras eran brutalmetne honestas, algunas, de hecho no eran aptas para las radios siquiera, pero la gente apreciaba que sea genuina, cómo abordaba las relaciones, cómo contaba que las cosas con los tipos podían salir mal, que no todo es una luna de miel. Esa honestidad la combinaba con su habilidad para escribir canciones. Tocaba la guitarra para componer, no era una gran guitarrista pero sabía los acordes jazzeros. En “Love Is A Losing Game” escribió ella la música también, después el productor hizo lo suyo. Eso también fue clave, antes de
Back To Black ya era muy conocida, todos querían trabajar con ella porque era genial. Eso le hizo la carrera mas fácil porque tenía para elegir.

No Rehab Band + Robin Banerjee – “You Know I’m No Good” – Fuente: YouTube

04:09

Video

-En los registros en vivo se pueden ver sus dos facetas: dando shows geniales y dando otros no tanto, ¿cómo era convivir con esa inestabilidad?

-Siento mucho amor y respeto por Amy, la apoyábamos en el estado en el que esté, sea bueno o malo. La mitad de sus shows eran geniales y tal vez un cuarto no lo fueron tanto. Pero no teníamos problemas porque nosotros eramos profesionales y hacíamos que todo funcione.
Sea como sea que estuviera Amy, nosotros estábamos para ella. Amy no tenía que esforzarse y cuanto más chico el show, mejor era su performance porque no sentía presión. Mi mejor recuerdo de ella en vivo fue cuando tocamos en Union Chapel, una iglesia en Londres, y cantó brillante… sumado a la acústica del lugar… y de ese show no hay registros ni reseñas, nada. Amy era una genia, ese día lo confirmé. Me ponía a tocar en modo automático para poder escucharla a ella en detalle.

-¿Creés que las dificultades para soportar la presión fueron clave en su debacle?

-Mirando en perspectiva creo que la presión se apoderó de ella en esa época, la que yo llamo los años intermedios. La vi pasar por diferentes emociones, algunos días estaba calma, pacífica y enfocada, y otros muy distraída por muchas razones. Tenía problemas con el alcohol. Hacia el final creo que estaba buscando ayuda, estaba limpia de drogas pero, desafortunadamente, empezó a consumir alcohol. Fue después que me fui de la banda, pero lo vi todo. La vi feliz, enojada, triste… una vez le pregunte qué era lo que la hacía feliz y me dijo: “Cuando cantó en el escenario, ahí me siento más feliz que nunca”.


Amy Winehouse murió a los 27 años Fuente: Archivo

-¿No te da pena y bronca que Amy haya sido víctima de la exposición y que aún en el siglo XXI esas cosas provoquen la muerte?

-Es raro, especialmente con la toma de consciencia que hay hoy en día. Si tenés un problema, podés ir a grupos anónimos, rehabiltaciones… hay muchas posibilidades para tratar las adicciones. Ella era una artista solista y eso hace que todo se potencie. Estaba Lady Gaga y Adele estaba surgiendo también, pero ninguna tenía el estilo de vida de Amy. A ella le gustaba salir de fiesta, divertirse hasta se esforzaba por eso. En el ambiente hay buena y mala gente, que ella no necesariamente quería atraer pero se le acercaban porque todos querían obtener algo. Desafortunadamente, eso es lo que creo la mató: la fama, el entorno y la gente que le sacó todo lo que tenía adentro. Ellos no le daban nada, no había amor, eso lo veo ahora, a la distancia.
Amy necesitaba ayuda espiritual, algo más que voluntad, pero su entorno era tan grande que no lo podía controlar. Esa es mi percepción. Me preocupaba mucho por ella, siempre quise decirle que busque ayuda, pero ella no estaba lista para escuchar. Podés hablar de lo que quieras, pero la gente tiene que estar lista, no es tan simple aceptar ayuda. Cuando yo estuve en su banda, ella tenía 23 años y a esa edad no hay mucha gente que tenga las cosas en claro.
La fama es una droga y estábamos atrapados en eso, incluso los músicos de su banda, éramos casi famosos. Yo sentía que me estaba perdiendo, imaginate lo que vivió ella. Perdés tu identidad, prendés la televisión y estás ahí, te viene a saludar Elton John… todos los famosos. Es un mundo de fantasía, pero es real. Conocí a Lady Gaga y a Paris Hilton, pero es solo un “Hola” y después te vas creyendo que los conociste. No es nada fácil.

-Y así y todo, visto al menos desde afuera, parecía que había pasado su peor etapa de adicciones, que iba camino a recuperarse por completo.

-Es exactamente lo que pensé yo también, que lo peor ya había pasado, que ya había atravesado toda la mierda y sobrevivido, pero el último año no tuve contacto con ella, no sabía en qué andaba y, viéndolo a la distancia, eso debería haber sido una señal de alerta. No saber nada de una persona cercana… pasaba mucho tiempo aislada de la sociedad, del mundo, encerrada en su casa.
Cuando me enteré de su muerte me shockeó pero no me sorprendió, suena frío decirlo así pero lo cierto es que se le sumaron muchas cosas: nunca tuvo relaciones saludables con los hombres, el alcohol, el aislamiento. Ese día yo estaba en Camdem, su barrio, por dar un concierto, cuando bajé del escenario a las 5 de la tarde, miré mi celular, no había smartphones, y tenía un mensaje que decía “Amy Dead” o algo así, no podía creerlo, lo negué durante una hora. No había información en ningún lado.
Había muerto a la mañana, aparentemente cerca de las 9. Fui a visitar su casa unos días después y nunca más volví. Pero pienso en ella todos los días, yo no estaría acá si no fuera por ella. Amy luchó siempre, hacia el final estaba en su propio mundo y se le hizo difícil dejar que la gente entre en su vida y aceptar ayuda. Nunca sabremos con certeza por todo lo que tuvo que atravesar, ésta es solo mi opinión, pero murió por envenenamiento de alcohol, que significa que tenés exceso de alcohol en sangre, esa sí es la verdad.

-¿Y por qué creés que con una carrera tan corta logró tanto?

-Creo que dejó algo así como entre 30 y 35 canciones, no más que eso. Al menos es lo que se conoce hasta ahora, pero como Janis Joplin y Jim Morrison, su música es atemporal.
Back to Black va a ser un clásico dentro de 40 años. Amy cantaba sobre cosas que nadie quería cantar. Su legado va a continuar. Una carrera de 9 años y dos discos de estudio es suficiente para cementar un legado, 25 millones de discos vendidos… su música suena en todos los rincones del mundo.


Robin Banerjee, sobre Amy Winehouse: “Una carrera de 9 años y dos discos de estudio es suficiente para cementar un legado” Fuente: LA NACION – Crédito: Ignacio Sánchez

ADEMÁS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Compartir nota

Lo más leído
Noticias Relacionadas
Últimas Noticias