tenis:-diego-schwartzman-y-el-orgullo-de-ser-olimpicoDeportes 

Tenis: Diego Schwartzman y el orgullo de ser olímpico

Se acerca Tokio 2020 y siempre hay una incógnita alrededor de los tenistas: ¿les interesa de verdad participar de la máxima celebración deportiva del planeta o les da absolutamente lo mismo? Y, más aún, ¿prefieren tomarlos como un torneo más en su calendario y enfocarse a sus carreras individuales? En Argentina se sabe lo que para Juan Martín Del Potro significan las dos medallas obtenidas en 2012 y 2016: sólo repetir su experiencia olímpica en la capital japonesa es su gran -y única- motivación inmediata para volver a jugar. Un compatriota del tandilense, por ejemplo, en voz baja siempre se lamentó por no haber sabido aprovechar la experiencia inigualable de Río de Janeiro 2016. El fue y compitió como si los Juegos Olímpicos fueran una parada más en el circuito y ni siquiera quiso ir a la villa. Grueso error.

A Diego Schwartzman le preguntaron en la previa de Roland Garros por su momento irregular, con más derrotas que victorias en la temporada europea de canchas lentas, y por la importancia de repetir su excelente actuación de 2020 en el Grand Slam de polvo de ladrillo. Pero al top ten se le iluminaron los ojos cuando tuvo que hablar de los Juegos Olímpicos. “Estoy muy emocionado por poder jugar mis primeros Juegos. Tuve la mala suerte de quedar tercero en la lista de argentinos para ir a Río de Janeiro. Me dio mucha rabia no poder haber estado ahí y eso hace entender la valía que tiene poder estar clasificado para esa cita. En Argentina no se olvidan de los grandes triunfos en este tipo de eventos. Sería un sueño poder ganar una medalla representando a Argentina. Ojalá cuando termine mi carrera pueda ver alguna medalla olímpica en mi vitrina”, contestó sin vueltas. Más claro, imposible.

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados