por-que-las-aplicaciones-de-alerta-de-coronavirus-de-apple-y-google-no-tuvieron-tanto-exitoTecnología 

Por qué las aplicaciones de alerta de coronavirus de Apple y Google no tuvieron tanto éxito

Sarah Cavey, una agente inmobiliaria de Denver, se emocionó el pasado otoño cuando Colorado presentó una aplicación para advertir a la gente de posibles exposiciones al coronavirus.

Basada en software de Apple y Google, la aplicación estatal para teléfonos inteligentes utiliza señales Bluetooth para detectar a los usuarios que entran en contacto cercano. Si un usuario da posteriormente un resultado positivo, puede notificarlo de forma anónima a otros usuarios de la aplicación con los que se haya cruzado en restaurantes, trenes o cualquier otro lugar.

La Sra. Cavey se descargó inmediatamente la aplicación. Pero después de dar positivo en el virus en febrero, no pudo obtener el código de verificación especial que necesitaba del estado para advertir a otros, dijo, incluso después de llamar al departamento de salud de Colorado tres veces.

La Sra. Cavey dijo que la aplicación se anuncia para que la gente se sienta bien, y añadió que desde entonces había eliminado la aplicación, llamada CO Exposure Notifications, por frustración. “Pero realmente no está haciendo nada”, agregó.

El departamento de salud de Colorado dijo que había mejorado su proceso y ahora emite automáticamente los códigos de verificación a cada persona en el estado que da positivo.


Junto con Apple y Google, distintos gobiernos lanzarno apps de trackeo de covid. Foto Reuters

Cuando Apple y Google anunciaron el año pasado que estaban trabajando juntos para crear un sistema basado en teléfonos inteligentes para ayudar a frenar el virus, su colaboración parecía un cambio de juego.

Los rastreadores de contactos humanos no daban abasto con el aumento de casos de virus, y las empresas rivales, cuyos sistemas hacen funcionar el 99% de los teléfonos inteligentes del mundo, tenían el potencial de alertar rápida y automáticamente a mucha más gente.

Pronto, Austria, Suiza y otros países introdujeron aplicaciones antivirus basadas en el software de Apple y Google, al igual que unas dos docenas de estados norteamericanos, entre ellos Alabama y Virginia. Hasta la fecha, las aplicaciones se han descargado más de 90 millones de veces, según un análisis de Sensor Tower, una empresa de investigación de aplicaciones.

No funcionan del todo bien


Google Maps también identifica por zonas afectadas por Covid-19. Foto: Google.

Sin embargo, algunos investigadores afirman que las decisiones políticas y de producto de las empresas limitan la utilidad del sistema, lo que plantea dudas sobre el poder de las grandes empresas tecnológicas para establecer normas mundiales en materia de herramientas de salud pública.

Los informáticos han informado de problemas de precisión con la tecnología Bluetooth utilizada para detectar la proximidad entre smartphones.

Algunos usuarios se han quejado de notificaciones fallidas. Y hasta la fecha hay pocas investigaciones rigurosas sobre si el potencial de las aplicaciones para alertar con precisión a las personas de la exposición al virus compensa los posibles inconvenientes, como avisar falsamente a las personas no expuestas, realizar demasiadas pruebas o no detectar a los usuarios expuestos al virus.

“Sigue siendo una cuestión abierta si estas aplicaciones ayudan a rastrear los contactos reales, si son simplemente una distracción o si incluso pueden causar problemas”, escribieron Stephen Farrell y Doug Leith, investigadores de informática del Trinity College de Dublín, en un informe de abril sobre la aplicación de alerta de virus de Irlanda.

En Estados Unidos, algunos funcionarios de salud pública e investigadores dijeron que las aplicaciones habían demostrado tener beneficios modestos pero importantes. En Colorado, más de 28.000 personas han utilizado la tecnología para notificar a sus contactos una posible exposición al virus. En California, que introdujo una aplicación de seguimiento de virus llamada CA Notify en diciembre, unas 65.000 personas han utilizado el sistema para alertar a otros usuarios de la aplicación, según el estado.


Alabama fue afectada fuertemente por el Covid y, encima, por tornados en marzo de este año. Foto AFP

“La tecnología de notificación de la exposición ha tenido éxito”, dijo el Dr. Christopher Longhurst, director de información de UC San Diego Health, que gestiona la aplicación de California. “Ya sean cientos de vidas salvadas o docenas o un puñado, si salvamos vidas, eso es algo importante”.

En un comunicado conjunto, Apple y Google dijeron: “Estamos orgullosos de colaborar con las autoridades de salud pública y proporcionar un recurso -que muchos millones de personas de todo el mundo han habilitado- que ha ayudado a proteger la salud pública”.

Basado en parte en ideas desarrolladas por Singapur y por académicos, el sistema de Apple y Google incorporó protecciones de privacidad que dieron a las agencias de salud una alternativa a las apps más invasivas. A diferencia de las aplicaciones de rastreo de virus que rastrean continuamente el paradero de los usuarios, el software de Apple y Google se basa en las señales Bluetooth, que pueden estimar la distancia entre los teléfonos inteligentes sin necesidad de conocer la ubicación de las personas. Y utiliza códigos de identificación rotativos -no nombres reales- para registrar a los usuarios de la aplicación que entran en contacto estrecho durante 15 minutos o más.

En Alabama, por ejemplo, la aplicación estatal de alerta del virus GuideSafe se descargó unas 250.000 veces, según Sensor Tower. Pero las autoridades sanitarias del estado dijeron que sólo habían podido confirmar los resultados positivos de las pruebas de 1.300 usuarios de la aplicación. Se trata de una cifra muy inferior a la que esperaban las autoridades sanitarias, ya que más del 10% de los habitantes de Alabama han dado positivo en las pruebas del coronavirus.

“La aplicación sería mucho más eficiente si esos procesos fueran menos manuales y más automatizados“, dijo el Dr. Scott Harris, que supervisa el Departamento de Salud Pública de Alabama.

Colorado, que emite automáticamente los códigos de verificación a las personas que dan positivo en las pruebas, ha informado de tasas de uso más elevadas. Y en California, la UC San Diego Health creó una línea de ayuda específica a la que pueden llamar los usuarios de la aplicación si no reciben sus códigos de verificación.

El Dr. Longhurst, director de información del centro médico, dijo que la aplicación de California había resultado útil como parte de una iniciativa de salud pública más amplia en todo el estado que también incluía el uso de mascarillas y pruebas de detección de virus.

“No es una panacea”, dijo. Pero “puede ser una parte eficaz de la respuesta a una pandemia”.

Fuente: The New York Times.

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados