Corte y confección: lágrimas, anécdotas y diseño en el emotivo homenaje a Jorge IbáñezEspectáculos 

Corte y confección: lágrimas, anécdotas y diseño en el emotivo homenaje a Jorge Ibáñez


Emocionada, Florencia de la V recordó a su amigo Jorge Ibáñez en el homenaje que le rindieron en Corte y confección Crédito: Captura de pantalla
3 de julio de 2020  • 16:52

Este viernes, en


Corte y confección


y se le rindió

un homenaje a Jorge Ibáñez

, el diseñador que murió el 14 de marzo de 2014, a los 44 años.

Florencia de la V

fue una de las invitadas especiales, y llevó para la ocasión su colección privada de vestidos de quien fue su gran amigo. En una tarde llena de emociones, Andrea Politti abrió con una reflexión: “Creo que todos venimos a cumplir una misión en la vida y Jorge seguramente se fue joven porque la cumplió. Se lo extraña pero sé que hoy está acá con nosotros”.

Desde la maison de Jorge en Recoleta, Mabel Ibáñez, la madre del diseñador, mostró sus creaciones. “Era un ser extraordinario, muy cariñoso, amigo de sus amigos. Es difícil continuar con su legado. Imagínense que nos despedimos un viernes pensando que iba a verlo el lunes. Y qué me iba a imaginar que iba a pasar todo lo que pasó. Le pido perdón por usurpar su lugar”, dijo la mujer, muy emocionada.

Y luego de desfilar todos los vestidos de su colección, Flor de la V lo recordó entre lágrimas: “Son todos vestidos que fui guardando a lo largo de los años. Es un diseñador que hizo cosas muy importantes, y se fue en el mejor momento, con dos colecciones fabulosas. Me gusta que lo puedan homenajear y que la gente no olvide su nombre”.

“Jorge es el padrino de mis hijos, es mi hermano de la vida. Hizo cosas muy importantes por mí. La Argentina fue una sociedad muy prejuiciosa con los travestis y sobre todo el mundo de la alta costura”, siguió la actriz. “Cuando conocí a Jorge, nos hicimos amigos y yo no había debutado todavía en el mundo del espectáculo pero él siempre me decía: ‘vos tenés que hacer algo’. Yo no tenía pensado ser actriz, era una sobreviviente de este sistema. Me habían echado de mi casa, a los 17 años”.

Muy emocionada, Flor de la V continuó con su relato: “Jorge quería tanto que yo trabajara en el espectáculo que me organizó una nota con Graciela Alfano en

El periscopio

, en América y esos fueron mis primeros pasos. Y después pasó algo que nos terminó de unir. Cuando Alfano me quiso bajar de un desfile porque estaba celosa y le dijo: ‘Bajá al travesti de la pasarela’.

Jorge tuvo siempre debilidad con ella y la complacía en todo

, pero ese día dijo: ‘Acá no se baja nadie’. Y a partir de ahí nuestra relación cambió y él se volvió mi familia, mi confidente, la persona más importante”.

“Cuando murió, tardé muchísimos años en volver a recuperar la alegría y no siento que sea completamente feliz, porque si perdés a alguien muy cercano, esa persona que te complementa, nunca más volvés a ser la misma. Y así fue: nunca más volví a ser la misma. Siento que mi mis hijos y mi marido me ayudaron, pero los primeros años fueron de mucha tristeza. Jorge amaba a los artistas y cuando armaba este desfile le decía: ‘George, hoy salimos a la pasarela’. Porque yo hablo con él. Y les mostraba a las modelos cosas que me había enseñado. Me encantan estos momentos de conexión con Jorge. Todos los vestidos me llevan a momentos importantes con él, todos tienen una historia. Yo le di a mis hijos, imaginate que importante era. Si me pasaba algo a mí, él se iba a ocupar de mis hijos. Él era todo. Hoy Jorge esta acá”, finalizó, entre lágrimas.

Verónica de la Canal, jurado del programa, recordó una anécdota. “Era muy generoso. Yo recién arrancaba con mis diseños, me invitaron a hacer un desfile en Punta del Este y fui con mis vestidos pero no llevé accesorios ni zapatos. Y Jorge, que ya era un referente, me dio sus zapatos de sus pasadas para que se pudieran lucir mis vestidos. No me lo olvido de ese gesto porque habla de una generosidad increíble”.

Matilda Blanco dijo que lo conoció cuando era productora de modas de revistas. “Era una persona feliz y gran conocedor de los géneros. Sabías que era algo de él por la calidad de la elección. Una vez me dijo cosas muy lindas, entre ellas que iba a ser reconocida con mi estilo”, rememoró.

Flavio Mendoza, en tanto, contó que siempre le preguntaba si había estado bien, después de bailar cada ritmo en el “Bailando por un sueño”. “Era muy amoroso, siempre”, remarcó.

ADEMÁS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Articulos relacionados

Leave a Comment