Menú

Seguínos

Criptomoda: por qué la gente paga dinero real por ropa virtual

Por Elizabeth Howcroft

LONDRES, 12 ago (Reuters) – La gente se preocupa por lo que
llevan sus avatares.

Cuando el mundo virtual Decentraland dijo en junio que los
usuarios podían fabricar y vender su propia ropa para que los
avatares la llevaran en el sitio, Hiroto Kai se quedó despierto
toda la noche diseñando prendas de inspiración japonesa.

Vendiendo kimonos por unos 140 dólares cada uno y dijo que
ganó entre 15.000 y 20.000 dólares en sólo tres semanas.

Aunque la idea de gastar dinero real en ropa que no existe
físicamente resulta desconcertante para muchos, las posesiones
virtuales generan ventas reales en el “metaverso”, es decir, en
entornos en línea donde la gente puede congregarse, pasear,
reunirse con amigos y jugar.

El verdadero nombre de Kai, artista digital y entusiasta de
Japón, es Noah. Tiene 23 años y vive en New Hampshire.

Después de ganar en esas tres semanas lo mismo que en un año
en su trabajo en una tienda de música, lo dejó para convertirse
en diseñador a tiempo completo.

“Simplemente despegó”, dice Kai.

“Era una nueva forma de expresarse y es arte ambulante, eso
es lo que tiene de genial. (…) Cuando tienes una prenda,
puedes ir a una fiesta con ella, puedes bailar con ella, puedes
presumir y es un símbolo de estatus”.

En Decentraland, la ropa para avatares -conocida como
“wearables”- puede comprarse y venderse en la blockchain en
forma de un criptoactivo llamado token no fungible (NFT).

Los kimonos de Kai incluyen exquisitas piezas de terciopelo
azul aplastado con adornos de dragón dorado.

La popularidad de los NFT se disparó a principios de este
año, ya que los especuladores y los entusiastas de las
criptomonedas acudieron en masa a comprar este nuevo tipo de
activo, que representa la propiedad de artículos sólo en línea,
como arte digital, tarjetas de intercambio y terrenos en mundos
en línea.

El nicho de los criptoactivos también está captando la
atención de algunas de las mayores empresas de moda del mundo,
deseosas de asociarse con una nueva generación de jugadores,
aunque la mayoría de sus incursiones hasta ahora son de
marketing.

Louis Vuitton, propiedad de LVMH, lanzó un juego
metaverso en el que los jugadores pueden coleccionar NFT y
Burberry ha creado accesorios de NFT de marca para
Blankos Block Party, un juego propiedad de Mythical Games. Gucci
ha vendido ropa no NFT para avatares dentro del juego
Roblox.

“Tu avatar te representa”, dijo Imani McEwan, una modelo de
moda afincada en Miami y entusiasta de los NFT. “Básicamente, lo
que llevas puesto es lo que te hace ser quien eres”.

McEwan calcula que se ha gastado entre 15.000 y 16.000
dólares en 70 prendas de NFT desde enero, utilizando los
beneficios de las inversiones en criptodivisas. Su primera
compra fue un jersey con temática de bitcóin y recientemente
compró una boina negra diseñada por su amigo.

(1 dólar = 0,7241 libras)
(Reporte de Elizabeth Howcroft; editado en español por Benjamín
Mejías Valencia)

Reuters

Conocé The Trust Project

Compartir nota

Lo más leído
Noticias Relacionadas
Últimas Noticias