pizzi-sobrevivio-a-un-calvario,-elimino-a-boca-tras-75-anos-y-llevo-a-racing-a-la-finalDeportes 

Pizzi sobrevivió a un calvario, eliminó a Boca tras 75 años y llevó a Racing a la final

Juan Antonio Pizzi estaba viviendo un calvario. Prácticamente desde que llegó, fue mirado de reojo en Racing. Había sido elegido por Rubén Capria, el mánager que llegó para reemplazar a Diego Milito. Sin embargo, a los dirigentes no los llenaba. Y con poco tiempo de trabajo empezaron a minarle el camino. Tanto, que después de la dura goleada que recibió de River en la final de la Supercopa Argentina en Santiago del Estero, empezaron a menospreciarlo. Sin embargo, tres meses después, la historia es otra y Pizzi metió a La Academia en la final de la Copa de la Liga Profesional luego de que su equipo eliminara a Boca por penales en San Juan.

“Fue un partido de mucha tensión, no hubo elaboración. La cancha no estaba bien como para hacer un gran juego. Nosotros tratamos de imponer lo nuestro, ellos lo suyo, ya que los dos equipos tienen muchas virtudes, pero en el partido prevalecieron las defensas por sobre los ataques. Creo que merecimos llegar hasta acá, hicimos un gran esfuerzo. Y hay que disfrutarlo”, analizó Pizzi con tranquilidad mientras sus jugadores saltaban y gritaban a puro festejo por el pase a la final.

Enseguida, Pizzi dejó una frase de colección. Como para decir que él no tiene que rendirle examen a nadie. Y que después de haber logrados muchos objetivos dentro de la cancha, lo que venga será para seguir agregando nuevas historias a su historia. Ante la pregunta del cronista de la transmisión televisiva sobre si el fútbol le estaba dando una revancha después de lo sufrido en los últimos meses, el entrenador afirmó: “El fútbol ya me dio mucho más de lo que puede darle a cualquier ser humano”. Y agregó: “Estoy tranquilo y contento. Hemos tenido un semestre muy intenso, muy duro, con poco descanso”.

Pizzi tampoco se quedó en las quejas que se generaron en Racing luego de que el cambio de fechas hiciera que perdiera a Gabriel Arias y a Eugenio Mena, quienes tuvieron que sumarse a la Selección de Chile. Y tampoco tiró frases revanchistas. “No, no dimos ventajas por no contar con ellos”, respondió. Y siguió: “Nosotros tenemos un plantel completo. Lamentablemente, hay circunstancias que no dependen ni de mí, ni de Racing, ni de la AFA ni del país. Es una situación a nivel mundial, son las reglas y la situación era ésta. Me alegro por Arias y por Mena, que puedan estar en su Selección, algo que es muy importante y espero que estén disfrutando en la concentración de Chile”.

Pizzi habló con templanza. Y con la tranquilidad que le da saber que pudo torcerles el pensamiento a los dirigentes de Racing en poco tiempo. Blanco ya había asegurado su continuidad, pero lo que pocos imaginaban hace tres meses es que Juan Antonio metiera a La Academia en una final.

Para ello, Pizzi no se achicó cuando recibió piedrazos de todos lados en Avellaneda. Se plantó. “Necesitamos que todos estemos juntos. El Mago (Capria) mostró su confianza en mí desde que me contrató. Y me lo hizo saber en estas horas posteriores. Porque nos pegamos un golpe muy duro de los que no son habituales. De la única manera que se sale es todos juntos… Me hubieran gustado algunas palabras, entre comillas, corporativas o institucionales…”, dijo Pizzi tras una victoria sobre Rosario Central en el Cilindro Avellaneda. No pudo usar los términos adecuados en ese instante, pero el concepto de su frase fue claro y tuvo destinatarios inequívocos: Blanco y la dirigencia.

Los días pasaron. El equipo tenía altibajos y Pizzi seguía en la cuerda floja. Tal es así que la dirigencia llegó a pensar en Antonio Mohamed. Pero Juan Antonio, de a poco, se fue afirmando. Su equipo le ganó el clásico a Independiente pero tuvo otro golpe contra Central Córdoba, otra vez en Santiago. Parecía que todo se desmoronaba, pero luego de una gran victoria a San Lorenzo se metió en los cuartos de final de la Copa de la Liga Profesional, eliminó a Vélez por penales y así llegó a las semifinales de San Juan. Además, hizo una gran frase de grupos en la Copa Libertadores, clasificándose en el primer lugar, dejando en el segundo puesto a San Pablo, nada menos.

Hasta que llegó esta semifinal contra Boca. Y la definición por penales. Y el triunfo de Racing. Y la clasificación a la final. Y…San Juan Antonio Pizzi.

Mirá también

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados