“Las empresas privadas no deberían ser el árbitro de la verdad”: la dura crítica de Mark Zuckerberg contra Twitter por Donald TrumpTecnología 

“Las empresas privadas no deberían ser el árbitro de la verdad”: la dura crítica de Mark Zuckerberg contra Twitter por Donald Trump

El CEO de Facebook, Mark Zuckerberg, se subió a la polémica luego de que Twitter calificara como “engañoso un mensaje del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump: “Las empresas privadas no deberían ser el árbitro de la verdad”, sentenció, en declaraciones a Fox News.

Zuckerberg diferenció Facebook de Twitter: “Tenemos una política diferente en esto. Creo firmemente que Facebook no debería ser el árbitro de la verdad de todo lo que la gente dice en las redes, las compañías privadas probablemente no deberían serlo, especialmente estas compañías de plataforma, no deberían estar en la posición de hacerlo”, opinó.

Zuckerberg hizo el comentario después de que el Presidente Trump advirtiera a los gigantes de las redes sociales que el gobierno federal podría “regular fuertemente” o “cerrarlos” si continúan “silenciando las voces conservadoras”.

En este sentido, el empresario se defendió: “Tengo que entender lo que realmente pretenden hacer”, avisó. E inmediatamente advirtió el peligro de las declaraciones de Trump: “En general, creo que un gobierno que decide censurar una plataforma porque le preocupa la censura no me parece exactamente el reflejo correcto.”

Mirá también

La respuesta de Jack Dorsey (Twitter) a Trump y Facebook

Jack Dorsey, director general de Twitter. (EFE)

El CEO de Twitter, Jack Dorsey, respondió el miércoles a las intimidaciones de Trump: “Seguiremos señalando información incorrecta o disputada sobre las elecciones a nivel mundial. Y admitiremos y nos haremos cargo de cualquier error que cometamos”, disparó.

Fact check: there is someone ultimately accountable for our actions as a company, and that’s me. Please leave our employees out of this. We’ll continue to point out incorrect or disputed information about elections globally. And we will admit to and own any mistakes we make.

— jack (@jack) May 28, 2020

Verificación de datos: hay alguien responsable de nuestras acciones como empresa, y ese soy yo. Por favor, dejen a nuestros empleados fuera de esto. Seguiremos señalando información incorrecta sobre las elecciones a nivel mundial. Y admitiremos y reconoceremos cualquier error que cometamos.

Per our Civic Integrity policy (https://t.co/uQ0AoPtoCm), the tweets yesterday may mislead people into thinking they don’t need to register to get a ballot (only registered voters receive ballots). We’re updating the link on @realDonaldTrump’s tweet to make this more clear.

— jack (@jack) May 28, 2020

Esto no nos convierte en un “árbitro de la verdad”. Nuestra intención es conectar los puntos de las declaraciones en conflicto y mostrar la información en disputa para que las personas puedan juzgar por sí mismas. Una mayor transparencia de nuestra parte es fundamental para que la gente pueda ver claramente el porqué detrás de nuestras acciones.

Según nuestra política de integridad cívica (https://help.twitter.com/en/rules-and-policies/election-integrity-policy), los tweets de ayer pueden inducir a error a las personas a pensar que no necesitan registrarse para votar. (solo los votantes registrados reciben boletas). Estamos actualizando el enlace en los tuits de @realDonaldTrump para aclarar esto.

La disputa aparece en medio de una polémica porque hasta ahora no se habían enfrentado Facebook y Twitter de manera directa en torno a la problemática de las fake news.

La divulgación de desinformación es un asunto clave para Facebook y las otras redes sociales desde que se denunció que las campañas tanto de la elección estadounidense de 2016 como del referéndum por el Brexit estuvieron intervenidas por los servicios de inteligencia rusos.

Estas empresas adoptaron una retórica de combate frontal contra la divulgación de información falsa, pero recibieron críticas y acusaciones de doble discurso, sobre todo porque en el medio aparecen anunciantes que sacan un rédito comercial de Facebook, y muchas veces sobre información que puede ser falsa. 

Facebook, en particular, tomó la decisión de no someter a verificación por terceros los dichos de personalidades de la política en su plataforma.

La pelea luego de chequear los dichos de Trump



Donald Trump, el pasado martes, en Washington, DC: se quejó de Twitter. (Polaris)

Toda la polémica se debe a que el martes Twitter colocó por primera vez una notificación de verificación de hechos en uno de los tweets de Trump, advirtiendo a los usuarios que a pesar de las afirmaciones del presidente sobre la votación por correo, los “fact checkers” dicen que “no hay evidencia” de que la votación por correo aumente los riesgos de fraude y que “los expertos dicen que los votos por correo rara vez se vinculan con el fraude electoral”.

Facebook fue criticado en el pasado por no abordar el contenido controversial de la plataforma, pero parece que Zuckerberg no tiene planes de cambiar la política de la compañía.

La directora de operaciones Sheryl Sandberg expresó un sentimiento similar durante una entrevista de CNBC en 2017, afirmando que el gigante de la tecnología no tiene la intención de “ser el editor y definitivamente no queremos ser el árbitro de la verdad”.

“No creemos que eso sea apropiado para nosotros”, dijo Sandberg en ese momento.

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados

Leave a Comment