Menú

jueves, mayo 26, 2022

Seguínos

Pablo Pérez, el perfil de un jugador polémico que siempre está en el centro de los conflictos

Sebastián Beccacece no encuentra el rumbo en Independiente y tomó una decisión drástica que ya le fue comunicada a la dirigencia: limpió a Pablo Pérez, aunque seguirá entrenándose con el plantel, y no tendrá en cuenta a Nicolás Domingo. Con respecto a este último, la decisión de apartar al ex River fue por un tema futbolístico. En cambio, al ex Boca lo borró por una situación violenta que protagonizó en el entretiempo del último partido ante Lanús (2-2), por la Superliga. Y no sorprende: Pérez siempre estuvo envuelto en polémicas a lo largo de toda su carrera.

Mirá también

Lo que ocurrió fue que “PP8″ ingresó caliente al camarín y comenzó a recriminarle a sus compañeros por fallas individuales y grupales sobre cómo estaba defendiendo mal el equipo. El mediocampista, a pesar del 1-0 a favor, estaba disconforme y hasta llegó a romper una pizarra donde el DT apunta las cuestiones tácticas. Beccacece lo frenó y aunque no impidió que saliera a la cancha en el complemento. De todas formas, luego lo sustituyó faltando 12 minutos por el colombiano Andrés Roa.

Pérez y Domingo, los dos referentes que Beccacece decidió no tener en cuenta. (Foto: Juano Tesone).

Este no fue el único altercado en el que se vio envuelto Pérez en Independiente. Luego de la victoria por 2 a 1 frente a Independiente del Valle por la Copa Sudamericana, Pérez debía realizarse el control antidóping y le pidió al oficial de la Conmebol que lo aguardara mientras festejaba el triunfo con sus compañeros. El médico esperó y más tarde le insistió para que cumpla con el protocolo. Pero la sangre brotó en las venas del polémico Pérez.

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

“Ustedes quieren manejar todo, hacen lo que quieren”, les recriminó y hasta trató de “corruptos” a todos los integrantes de la Conmebol. A pesar de ser informado por su “falta de predisposición para (realizarse) el análisis antidoping”, el futbolista de Independiente la sacó barata y solamente recibió una advertencia y una multa de 15 mil dólares.

La lesión en el ojo derecho de Pablo Pérez que publicó el médico de Boca Jorge Batista, luego de los incidentes en el Monumental.

Este no fue el primer conflicto que tuvo Pérez con los médicos de la Conmebol. También se vieron las caras cuando estaba en Boca y sufrió una lesión en su ojo producto del ataque al micro por hinchas de River, cuando llegaba a las inmediaciones del Monumental, para jugar la revancha de la final de la Copa Libertadores 2018, que finalmente fue trasladada a Madrid.

Mirá también

Pablo Pérez arribó en Independiente a principios de este 2019. En los primeros seis meses prácticamente no tuvo roces con Ariel Holan, quien dejó el club al finalizar el primer semestre. Pero sí los tuvo cuando Pérez era jugador de Boca. Independiente tenía que ganarle a Defensa y Justicia, en la Superliga, para ingresar en la zona de clasificación a la Libertadores 2019. Pero a su vez, necesitaba que Boca le ganara a Huracán, equipo que estaba por encima del Rojo y se estaba quedando con esa plaza.

Pablo Pérez cuando fue capitán de Boca. (Foto: EFE/Juan Ignacio Roncoroni).

Mirá también

El Xeneize iba a poner suplentes porque su prioridad era pasar a los octavos de la Libertadores 2018. “Espero que Boca vaya con todo. La misma preocupación que tiene Boca con Palmeiras la tengo yo respecto al partido de ellos contra Huracán”, dijo Holan en conferencia de prensa. Pérez, fiel a su estilo, le respondió al DT de Independiente: “El que fue jugador de fútbol demuestra que a la cancha se sale a ganar, nuestra sangre es así. Capaz que en otros deportes, como en el hockey o en el básquet, no sienten eso. La gente que duda de nuestra identidad se debería callar la boca y empezar a trabajar”​. 

Mirá también

En Boca, donde estuvo entre 2015 y 2018, tuvo cruces y críticas por todos lados. Pérez tuvo un conflicto con Guillermo Barros Schelotto en un entrenamiento. El Mellizo lo echó de una práctica después de que Pérez le pegó una durísima patada al juvenil Tomás Fernández. “Me calenté y le pegué una patada porque me pasó cuatro veces”, dijo el rosarino cuando salía del predio de Casa Amarilla. Y agregó: “Fue de viejo cascarrabias, pero he pegado patadas peores”.

Mirá también

Con los hinchas azul y oro​ la relación fue tensa. En 2018, Boca peleaba la punta con Talleres de Córdoba y en el partido que los enfrentó en la Bombonera, Pablo marcó el gol de la victoria por 2 a 1 sobre el cierre del partido. Fue un desahogo. Desbordado, le gritó el gol a la platea.  “La concha de su madre, putos, putos, putos”, repitió una y otra vez el irascible mediocampista. A las pocas horas, Pérez llamó al hincha que puteó y le pidió disculpas.

La derrota en la final con River en la final de la Libertadores 2018 le marcó la puerta de salida a varios jugadores de Boca, entre ellos a Pablo Pérez. Cuatro meses después del partido decisivo, el mediocampista fue al programa “PH Podemos Hablar”, de Telefé, y el periodista Andy Kusnetzoff le realizó una pregunta que repercutió negativamente en el Mundo Boca.

Mirá también

“¿Ir al último Mundial y salir campeón con Argentina o ganar la final de la Libertadores con Boca?”, le consultó Kusnetzoff. “Hubiera querido ir al Mundial, porque la camiseta de la Selección no se negocia con nada. Creo que defender al país es lo más lindo que hay y más jugando al fútbol como nos gusta a nosotros”, respondió Pérez. Y recibió críticas de los hinchas y de ídolos xeneizes, como el Patrón Bermúdez (fue el más virulento).

Pérez es un jugador temperamental y se le suele soltar la cadena en varias ocasiones. Otra de las críticas que recibió en su carrera fue por la gran cantidad de tarjetas que cosechó durante su carrera. En 236 partidos disputados, el futbolista de 34 años recibió 142 amarillas y 10 rojas. Por esto, en 2018 se creó un juego llamado “Pobla Peres”, que consistía en recolectar la mayor cantidad de tarjetas posibles sin ser atrapado por los árbitros.

“Pobla Peres”, el juego creado “en honor” a Pablo Pérez.

“Tengo un perfil como si fuera un tipo agresivo. Pero, afuera de la cancha, soy alegre y divertido. Mucho más divertido de lo que se cree”, reconoció una vez. “Sí, hago algunas faltas es por querer recuperar la pelota, por ir a buscarla como si fuera la última, por el roce que existe en mi zona, la mitad de la cancha. Se generó ese mito de las amarillas porque tengo muchas en mi carrera. Y es verdad: la estadística me da en contra”, se sinceró.

Mirá también

Esa característica lo marcó desde chico. “En el baby futbol, a los 10 u 11 años, me regalaron una plaqueta con una tarjeta amarilla. Así que mirá desde donde viene…”, reconoció alguna vez.

Pérez y sus polémicas trascendieron la frontera. En su paso por Emelec (2009/10) también exhibió su faceta temperamental. En una práctica, el mediocampista le dio una patada a su compañero José Luis Quiñónez, quien terminó increpándolo. Producto de este cruce, el DT Jorge Sampaoli, quien tenía de asistente a Beccacece, decidió dar por finalizada la práctica.

Así es Pablo Pérez. Un jugador que llegó a ser convocado a la Selección, pero que, a lo largo de su carrera, su fuerte temperamento le jugó siempre una mala pasada. 

Compartir nota

Lo más leído
Noticias Relacionadas
Últimas Noticias