Menú

Seguínos

Dolar planchado y cepos, un combo ineficaz para frenar la inflación

Días atrás, la francesa Renault interrumpió la venta del Kwid, el modelo más barato que ofrecía en el país y que fabrica en Brasil. En un comunicado, la automotriz francesa explicó que se vieron “obligados a tomar la decisión” por “las restricciones a las importaciones”. Casi en simultáneo, Fate advirtió que tenía dificultades para traer insumos del exterior por la falta de dólares, pero luego aclararon que habían resuelto el problema directamente con el BCRA.

Los dos casos ilustran el reforzamiento del cepo a los importados (trabas al ingreso de mercadería y al acceso a los dólares al valor oficial), cuyo objetivo es cuidar las reservas. El resultado de esas medidas, involuntario, impacta de lleno en la inflación y neutraliza la política de planchar el dólar para desacelerar los precios.

Jorge Vasconcelos, economista del Ieral, dice que la divisa norteamericana “no sirvió como ancla para los precios mayoristas, que es donde más debería influir” y que eso “tiene que ver con restricciones al acceso de dólares y a las demoras en la autorización de ciertas importaciones”. Así, añade el experto, “el valor de reposición de los inventarios entró en una nebulosa de incertidumbre”.

Una estadística comparativa del Ieral es reveladora. En el último año, los productos manufacturados aumentaron 62,4%; los nacionales 60,9% y los importados, 56,1%. Muy por arriba del dólar oficial, que en el mismo período subió 32%. Eso quiere decir, razona Vasconcelos, que entre los valores mayoristas y el tipo de cambio oficial “existe una brecha de 30 puntos, en solo 12 meses”.

Vasconcelos supone que es muy factible que “la divergencia entre precios mayoristas y el dólar se haya acentuado en setiembre y octubre, por la entrada en vigencia de nuevas y más profundas restricciones”. La razón es que cerca del 90% de las importaciones son insumos o máquinas para fabricar en el país. En este sentido, los cepos a la entrada de mercaderías del exterior y al acceso a los dólares oficiales encarece los costos de la industria nacional.

“Para el comercio internacional, este es un momento muy difícil”, dice Fernando Furci, gerente general de CIRA, la cámara de los importadores. El directivo alude no solo al régimen de Licencias No Automáticas (permisos para importar) sino también al endurecimiento de los controles cambiarios que dispuso el Gobierno para cuidar las reservas. Entre ellos, la suspensión del pago anticipado de importaciones con dólares oficiales.

“Esta medida -subraya Furci- tiene un impacto enorme. Es casi impracticable que las empresas (el 80% de las que importan) se puedan abastecer de insumos, partes o bienes de capital sin pagar adelantos”, dijo. Si bien el Banco Central sostuvo que la medida vence el 31 de octubre, “uno de los temores es que se pueda extender más allá de ese plazo y esto genera mucha incertidumbre”, agregó Furci. “¿Cuáles son los rubros más afectados? El impacto es transversal y complica especialmente a las pymes, que tienen menos espaldas para responder”, concluye.

De todos modos, distintas fuentes enumeran que las dificultades para importar se acrecientan y generalizan. “Calzado, textiles, neumáticos, autopartes y la construcción, entre otros, son los que más problemas tienen”, explican y dan varios ejemplos. “No se puede importar zapatos, pero tampoco suelas y capelladas para producirlos. Ni una prenda terminada ni rollos de telas”, detallaron, y concluyen que en los últimos días los cepos financieros y aduaneros “se endurecieron”.

La escasez de dólares tiene que ver con la época del año, porque la principal fuente de ingresos de divisa, la cosecha del campo, ya casi se completó. “En el tercer trimestre, el mercado cambiario sufre el estrés porque dejan de entrar los recursos de las cosechas gruesas y finas”, explicó el titular del Central, Miguel Pesce, para justificar las últimas restricciones el mercado cambiario.

La situación para las reservas es compleja. Según un informe de la consultora Equilibra, “el BCRA vendió en setiembre US$1.322 millones y las reservas netas cerraron en US$4.700 millones”. Pesce sostuvo que esto es transitorio y lógico para estos meses. “Creo que lo vamos a atravesar con éxito, como lo atravesamos el año pasado”, resaltó el funcionario.

La principal diferencia con 2020, no obstante, son las elecciones legislativas, pero no es lo único. “Toda la situación es compleja: la alta emisión, la escasez de reservas netas, la baja oferta de dólares y la dolarización electoral son las características del actual escenario”, interpreta Lorenzo Sigaut Gravina, economista de esa consultora.

Frente a esto, el experto sostiene que se acentúa el retraso cambiario, con “un tipo de cambio que hoy se mueve en torno al 1%, con una inflación promedio que ronda el 3%”. La gran pregunta es el día después del 14 noviembre, la fecha prevista para las elecciones. “Por eso las empresas y las personas se dolarizan de diversas maneras: por el canal financiero, adelanto de importaciones, la compra de autos, electrónicos. Con esta dinámica, llegamos a fin de año sin reservas y con un cepo recargado”, dijo.

Un informe de la consultora DNI, que dirige el economista Marcelo Elizondo, señala que pese a la recuperación económica este año, las importaciones (en su mayoría primordiales para producir) están lejos del promedio de la última década. En los primeros ocho meses del año superaron apenas los US$40.000 millones, más que en 2020 y 2019, pero un 18% por debajo del nivel de 2018. “Las importaciones se recuperan, pero siguen por debajo de los niveles históricos”, añade el informe.

Según Elizondo, “la Argentina necesitará más importaciones (y no menos) para revitalizar su nivel de actividad”. El especialista, además, enumera varios rubros afectados por las trabas: “En la industria vitivinícola, para importar botellas; en la del calzado, con relación a partes para su producción; en la de automotores, con autopartes; y en la de electrónicos, para traer chips”, destacó.

“Las importaciones -subraya Elizondo- tienen una incidencia primordial en la producción y el empleo. Y también impactan en muchos servicios”, sentenció.

Mirá también

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Compartir nota

Lo más leído
Noticias Relacionadas
Últimas Noticias