uno-de-cada-tres-hogares-no-tiene-conexiones-fijas-de-internetEconomía 

Uno de cada tres hogares no tiene conexiones fijas de Internet

El vaso medio lleno es que la Argentina es el segundo país de Latinoamérica en penetración de conexiones fijas en hogares. En el 68% de los hogares hay una conexión fija de Internet y ese es un valor sólo superado en la región por Uruguay. El vaso medio vacío es que, mirando hacia adentro de la composición de ese dato surgen muchas disparidades entre las provincias.

El otro dato preocupante es el ritmo en el que avanzan las inversiones que hacen falta para que todos los hogares tengan conexiones fijas de Internet.

La Cámara Argentina de Internet –CABASE- presentó el reporte CABASE Internet INDEX que condensa, con datos propios del Enacom y otras fuentes, el estado de la conectividad y los servicios de internet fija en la Argentina y la región. En su último reporte se destaca que que el 32% de los hogares de Argentina hoy no cuentan con conectividad fija a internet. Y detalló que, al cuarto trimestre del 2020, Argentina registró un incremento en del 8.9% en el total de los accesos fijos a internet, alcanzando en el mes de diciembre los 9.571.562 accesos.

Pero, como se mencionó, uno de los aspectos críticos al analizar la penetración de conexiones fijas de Internet es que hay mucha disparidad entre distritos. Las provincias con mejor performance en cuanto a niveles de penetración de internet fija cada 100 hogares son Capital Federal (108%), La Pampa (82%), San Luis (82%), Córdoba (78%), Tierra del Fuego (76%), Santa Fe (74%). En el otro extremo aparecen Mendoza con una tasa de penetración del 39%, Santa Cruz con 37%, San Juan con 36% y Formosa con 32%.

¿Cuánto tiempo llevaría resolver esa brecha de hogares sin conexión fija que hoy representan el 32% a nivel país? Según estudios de CABASE, unos 12 años, teniendo en cuenta que el nivel de crecimiento durante los últimos 5 años fue en promedio del 2,8% anual. “Es un ritmo claramente muy lento para alcanzar la universalización del servicio”, marcan desde esa entidad.

Al respecto de estos valores PERFIL CORDOBA dialogó con el presidente de CABASE, Ariel Grazier: “Como en el desarrollo de toda infraestructura uno planifica en el largo plazo y esto demuestra que hacen falta políticas públicas coherentes que promuevan el desarrollo de infraestructura tanto a nivel nacional como provincial y municipal porque en muchos lugares hay planificados proyectos para llevar tendido de fibra óptica al hogar, pero no se consiguen los permisos municipales o de alguna entidad provincial o municipal, hay muchas trabas que no tienen que ver con la falta de deseo de inversión y encontramos proyectos que tienen más de un año de atraso”.

“A esto se suma la incidencia del famoso DNU que ha congelado los precios y nos impide tener planes de negocios claros. Entonces muchas inversiones se han parado por eso hasta tener más claridad. Algunas compañías han judicializado el DNU. Hay un cable del interior de Córdoba que logró una cautelar, hay otro en Buenos Aires. Que Internet es esencial nadie lo discute. Ahora, transformar un servicio que estaba en competencia y es licenciado en un servicio público genera muchas dificultades porque no eran las condiciones con las cuáles empezamos a operar. Este cambio de escenario abrupto generó esta situación. Hoy hay compañías que pueden aumentar sus precios de la manera que ellas lo consideren y hay otras que no, que tienen que esperar que el Enacom los autorice, con lo cual hay un desbalanceo muy grande en la industria”, remarca Grazier.  

-¿Qué pasó con la brecha digital durante la pandemia?


-Nosotros no estamos midiendo hoy la penetración del móvil, pero creemos que el móvil ha resuelto muchos problemas donde no hay conexión fija porque la penetración del móvil es superior al 100% en Argentina. Pero el punto más flojo de la cadena es el wifi hogareño. Ahí descubrimos que el wifi no soportaba a 5 personas estudiando y trabajando simultáneamente. Y hasta que la pandemia no pasó esa simultaneidad no la teníamos. Sin embargo, el ancho de banda promedio creció mucho en un año, de 12 a 20 megas.

-¿La pandemia ralentizó las inversiones?


-Las inversiones se ralentizaron, pero no por la pandemia, sino por el DNU. Porque el DNU da incertidumbre a los planes de negocio. Eso es lo que le estamos pidiendo al gobierno. Certidumbre de cómo vamos a resolver los planes de inversión, los precios. Sin eso no sabes cuándo vas a poder recuperar. Hoy estamos haciendo algunos mantenimientos y nada más, no se están haciendo cosas nuevas. Es muy difícil que se piense en cosas nuevas. El 85% de las inversiones se hacen con productos importados y dolarizados, ni la fibra óptica se fabrica en Argentina, con lo cual es muy lógico que esto pase.

-¿De cuánto sería el atraso tarifario del sector?


-Hace dos semanas nos iban a dar un 3% de aumento para junio y un 5% para julo, estuvo media hora en la página de Enacom y después lo bajaron. Con ese nivel de idas y vueltas es muy difícil trabajar. En lo que va de la pandemia llevamos un 20% de aumento, contra una inflación de más del 50%. Ese es el nivel del fuerte atraso tarifario.



Segunda ola: el tráfico se dispara nuevamente


Según CABASE, el aislamiento estricto impuesto en los grandes centros urbanos y las regiones consideradas de alto riesgo epidemiológico durante el pasado mes de mayo generaron un nuevo incremento del tráfico de datos que circula en la Red Nacional de 32 Puntos Regionales de Interconexión de Internet (IXP) de CABASE, que superó la marca de los 1.000 Gbps en mayo de este año, mostrando un crecimiento del 10% respecto de la media del mes de abril de 2021. Esto se suma al incremento cercano al 50% en el volumen promedio de tráfico entre diciembre de 2019 y diciembre de 2020.

Articulos relacionados