Menú

jueves, diciembre 7, 2023

Seguínos

La virtud de Diego Schwartzman de nunca estancarse

No era sencillo el debut oficial de Diego Schwartzman en la temporada 2021, la siguiente a la del mejor año de su carrera en el que alcanzó, por ejemplo, cuatro impactos por primera vez: ser top ten, jugar el Masters, acceder a las semifinales de un Grand Slam, disputar la final de un Masters 1000 y derrotar a Rafael Nadal (y en polvo de ladrillo, además).

En esa presentación en la Copa ATP enfrentó a Daniil Medvedev, el cuarto jugador del ranking mundial que llegó a Melbourne con una racha de 10 triunfos consecutivos y dos títulos conseguidos (el Masters 1000 de París y el Masters, nada menos) en el cierre de 2020. ¿Y qué pasó? El ruso ganó en sets corridos. Pero la derrota arrojó una certeza alrededor del juego de Schwartzman que bien vale la pena analizar.

Más de uno podría conformarse con todo lo que logró el año pasado el mejor tenista argentino. Sin embargo el trabajo de la pretemporada junto a su equipo pareció, claramente, buscar alternativas para dar otro salto de calidad. En lo táctico, eso se vio rápidamente, en el primer punto con su servicio del partido ante Medvedev. ¿Qué hizo allí Schwartzman? Sacó y se fue a la red. No fue producto de la casualidad. Sino que resultó de la causalidad. Porque esa jugada la intentó después en varias oportunidades más. Y muchas veces con éxito.

Daniil Medvedev le ganó en el debut en la Copa ATP, pero el Peque dio pelea. Foto Paul Crock /AFP

Se sabe que Schwartzman no tiene ni por asomo uno de los mejores saques del circuito. Por diferentes motivos aunque uno resulta evidente: su altura -sin contarlo a él, los dos top ten más bajos son Rafael Nadal y Dominic Thiem que le llevan… 15 centímetros- le impide tener la potencia de los servicios de la mayoría de los mejores. Esa virtud la reemplaza con la variedad y con los efectos. Mal no le fue a la vista de los resultados.

Pero lo interesante es señalar esas ganas de cambiar para seguir mejorando. Para crecer aún más en la elite. No se conforma Schwartzman. Está en su mentalidad ganadora. En su espíritu competitivo. En su corazón indomable que lo obliga a ir siempre por más aunque ya haya llegado a la cima. Ese es un mérito enorme. Aunque no siempre resulte valorado.

Mirá también

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Compartir nota

Lo más leído
Noticias Relacionadas
Últimas Noticias