Menú

jueves, mayo 26, 2022

Seguínos

Macarena Sánchez, la impulsora de la profesionalización del fútbol femenino: no tiene sponsor ni contrato millonario, pero sí un botón antipánico

No tiene sponsor. Tampoco un contrato millonario. Lo que sí tiene es un botón antipánico.

Macarena Sánchez se puso detrás de la lucha por la profesionalización del fútbol para las mujeres cuando UAI Urquiza rescindió unilateralmente, en enero de este año, el vínculo que la unía como jugadora. Llevó su causa a la Justicia y a los medios. Y en marzo, Claudio Tapia anunció que la AFA les aportaría mensualmente a los clubes que juegan en la Primera A femenina el dinero de ocho contratos básicos, equivalentes a los de la Primera C masculina (20 mil pesos, desde julio).

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

A 9 meses de su último partido oficial y a una semana de su regreso -el martes 24, a las 15.30, frente a Lanús-, la jugadora de San Lorenzo, que fue la cara de un movimiento que estaba latente, tiene mucho que decir sobre esta semiprofesionalización del fútbol femenino.

Mirá también

Esperábamos mucho más. Fue incompleto. Y seguirá siendo desigual: clubes con 8 profesionales y otros con 30. No era la idea. Me pareció que fue un ‘Bueno, tomen esto, confórmense’. Y es parte de quedar bien parado y aprovechar el momento”, asegura Maca.

“Hace dos años, (Tapia) se autoproclamó el presidente de la igualdad y esto le sirvió para fundamentarlo. Es un primer paso importante y no hay que desmerecerlo ni sacarle importancia. Nos sirvió por la visibilidad y porque varias jugadoras van a cobrar. Apareció plata en algunos clubes que hace cuatro meses no tenían y eso es buenísimo. Espero que el apoyo no sea sólo por un año, sino que sigan y aumenten el dinero. Pero tampoco queda en los contratos ni en vivir de esto. Es como dice Ada (Hegerberg, la ganadora del Balón de Oro): va más allá de la plata; es el respeto que los clubes y las asociaciones tengan por nosotras”, argumenta a poco de debutar en el torneo oficial de la AFA.

El 17, su número. Maca Sánchez y su termo ploteado con los colores de San Lorenzo. (Foto: Lucía Merle)

Macarena habla mientras ceba mate con un termo ploteado con su nombre, su número (el 17) y los colores de San Lorenzo en el monoambiente de San Telmo en el que vive. Acaban de pasar por debajo de la puerta las facturas de electricidad y de cable, gastos que ahora afronta con su sueldo como futbolista.

“¿Qué sentí cuando firmé el contrato? Obviamente que una emoción muy grande, pero personalmente no me cambió en nada, porque sigo entrenándome de la misma forma. Sí que ahora en las mañanas puedo ir al gimnasio o descansar en vez de ir a trabajar. Pero no me modificó la vida entera. Lo que puedo es vivir del fútbol“, resalta una de las 15 futbolistas que profesionalizó San Lorenzo el 12 de abril.

Mirá también

-¿Cuándo se acercó San Lorenzo? ¿Conocías a Matías Lammens?

​-A Matías no lo conocía. Se acercó después de las amenazas de muerte que recibí para ver si necesitaba algo y qué podía hacer por el fútbol femenino y por las jugadoras. Tenía la idea de profesionalizar San Lorenzo, pero quería que se profesionalizaran todos los equipos. Y como yo también lo quería, nos pusimos a trabajar en ese proyecto que después le presentamos a la AFA. Era bastante más amplio y había puntos mucho más importantes que los contratos, como el fútbol infantil en los clubes. Creo que sólo se cumplieron dos o tres puntos.

La primera amenaza de muerte le llegó a Sánchez el 9 de febrero, a través de la red social Twitter. “Estaba en San Lorenzo con una amiga, en su auto. Nos estábamos por ir y me llegó el mensaje. Al principio me enojé porque lo tomé como una puteada más. Y después tomé dimensión, porque yo ando sola por la calle, no me cuido, no tengo un patovica. Decidimos hacer la denuncia y además lo subí a las redes para que se supiera qué me estaba pasando. Pero después de eso me llegaron más. En vez de calmarse, aparecían más. La última amenaza de muerte fue hace un mes y medio. Y todo lo que llega lo adjuntamos a la causa”, cuenta. Y revela: “Sigo teniendo el botón antipánico”.

Hace 20 años que juego al fútbol. Siempre viví exclusión y discriminación. Desde que inicié la denuncia de público conocimiento no paro de recibir mensajes con insultos y agravios, pero todo tiene un límite. Hoy me llegó este mensaje: pic.twitter.com/N0uXjOMpkl

— Maca Sánchez (@Macasanchezj) February 9, 2019

-¿Qué te acordás de esos días después de la primera amenaza?

-Durante los primeros días, me daba miedo salir a la calle o pavadas como ir al kiosco. Aunque nunca me pasó que me enfrentaran o me dijeran en la calle las cosas que me dicen en las redes sociales, no podés naturalizar esto porque es algo que está mal. Lo tomo como una forma de amedrentar y querer hacer callar. En realidad, espero que sea simplemente eso. 

-¿Qué te dicen en las redes sociales? ¿Te insultan también por tu pensamiento político?

-Están los hinchas de San Lorenzo, que sienten que hice un negocio con el club. Pero me critican por todo. Y me siento súper expuesta. Mis redes sociales (Twitter e Instagram) las manejo yo y estoy tres horas antes de subir una foto. Igual sé que me van a criticar por todo. Por ejemplo, desde que soy chica me sentí representada por la figura de Néstor y Cristina (Kirchner), aún desconociendo un montón de cosas de la política, y siempre lo transmití. Pero ahora todo el mundo se está enterando que soy kirchnerista y me dicen: “Te dejo de seguir”. Siento que tengo muchas cosas para que la gente me pueda criticar: soy jugadora de fútbol, soy mujer, soy feminista, soy lesbiana, soy kirchnerista. Si no me critican por A, me van a criticar por B. Es así.

Frida Kahlo, el aborto y el fútbol. Rincones de la casa de Macarena Sánchez. (Foto: Lucía Merle)

-Tu rebeldía te convirtió en la defensora de una lucha que creías que podía alejarte para siempre del fútbol. ¿Sentís el cambio en el fútbol femenino?

-Algo cambió. Se siente muchísimo y no hay vuelta atrás. Lo difícil va a ser forjar un fútbol feminista, porque hay jugadoras que no lo entienden, otras que no están informadas y otras a las que no les interesa. Es como pasa con el aborto: muchas mujeres que van en contra de sus propios derechos. Esa falta de empatía, que en el fútbol es súper común, es lo que lo hace muy difícil. Estás luchando contra el sistema, la cultura de hace miles de años, contra la AFA -con lo que eso significa- y contra tus propias compañeras. Es desgastante y más hacerlo sola, pero es parte del cambio, de la lucha y de seguir peleando.

-¿Qué te pasa cuando caés en la realidad de que el “no jugás porque sos una nena” que marcó a esta generación ya no lo van a sufrir las chicas que quieran jugar al fútbol?

-Me escriben muchos padres agradeciéndome por darles a sus hijas una posibilidad de que el mundo sea un poco más igualitario. Eso es buenísimo. Nos quitaron hasta el sueño y la posibilidad de ser. Es muy fuerte que no puedas soñar con ser algo o alguien y que tengas que cambiar lo que te haga feliz por lo que la sociedad te quiere imponer. Esas cosas están cambiando un montón, más allá de contratos o reconocimientos en la Legislatura. Esas cosas son las que me hacen pensar positivamente. Son las cosas por las cuales sigo peleando.

Mates. Macarena y una hora de charla con Clarín.
Foto: Lucía Merle

Mirá también

Una espera prolongada

Macarena Sánchez no juega desde hace 9 meses. El 17 de diciembre de 2018 disputó su último partido como futbolista de UAI Urquiza. “Se hizo eterno. En lo personal son 9 meses, pero para la mayoría son cuatro y eso ya es un montón. Estamos muy ansiosas. En San Lorenzo lo vivimos así. Nos estamos preparando muy bien y ya tenemos ganas de arrancar”, refleja después del sorteo del fixture, que determinó que San Lorenzo arranque como visitante frente a Lanús.

16 de marzo se anunció la primera Liga Profesional de Fútbol Femenino. El 11 de mayo terminó el torneo anterior. El Mundial terminó anteayer (y la fecha se conoce hace mucho, claro).

Teniendo en cuenta todo esto me imagino que ya saben cuando arranca el torneo anunciado el 16/03.

— Maca Sánchez (@Macasanchezj) July 9, 2019

Tuvo que esperar más de lo previsto, porque el inicio del torneo sufrió varias postergaciones. “Fue medio desprolijo. Espero que esas cosas se tengan en cuenta a la hora de hacer un torneo, que sea un poco más serio y más organizado. Más allá de los contratos, es importante que se lo tome en serio”, observa la delantera, que desde hace unos meses tiene representante. En un planeta fútbol machista, ella eligió a una mujer para esa tarea.

Aunque también destaca la presentación que el 12 de septiembre se realizó en el predio de la AFA en Ezeiza: “Creo que está bueno y que hace a la difusión. Permite que se informe y que nosotras conozcamos la forma de juego del torneo. Hace también a la profesionalización y a que se tome en serio. Espero que se haga en todos los torneos”.

El contrato de la AFA que firmó como futbolista profesional sólo tiene dos hojas. “Hay agujeros legales bastante grandes. Por ejemplo, no se sabe qué va a pasar con el tema de la maternidad o si viene una chica trans con identidad femenina. Depende de cada club si incluye esos temas, pero no hay nada oficial y en la página de la Asociación del Fútbol Argentino falta informar un montón de cosas”, señala.

Y agrega: “Tampoco hay derechos de formación, básicamente porque no existen. Ese era el punto más importante que le habíamos presentado a la AFA, porque es el futuro para una profesionalización con un mejor nivel”.

En la primera reunión que tuvo en San Lorenzo, Lammens le preguntó qué hacía falta en el fútbol femenino del club. Ella no dudó: “Le hablé de una escuelita y a los dos días lanzó el fútbol mixto. A los 5 años, no hay diferencia física entre nenes y nenas, ni tenés que invertir. Sólo hay que abrir la inscripción y permitirles a las nenas jugar“.

¿Ve que se extienda el cambio en varios clubes? “No sé si en los clubes surgió un cambio -responde-. El cambio comenzó en las nenas, que ahora sueñan con ser jugadoras y lo tienen como una posibilidad. O en chicas jugando al fútbol 5 como hobby, animándose a jugar aunque no tengan las condiciones o no hayan jugado nunca. O en varones dejando que chicas jueguen”.

Entre botines. La santafesina, en su departamento de San Telmo, al que se mudó cuando fue desafectada de UAI Urquiza.
Foto: Lucía Merle

-¿Cómo viviste estos meses de espera?

-Estoy súper ansiosa y tengo muchísimas ganas de jugar. Pasaron muchas cosas en el medio y cuando juegue va a ser muy lindo. Estoy viviendo lo que siempre soñé. Por momentos, me olvido de lo que logramos, pero porque siento que faltan muchas cosas por cambiar. Quiero cambiar todo, me pongo mal y me olvido. Pero es un sueño lo que estoy viviendo: vivo del fútbol, que es lo que siempre quise, y otras jugadoras también pueden hacerlo. Nos dan importancia y siento que tengo un peso en los clubes y en Agremiados, y que con ese poder puedo ayudar a un montón de jugadoras. 

-Y el reconocimiento en la calle, ¿cómo lo afrontás?

-Me hacen reír mucho los que dicen: “No te vimos jugar, no sabemos si sos buena o no”. Lo tomo como algo positivo, porque me agradecen por lo que hago afuera de la cancha y no adentro. Sí me da bastante vergüenza cuando me gritan por la calle o me dicen que me aman y no sé qué decir. Pero me gusta que me reconozcan y me agradezcan. Es lindo. Nunca me había pasado con esta magnitud. ¿El reconocimiento de la Legislatura porteña? Fue una iniciativa de Mariano Recalde, que hace mucho que me lo querían hacer y estoy súper feliz. Está bueno que te hagan esas cosas. Me da un poco de vergüenza, pero es un mimo dentro de la mierda que siempre llega. Está bueno que se reconozca que estás intentando hacer las cosas bien.

El desconocimiento de las jugadoras y la paridad salarial “sólo entre mujeres”

-¿Se acercaron muchas jugadoras para contarte sus problemas y pedirte ayuda?

-Un montón y con un montón de cosas que yo no sabía. Me tuve que poner a investigar. Sé que no me corresponde y que no debería hacerlo, porque si lo hace una jugadora es porque hay una entidad que está ausente. Lo comparo con lo que pasa con Actrices Argentinas, porque recae sobre ellas solucionar la violencia de género que hay en el pais. Y si sucede eso es porque el Estado está ausente. Nos pasa lo mismo pero con AFA y a veces con Agremiados o los clubes. Pero lo hago porque estuve ahí y alguien lo tiene que hacer.

-¿Con qué te encontraste en esas consultas?​

-Hay mucho desconocimiento de las jugadoras de cosas que están de fácil acceso en Internet. Las jugadoras no saben qué hacer cuando tienen un problema y no saben que tienen derechos y un gremio que las defiende. Y los clubes se aprovechan de esa desinformación y eso es porque nunca nos hicieron sentir trabajadoras. Entonces, cuando te lesionabas ibas a la obra social -si tenías- o al hospital público y te operabas. Ya estaba naturalizado. Ni estaba en la cabeza que clubes, AFA o Agremiados debían hacerse responsables. Todo eso se está empezando a transformar.

Hoy fui a Futbolistas Argentinos Agremiados con dos jugadoras lesionadas de ligamento cruzado. Su club les está dando vueltas hace más de 2 meses con las operaciones alegando “falta de plata”

— Maca Sánchez (@Macasanchezj) May 27, 2019

¿Y qué pensás de que la AFA sólo obligue a los clubes a ocho contratos profesionales?

-Es algo que dentro de un mismo plantel genera malestar. También pienso bastante en por qué todas las mujeres tenemos que tener el mismo contrato si los hombres no lo tienen. Es como caer en que la igualdad tiene que ser entre nosotras… Y no: la igualdad tiene que ser con los varones. También me surgieron dudas cuando arreglé mi contrato. ¿Tiene que ser igual al de todas? ¿Pido más? ¿Me corresponde más o menos? Si pido más, ¿me van a matar? Y con el correr del tiempo te vas dando cuenta de que es una boludez, porque sos funcional a un sistema que nos va a seguir oprimiendo. ¿Por qué tenemos que cobrar lo mismo?

Mirá también

-¿Todavía estás sola en esa lucha?

-Estoy más acompañada por gente de afuera del fútbol que de adentro, porque el fútbol es híper machista y mi pensamiento, lo contrario. Lo cierto es que me acompaña muchísima gente que ni siquiera había jugado al fútbol en su vida y fue parte de la presión social que se ejerció sobre la AFA. 

-¿Te pasó que alguna jugadora te pidiera perdón por no apoyarte?

-No. Pero me encontré con muchas jugadoras que al principio no me apoyaron mucho y después en entrevistas leía que tenían el mismo discurso que suelo dar yo. Lo veo como que se dieron cuenta de las cosas que pasan y recapacitaron. No es fácil y toma un tiempo cambiar la cabeza y la cultura. Tampoco necesito que me pidan perdón. No va a estar todo el mundo de acuerdo conmigo ni puedo cambiarle el pensamiento a todo el mundo ni tampoco creo tener la verdad absoluta. Es parte de la diversidad. Lo que sé es que yo nunca cambié: tengo el mismo discurso de siempre.

“Hay que empezar a moverse un poco más. Que no quede en 8 contratos”, reclama Maca Sánchez. (Foto: Lucía Merle)

El Mundial de Francia que lo cambió todo

-¿Es posible crear un fútbol femenino feminista en un fútbol machista?

-Creo que va a ser difícil, demasiado, y eso me frustra bastante, porque el problema es el pensamiento de la gente, que es lo más difícil de cambiar. Pero considero que hemos avanzado bastante como jugadoras y como colectivo. Lo veo en los 7 puntos de rating de la Selección o en colegios parando las clases o en fotos de bares poniendo el partido contra Escocia, algo que antes no pasaba. Y cuando digo antes, hablo de 10 meses, en la Copa América. 

-¿Hablaste con ellas durante el Mundial?

-Sí. Tengo compañeras y amigas en la Selección. La verdad es que hicieron muchísimo con el poco apoyo que tuvieron. Y te das cuenta de que con un poco más de apoyo y de recursos se puede hacer mucho. Por eso, ya tienen que empezar a pensar en el siguiente Mundial, en la clasificación. La AFA les tiene que dar el apoyo que les corresponde y también a los clubes, porque la mitad del plantel está jugando el mismo torneo que nosotras y hay muchísimas falencias. Y eso repercute en la Selección.

Reflexiva. “Hay que dejar de poner en el pedestal a la gente porque le genera mucha presión al que está ahí”. (Foto: Lucía Merle)

-¿Sentís que el de Francia fue el Mundial de la igualdad?

-Hubo un cambio a nivel mundial. Selecciones hiperprofesionales pidieron paridad con los hombres y está buenísimo que desde ahí se impulse la igualdad de género, porque hacen visibles las falencias de selecciones menores, como Argentina. Te dan el puntapié para que te animes y no te conformes. Mirá Noruega, donde la mejor jugadora del mundo no fue por estos temas. Se hizo un click y las jugadoras mismas nos estamos empezando a dar cuenta de que hay cosas malas que teníamos naturalizadas. Y eso está buenísimo, porque ya no tienen la comodidad que tenían antes con las jugadoras.

-¿Cuál creés que es el mensaje que debe llegarles a las jugadoras?

-En principio, que no tenemos que agradecer nada porque es lo que nos corresponde. Y si nos podrían dar mucho más, ¿por qué agradecerlo? Lo que te dan te lo ganaste y te ganaste muchísimo más. Seguí pidiendo por lo que falta con empatía, porque muchas chicas están en otra posición y tienen otra realidad. No hay que ser conformista nunca.

Macarena Sánchez jugará por primera vez este año cuando San Lorenzo arranque su participación en el torneo de Primera División. (Foto: Lucía Merle)

-¿Qué opinión tenés sobre lo que pasó antes de los Juegos Panamericanos, cuando renunciaron Estefanía Banini, Ruth Bravo, Florencia Bonsegundo y Belén Potassa?

-No estoy en la Selección y no conozco la interna, por lo que no sé a ciencia cierta qué fue lo que pasó. Pero sí considero que cuando hay un grupo de jugadoras que plantea un cambio, siempre lo van a hacer desde la buena fe y para el crecimiento y el deseo del buen desarrollo del fútbol femenino. Cuando pasan estas cosas, hay que escucharlas, ver qué necesitan, tratar de mejorar sus situaciones y plasmar todo eso que están pidiendo. Más allá de eso, de que se fueron cuatro jugadoras de buen nivel, las que quedaron hicieron un buen papel y representaron bien a la Argentina. Hicieron lo que tenían que hacer. Por eso, ojalá todos los cambios que vengan sean para bien.

Mirá también

Compartir nota

Lo más leído
Noticias Relacionadas
Últimas Noticias