Menú

Seguínos

El drama de Simone Biles: admitió que no debió participar de Tokio 2020

Simone Biles llegó a Tokio 2020 como una de las principales atracciones de esos Juegos Olímpicos, pero se despidió sin poder colmar las expectativas que el mundo del deporte tenía posadas sobre ella. Esa fue, precisamente, una de las cuestiones que la gimnasia estadounidense no pudo afrontar, y por la cual resolvió retirarse de cuatro finales para proteger su salud mental.

Se trató de una decisión que, según admitió este lunes, debió haber tomado mucho antes de comenzar su participación en la competencia que se llevó a cabo en los meses de julio y agosto en la capital japonesa.

“Si miras todo lo que he pasado durante los últimos siete años, nunca debería haber formado otro equipo olímpico. Lo debería haber dejado mucho antes de Tokio“, dijo Biles, de 24 años, en una entrevista a la revista New York Magazine publicada este lunes.

Se esperaba que Biles dominara en Tokio 2020 el concurso individual del torneo olímpico de gimnasia, tal como lo hizo en Rio 2016, donde obtuvo cuatro medallas de oro y una de bronce.

Sin embargo, en Tokio, sorprendió al mundo cuando abandonó la prueba por equipos en medio de la competencia. Luego, renunció a las finales individuales de salto, barras asimétricas y suelo.

Biles volvió al ruedio después de Tokio, en el Gold Over America Tour. Foto Katharine Lotze/Getty Images/AFP

“Desde que entro al tapiz, estoy yo sola con mi cabeza, tratando con demonios en mi cabeza (…) Debo hacer lo que es bueno para mí y concentrarme en mi salud mental y no comprometer mi salud y mi bienestar”, explicó Biles a la prensa, después de tomar aquella decisión.

Biles reconoció que se vio afectada por los “twisties”, un bloqueo mental bien conocido en el mundo de la gimnasia: un fenómeno que impide al gimnasta hacer los giros que debe hacer.

“Es básicamente de vida o muerte. Es un milagro que aterrizara de pie. Si fuera cualquier otra persona, habría salido en camilla. Tan pronto como aterricé, fui y le dije a mi entrenador: ‘No puedo continuar'”, recordó Biles este lunes.

La estrella estadounidense manifestó en aquel momento que, si bien estaba decepcionada de no poder entregar su performance habitual de desafiar la gravedad en el escenario más grande de todos (los Juegos Olímpicos), no se arrepentía de poner su salud y seguridad en primer lugar.

“Simplemente apesta. Como entrenar cinco años y que no salga como querías”, dijo Biles en un video. “Pero sé que ayudé a mucha gente y atletas a hablar sobre la salud mental y decir que no. Porque sabía que no podía salir y competir. Sabía que me iba a lastimar“, añadió.

Sobreviviente de un abuso sexual

Biles destacó el impacto emocional que tuvo en su persona el doctor Larry Nassar, exmédico del seleccionado femenino estadounidense de gimnasia que recibió una condena de hasta 175 años tras declararse culpable de siete de los más de 140 cargos de agresión sexual de menores en su contra, más otra de 60 años por pornografía infantil.

“Fue demasiado. Pero no iba a dejar que se llevara algo por lo que había trabajado desde que tenía 6 años. No iba a dejar que me quitara esa alegría. Así que lo superé todo el tiempo que mi mente y mi cuerpo me lo permitieron”, señaló.

Durante su testimonio ante el Comité Judicial del Senado de Estados Unidos, Biles, una de las víctimas de Nassar, relató el horror que vivió en carne propia y culpó al sistema que permitió el abuso.

“Para ser clara, culpo a Larry Nassar pero también a todo el sistema que permitió y perpetró el abuso. USA Gymnastics (USAG) y el Comité Olímpico y Paralímpico de Estados Unidos (USOPC) sabían que yo estaba siendo abusada por su médico“, sentenció.

A mediados de mes, testificó ante el Comité Judicial del Senado de Estados Unidos. Foto Anna Moneymaker/Getty Images/AFP

Biles también apuntó al FBI por haber “dado la espalda” a las gimnastas. “Después de contar mi historia completa de abuso al FBI en el verano de 2015, el FBI no solo no reportó mi abuso, sino que cuando finalmente documentaron mi reporte 17 meses después, hicieron afirmaciones completamente falsas sobre lo que dije“, afirmó.

Simone Biles se fue de Tokio 2020 con una medalla de plata y una de bronce, esta última obtenida después de las renuncias, elevando a siete su balance personal de medallas olímpicas. Sin embargo, triunfó, ante todo, a la hora de trasladar un mensaje: “Mi salud física y mental cuenta más que todos los medallas que podré ganar nunca”.

DB

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Compartir nota

Lo más leído
Noticias Relacionadas
Últimas Noticias