No solo Miss Simpatía: cinco películas para celebrar el talento de Sandra BullockEspectáculos 

No solo Miss Simpatía: cinco películas para celebrar el talento de Sandra Bullock


Sandra Bullock, una actriz todoterreno Crédito: GROSBY GROUP

En los años 90, aunque ahora parezca increíble,

Julia Roberts

,

Meg Ryan

y

Sandra Bullock

eran las reinas de Hollywood. Vincular sus nombres a un proyecto eran motivo suficiente para que una película se pusiera en marcha y entre las tres acaparaban salas de cine siempre repletas de gente dispuesta a verlas ser las protagonistas del cuento. Ellas filmaban sin parar, como si en la cantidad de películas realizadas residiera la fórmula para evitar ser encasilladas como heroínas románticas. Cada una en su estilo, buscaron su camino e intentaron construir una carrera lo más diversa posible.

Si Roberts decidió esconder su sonrisa incandescente en proyectos como

Línea mortal

,

Durmiendo con el enemigo

o

El informe pelícano;

Ryan intentó cambiar su imagen con proyectos como

Prueba de vida

y

En carne viva

, Bullock optó por utilizar la etiqueta “de la vecina de al lado” que le había impuesto la industria para ponerse en acción. Ese recorrido que muchas veces hizo que los críticos pusieran en duda su rango interpretativo, un prejuicio que las películas, el paso del tiempo y un premio

Oscar

se ocuparon de desarmar.


Tiempo de matar

Tiempo de matar (1996).

Dirigida por

Joel Schumacher

a partir de una novela de John Grisham, en esta película Bullock no es la protagonista. Después de convertirse en un estrella gracias a

Máxima velocidad, Mientras dormías

y

La red

, la actriz se sumó al proyecto que encabezaban

Matthew McConaughey

y

Samuel L. Jackson

y del que también participaba

Kevin Spacey.

El drama legal ambientado en el sur de los Estados Unidos cuenta la historia de un horrible crimen cometido por dos hombres blancos contra una niña negra, que pone en evidencia el racismo y las diferencias sociales del lugar. Con la eficacia para entretener de los relatos basados en las novelas de Grisham como

The Firm: Fachada

,

Tiempo de matar

le dio a la actriz la posibilidad de sumarse a una historia que le interesaba contar y crear un personaje, una idealista estudiante de derecho, muy distinto a los que había interpretado hasta ese momento.

Disponible en Amazon Prime Video


28 días

28 días (2000).

Cuando el mundo ya estaba convencido de que no había estrella más simpática y divertida que Bullock, la actriz decidió que era un buen momento para patear el tablero y mostrar otra cosa. O al menos encarnar a un personaje que fuera difícil de querer. En este drama dirigido por

Betty Thomas

, ella es Gwen, una periodista en apariencia despreocupada, inteligente y algo cínica pero feliz. Aunque rápidamente queda claro que toda su alegría de vivir en realidad apenas oculta una vida de excesos, que la lleva a tener que pasar los 28 días del título en un centro de rehabilitación. Allí, Gwen primero se resistirá con todos sus recursos intelectuales a hacerse cargo de sus adicciones, para luego descubrir que había algo más en ella que esa chica siempre disponible para divertir y divertirse. Una suerte de declaración de principios metadiscursiva sobre sus capacidades actorales, que a Bullock le alcanzaban para trazar el complejo arco dramático de la historia.

Disponible en Netflix


Amor a segunda vista

Amor a segunda vista (2002).

Al tiempo que las comedias románticas parecían ser un género en extinción con pocas posibilidades de volver a ocupar los espacios de privilegio de la década pasada, el dúo dinámico formado por

Hugh Grant

y Bullock demostró que bien hecha, la comedia romántica es irrompible. En este caso, todos los elementos funcionan a la perfección.

La historia escrita y dirigida por Marc Lawrence

aprovecha los puntos fuertes de sus protagonistas y la inmensa química entre ellos. Grant, en su etapa de pícaro seductor, interpreta a George Wade, un magnate inmaduro y algo solitario que encuentra a su complemento perfecto en Lucy Kelson, la abogada de izquierda y adalid de todas las causas nobles que interpreta Bullock. La relación laboral, claro, dejará lugar al romance que la película consigue plasmar en pantalla desde el comienzo. La rigidez de Lucy y sus principios inquebrantables que la vuelven a veces un poco demasiado pesada, y la liviandad extrema e irresponsable de George se combinan escena tras escena hasta lograr una película que equilibra con destreza los dos componentes esenciales de la comedia romántica.

Disponible en Amazon Prime Video y en Netflix.


Chicas armadas y peligrosas

Armadas y peligrosas (2013).

Para muchos actores, ganar el Oscar es un arma de doble filo. Una vez conseguida la preciada estatuilla, las expectativas alrededor de sus próximos proyectos son tantas que algunos suelen dar algún paso en falso. En el caso de Bullock, después del Oscar que ganó como mejor actriz por la película

Un sueño posible

, su primer intento fue la fallida

Tan fuerte y tan cerca

pero a ese melodrama lo siguió con la fantástica comedia de acción

Chicas armadas y peligrosas

, un poco inspirado título local para una película que puso a brillar el talento de Bullock para la comedia. Dirigida por Paul Feig (

Damas en guerra

) y compartiendo el protagonismo con

Melissa McCarthy

, la actriz interpretó a la agente del FBI Sarah Ashburn, una oficial respetuosa de las reglas al punto de irritar a sus compañeros y especialmente a la policía que encarna McCarthy.

Disponible en Flow


Gravedad

Gravedad (2013).

Pocos meses después del estreno de

Chicas armadas y peligrosas

, y casi en el otro extremo del espectro cinematográfico, Bullock protagonizó el film dirigido por

Alfonso Cuarón

. Aunque la coincidencia de ambas películas no fue intencional -los complicados efectos visuales de

Gravedad

atrasaron su lanzamiento-, para la actriz fue la más clara demostración de su versatilidad. En un mismo año, Bullock se destacó en la comedia y le dio humanidad e intensidad al drama introspectivo cuyo rodaje estuvo plagado de desafíos tecnológicos. Mientras Cuarón y su director de fotografía Emmanuel Lubezki (ambos ganadores del Oscar por este film), utilizaban la tecnología para crear un relato visualmente prodigioso, a la actriz, nominada al premio de la Academia por el papel de la astronauta Ryan Stone, le tocó aportar sensibilidad y emoción a una historia que sin ella solo hubiera sido una gran hazaña técnica.

Disponible en Netflix

ADEMÁS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Articulos relacionados

Leave a Comment