Menú

Seguínos

Para el CEO de Fiat-Peugeot, la salida de Ford de Brasil es “una advertencia” para el sector


Carlos Tavares, CEO de Stellantis, grupo automotor surgido de la fusión de Groupe PSA y Fiat Chrysler Automobiles, se refirió la situación del sector en la región Crédito: Peugeot
19 de enero de 2021  • 19:03

Carlos Tavares, director ejecutivo de Stellantis, grupo automotor surgido de la fusión de Groupe PSA y Fiat Chrysler Automobiles, dedicó varios minutos a hablar sobre la situación actual del sector automotor en América Latina durante una conferencia de prensa digital titulada “Construyendo un nuevo líder mundial de movilidad sustentable”. Advirtió sobre las trabas a la producción y señaló que “los países y la región deben decidir si quieren tener una industria automotriz o no”.

“Hay un momento en el cual, al navegar contra las restricciones, las regulaciones, los derechos arancelarios, uno termina teniendo una situación que ya no es manejable. Debemos darnos cuenta de que hay un límite al viento de frente que podemos enfrentar”, continuó.

Respecto del cierre de la producción de Ford en Brasil, indicó que “lo que sucedió la semana pasada es una advertencia” para todo el sector y completó: “Uno debe tener en cuenta que todas las compañías tienen sus límites. Es un comentario amistoso, pero la gente debe entender que no puede seguir añadiéndole restricciones a la industria del automóvil. Llega un momento en que ya no se puede manejar”.

Por otro lado, aclaró que la situación de Stellantis no es similar a la de Ford: “Nuestros equipos, especialmente los de FCA, han hecho un trabajo estelar en América Latina. PSA y FCA tienen el 17% del mercado, es una porción competitiva. Continuaremos mejorando nuestra operación y nos aseguraremos de que América Latina tenga la autonomía para continuar diseñando y produciendo los productos que son tan cercanos a sus corazones”.

Se refirió también a la electrificación de los vehículos, proyecto en el que la empresa pretende avanzar en los próximos años, atribuyéndole la responsabilidad a los gobiernos por su incidencia en el poder de compra de sus ciudadanos. “Tenemos la tecnología, la capacidad de manufactura, pero no podemos asegurar que esa movilidad sea asequible para sus ciudadanos. La electrificación implica un alza de costos. O las empresas se ponen en aprietos reduciendo sus márgenes de ganancia para mantener accesibles sus productos a los consumidores o incrementan el precio para proteger estos márgenes en desmedro de parte de sus clientes. La electrificación no está llevando aún a algo que sea muy accesible para las clases medias de estas sociedades”, dijo.

Brasil, México y la Argentina son los tres países latinoamericanos con mayor producción de automóviles. En la Argentina, la industria automotriz representa el 11% de las exportaciones y es el segundo rubro más importante de exportación.

Conforme a los criterios de

Más información

ADEMÁS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Compartir nota

Lo más leído
Noticias Relacionadas
Últimas Noticias