una-actriz-de-“game-of-thrones”-conto-que-la-torturaron-durante-10-horas-en-una-escena:-“fue-el-peor-dia-de-mi-vida”Sin categoría 

Una actriz de “Game of Thrones” contó que la torturaron durante 10 horas en una escena: “Fue el peor día de mi vida”

Si algo generó Game of Thrones fue una legión de seguidores que, hasta ahora, siguen fascinados con la ficción que este año cumplió una década de su primer episodio. Pero también, la serie basada en la obra de George R. R. Martin, provocó situaciones polémicas por la violencia y los abusos que mostró en pantalla. Una actriz contó que durante el rodaje de la última escena en la que participó fue torturada durante 10 horas.

Hannah Waddingham encarnó a la septa Unella, una de las fanáticas religiosas que aparece entre las temporadas 5 y 6 y que se enfrenta con Cersei, interpretada por Lena Headey. La escena a la que se refirió es la del cierre de su participación en el ciclo, cuando la heredera de la casa Lannister se cobra venganza de una forma muy particular.

El método de tortura usado es el waterboarding, que consiste en inmovilizar a una persona sobre una tabla y tirarle agua en la boca y nariz para generar la sensación de ahogamiento. A pesar de haber sido una ficción, Waddingham manifestó que fue traumático lo que padeció durante las 10 horas en las que se extendió el rodaje.

La filmación duró 10 horas. (Foto: HBO)

“Fue el peor día de mi vida. Lena se sintió incómoda tirándome el líquido en la cara durante tanto tiempo, y yo estaba fuera de mí. Pero en esos momentos, decís, ‘¿sirve la escena y sigo?’ o te acobardás y pensás, ‘esto no es para lo que firmé contrato’”, comentó en Waddingham, en el reportaje que le hicieron para la cuenta de YouTube Collider Ladies Night.

La intérprete, además, reveló que la secuencia iba a ser aún más violenta, pero que los autores cambiaron el foco de la tortura. “Mi personaje iba a ser abusada por ‘La Montaña’, pero habían tenido tantas quejas por la violación de Sansa que decidieron cambiar. Lo increíble fue que lo modificaron a último momento”, comentó.

Waddingham cree que, incluso, el nuevo foco lo decidieron “cuando volaba desde Belfast”. “De repente, me mandaron nuevos arreglos que decían que necesitaría un traje de neoprene. Creí que estaban equivocados”, recordó. Cuando llegó al set, entonces, descubrió de qué se trataba la escena.

Tras el rodaje, la actriz aseguró que, al volver al hotel, no podía hablar y solo podía emitía susurros con su voz. “Me salieron moretones como si me hubieran atacado”, precisó.

No fueron solo consecuencias físicas las que soportó: también psicológicas. Waddingham aseguró que le dio claustrofobia el agua, debido al tiempo en el que se extendió la filmación. “Es demasiado estar sumergida 10 horas y que después solo usen un minuto 37 segundos en pantalla”, enfatizó.

La ficción creada a partir de las novelas de George R. R. Martin no es un producto convencional, tanto si se lo analiza por el alto nivel de presupuesto que tuvo como desde el punto de vista del argumento.

En las ocho temporadas que van entre 2011 y 2019 hay escenas en las que se ven incestos, decapitaciones, dragones que queman ciudades enteras, parricidios, envenenamientos, violaciones y batallas dignas del mejor cine bélico.

Game of Thrones recorre las luchas y guerras que hay dentro del mundo de Westeros, en el que siete reinos se disputan el trono de hierro.

Dentro de esos reinos, hay casas de familias. Las más relevantes son las que encabezan los Lannister, los Stark y los Targaryen. Todos sus integrantes no luchan solo por el poder, sino contra un mal mayor: los white walkers y su ejército de muertos vivos que lidera el temible Night King.

Articulos relacionados