chelsea-es-el-campeon-de-la-champions-league:-la-batalla-tactica-que-tuchel-le-gano-a-guardiolaDeportes 

Chelsea es el campeón de la Champions League: la batalla táctica que Tuchel le ganó a Guardiola

Un día antes, el que probablemente sea el técnico más alto del mundo (mide 1,90 metro) advirtió: “La final no es Tuchel contra Guardiola, esto no es un partido de tenis.

Se equivocó. Gran parte del análisis de la final pasa por el duelo de entrenadores. No fue, es cierto, un partido de tenis; se pareció más bien a una partida de ajedrez. Y aunque Thomas Tuchel le dio la ventaja de haberle ganado dos partidos a Pep en poco tiempo, en los que le mostró las piezas y los movimientos, el alemán volvió a imponerse.

Sobre todo en el primer tiempo, Tuchel la ganó con claridad a Guardiola. La táctica y la estrategia se podría reducir a encontrar la forma de maximizar las virtudes propias y minimizar las del rival, y eso va mucho más allá del, simplificando el análisis, 5-2-2-1 que usó uno y el 4-3-3 que eligió el otro. La otra clave es convencer a los intérpretes.


El dueño de la Orejona. Thomas Tuchel. Foto: EFE

En esos primeros 45 minutos casi perfectos, el Chelsea no dejó ningún resquicio por donde ser lastimado y abrió grietas desconocidas hasta aquí en un Manchester City que llegaba invicto y mucho más sólido en defensa que en temporadas anteriores. Pero Phil Foden no encontraba un lugar donde hacer pesar su zurda y del otro lado la defensa celeste no sabía dónde buscar a Timo Werner, quien de haber estado más fino en la definición hubiera sentenciado la final en esa primera parte.

Tuchel es el primer técnico que llega dos veces seguidas a la final de la Champions con equipos distintos. En la anterior, también frente al favorito (Bayern Múnich), le había ganado la batalla táctica a Hansi Flick, pero el 1-0 se inclinó sin justicia hacia el lado del gigante alemán. Paris Saint-Germain, como ahora Manchester City, se quedó sin poder tocar la ansiada y esquiva Orejona.

Por estas horas, en el PSG estarán reflexionando sobre la decisión que comunicaron el 29 de diciembre de 2020: despedir a Tuchel.


Dos viejos conocidos. Tuchel y Guardiola. Foto: DPA

Del otro está Guardiola. Rediseñó al City de manera que parecía hecho para la Champions: menos brillante pero menos ingenuo. No fue suficiente. Perdió un solo partido, pero el que no había que perder. Sigue siendo, aún en la derrota, un referente. No le salió bien la sorpresa de poner a Gündogan como único volante central. No pudo desenmarañar la estructura rival porque ninguno de sus soldados se impuso en el uno contra uno. Terminó tirando centros y hasta lo pudo empatar en un final en el que Chelsea sólo resistía. Pero la diferencia se había sellado antes.

Se trata de un nuevo capítulo de una historia repetida: el alumno le gana al maestro.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados