san-jose-del-morro-celebra-la-restauracion-de-su-iglesia,-testigo-de-la-historia-de-san-luisEconomía 

San José del Morro celebra la restauración de su Iglesia, testigo de la historia de San Luis

Construida en el siglo XVIII, aún es el corazón del pueblo. En sus más de 200 años de construcción, un Papa rezó ante su altar, los ranqueles la incendiaron dos veces, un terremoto destruyó su techo y héroes de la Patria se hincaron ante sus imágenes. 

La Iglesia de San José del Morro, desde su construcción en el siglo XVIII, ha sido escenario de numerosas historias de la provincia, de la Patria y de sus vecinos. Preservarlas es lo que busca el Ministerio de Obras Pública, al iniciar las tareas de refacción y puesta en valor del edificio. Los trabajos comenzaron formalmente el pasado martes.

En sus primeros años, entre 1800 y 1850, la cubierta de madera de la Iglesia fue incendiada dos veces por malones ranqueles de la zona. Allí también ardieron los registros que albergaba, por lo que no se puede precisar cuándo Giovanni Maria Mastai-Ferret, quien fue Papa entre 1846-1878 con el nombre de Pío IX, se alojó en la sencilla habitación que linda con la capilla y rezó ante su altar. Sin embargo, el registro de su estancia allí de paso hacia el Pacífico, ha quedado guardado en la memoria de los vecinos.

La capilla no sólo fue testigo de hechos históricos sino también naturales. Si bien no hay registros precisos, un terremoto tiró por completo el techo de la iglesia que fue a dar al patio lateral, sobre la imagen de la Virgen que aún se encuentra allí. Probablemente haya sido consecuencia del movimiento símico, que asoló San Juan en 1944 y afectó todo Cuyo.

Además de su importancia histórica, la Iglesia sigue siendo parte de la historia actual de San Luis; fue la puerta de ingreso a la Provincia para Monseñor Gabriel Barba: “Un enero llegué de visita con el obispo de La Rioja Dante Braida a descansar, sin saber que en julio de ese mismo año me convertiría en Obispo de la Provincia. Estuve mucho en iglesias históricas del norte argentino y vi la similitud entre ellas y la de San José de El Morro, en cuanto a arquitectura e imágenes porque son de la misma época. La belleza de esta iglesia la da su sencillez, que nunca debe perderse y en este caso es prueba, que lo sencillo es hermoso”, relató el Obispo de San Luis.

La Iglesia de San José de El Morro es también parte de la historia personal de los vecinos. María Eva Funes nació en esta localidad en 1935 y allí se casó con Saturnino Luna a principios de la década del ’60: “El piso de la iglesia era de mosaicos blancos y negros, y el día de mi boda la iluminación eran puras velas y sol de noche porque no había aún electricidad en el pueblo”, recuerda.

El antiguo edificio era también centro de las celebraciones: “Cada 19 de marzo, cuando comenzaban las fiestas patronales, fieles de Juan Llerena, El Guanaco, La Toma y demás parajes, llegaban en sulky, de noche. Se apostaban frente a la plaza, que estaba alambrada y tenía cuatro molinetes para ingresar, uno en cada esquina. Eran nueve días de celebración que los chicos esperábamos con muchas ansias, porque era ya tradición que nuestro maestro, el señor Mendoza, organizara las carreras de burros que tanto nos divertían”, rememora la vecina.

La vida llevó a Doña Eva, como la conocen todos en el pueblo, a vivir varios años en Buenos Aires, pero hace 20 años volvió, el Gobierno provincial le entregó su casa y ya nunca más se fue. “Acá nací, vive mi hijo, mi nuera y mis nietos, mi otro hijo es sacerdote misionero y está en España. Acá me quedo yo”, dice desde la puerta de la iglesia mientras mira y repasa, como reviviendo muchas cosas, y posa los ojos en su casa, justo frente de la iglesia.

Monumento histórico

La Iglesia de San José del Morro, construida en la primera mitad del siglo XVIII, fue declarada Monumento Histórico por la Comisión Nacional de Monumentos, Lugares y Bienes Históricos en 1981, por lo que las obras de recuperación y refacción del templo, que el Ministerio de Obras Público lleva adelante, deben ceñirse a protocolos muy específicos.

“Fue muy importante conseguir esta catalogación de Nación, porque San Luis no tiene muchos monumentos históricos, así es que el proceso para que la Comisión nos autorizara la obra no fue sencillo, se prolongó durante dos años, pero por suerte ya estamos iniciando las tareas”, subrayó el pasado martes una de las arquitectas inspectoras a cargo de las tareas de restauración, Pilar Olivera. Por su parte, su compañera en esta tarea, Valeria Páramos detalló: “Vamos a reconstruir el edificio con materiales originales, trabajaremos sobre la cubierta, reparando las grietas, revoques y guardando gran respeto por la simbología”.

San José del Morro, cuna de Juan Esteban Pedernera, fue una posta muy importante entre Chile y Buenos Aires y los océanos a ambos lados, lo que la convirtió en parada obligada de muchos hacedores de nuestra historia: “Es para nosotros un orgullo y un honor, revalorizar este edificio que vio pasar a muchos de nuestros próceres como San Martín, el general Paz y el coronel Pringles. Es parte de nuestra historia como puntanos, que no debe perderse”, puntualizó el jefe de Programa Arquitectura del Ministerio de Obras Públicas, Lucas Cayme.

La importancia de este edificio no pasó desapercibida para el Obispo Barba: “Fue uno de los primeros pedidos que le hice al señor gobernador cuando llegué a San Luis, le manifesté mi preocupación por el estado de la capilla, por lo que saber del inicio de estas obras me dio una gran tranquilidad”, señaló monseñor.

El Gobierno de San Luis, a través del Ministerio de Obras Públicas, invertirá $18.745.62,34 para mantener vivo un emblema muy importante de la historia de San Luis, ya que no se trata sólo de un antiguo edificio, sino de la historia que esas paredes y sus 263 metros cuadrados representan.  El ministro, Alberto Rodríguez Saá dio inició a las obras con la firma de un convenio con el intendente comisionado, Marcelo Silvera. El equipo que trabajará en la refacción y puesta en valor está integrado por: Antonio Lucero, Emanuel Altamirano, Diego Frías y su hermano Miguel.

Nota y fotos: Prensa Ministerio de Obras Públicas e Infraestructura

Articulos relacionados