Menú

sábado, octubre 1, 2022

Seguínos

Banfield ganó de local después de 10 meses porque Bertolo acertó lo que había fallado Dátolo

El grito de desahogo de la multitud cuando Nazareno Arasa pitó el final es una muestra de la necesidad que tenía Banfield de sumar de a tres. Y la que también tenía Hernán Crespo, claro. Porque desde su llegada en enero, el técnico arrastraba con un estigma que llevaba Banfield desde hace casi 10 meses: no poder ganar ganar en casa (la última victoria de local había sido frente a San Lorenzo por 2 a 0, el 7 de octubre pasado). Esa gran deuda quedó saldada este domingo, tras el 1 a 0 frente a Estudiantes. Entonces, el grito ensordecedor del final, se transformó en alivio. En un volver a creer.

Fue sufrida la victoria de Banfield. Porque Estudiantes tomó las riendas del partido desde el arranque nomás. Con Enzo Kalinski haciéndose amo y señor del medio. Y con el sector derecho del ataque en permanente ebullición: tanto Facundo Sánchez como Luis Castro, dejaron un surco ante el flojo partido de Bravo. Lo tuvo Nahuel Estévez, pero Esteban Conde se quedó con su tiro. También Castro pero eligió rematar cruzado y se fue desviado.

Mirá también

Estudiantes tenía el control territorial, pero además sumaba ocasiones: la mala puntería de Estévez y otro revolcón de Conde le impidieron ponerse al frente en el partido.

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

Lo de Banfield era preocupante. El 3-3-1-3 que repitió desde lo táctico Crespo, tras el frustraste debut contra Arsenal, dejaba muy expuesto al sector defensivo; y casi no generaba llegadas porque -en el medio- tanto Gómez como Bravo anduvieron flojos. Sólo algunos chispazos de Jesús Dátolo y la movilidad del debutante Junior Arias como para inquietar. Poco y lejos de Mariano Andújar…

Sin embargo, cuando la primera parte se moría y no había indicios de que pudiera pasar algo (sobre todo en el arco de Andújar), un cabezazo de Bertolo encontró a el brazo extendido de Facundo Sánchez dentro del área. Penal y agua en el desierto para los de Crespo que hasta ese momento no habían pateado al arco. Pero el arquero de Estudiantes le adivinó la intención a Dátolo y con un manotazo, sobre el palo izquierdo, le atragantó el grito a todo el Florencio Sola.

Nuevamente parecía que el 0 a 0 no iba sufrir modificaciones. Pero, dos minutos después que Dátolo malograra su chance; una mala salida del fondo de Estudiantes dejó a Bertolo mano a mano con el gol y al arquero no le quedó otra que bajarlo. Nuevo penal y esta vez, el propio Bertolo, con categoría, definió sobre el palo izquierdo mientras que Andújar se jugó por el derecho. Un doble error de Estudiantes le permitió a Banfield sacar la diferencia.

En el complemento y con la ventaja a favor, Banfield solidificó la defensa y justificó la victoria. Sobre todo por las actuaciones de Luciano Lollo y de Renato Civelli, quienes se cansaron de cabecear todo lo que les tiraron y de cortar circuitos de ataque de un Estudiantes desesperado y ya sin tantas ideas.

Mirá también

Banfield inclusive pudo ampliar el marcador en el segundo tiempo ya que hubo lugar para un cabezazo en el travesaño de Renato Civelli y para las malas definiciones mano a mano de Junior Arias y del ingresado Sebastián Dubarbier, quienes equivocaron sus remates frente a Andújar.

Ganó Banfield y sumó tres puntos vitales que lo alejan un poco del lote que pelea por la tabla de abajo. Y paradójicamente lo hizo gracias a su solidez defensiva más que por su vocación ofensiva (algo más emparentado con Julio Falcioni que con Hernán Crespo).

Mientras, el hincha festeja y se da el lujo de que su club inaugure plateas al estilo europeo, el técnico tiene mucho por trabajar y mejorar. Y eso, la gente también lo sabe.

JCh.

Compartir nota

Lo más leído
Noticias Relacionadas
Últimas Noticias