Menú

Seguínos

La ansiedad que gobierna al Frente de Todos y el sushi del PRO

Alta tensión

Alberto Ángel Fernández bajó el perfil desde la cena de una semana atrás en Olivos, cuando delante de sus colaboradores más fieles más Sergio Massa, Axel Kicillof y Wado De Pedro, ratificó su idea de unas Primarias Abiertas en el frente gobernante para 2023 y el apoyo a la re-releección de los intendentes bonaerenses, sus nuevos aliados internos.

En la soledad blindada de la residencia presidencial de Olivos, Alberto dedicó tiempo a dialogar con Martín Guzmán, el ministro de Economía sobre el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional. Pocos saben sobre ese asunto: se puede sumar a Gustavo Beliz en el análisis de ese tema. Y a Vilma Ibarra, la mirada técnica y legal de todo lo que firma el Presidente. El otro tema que se abordó en las últimas horas en Olivos fue el del Presupuesto. Martín Guzmán está preocupado por la suerte de la “ley de leyes” que ya recibió “peros” por parte de Máximo Kirchner.

Las ansiedades que gobiernan al Frente de Todos incluyen varios temas: el del FMI y el Presupuesto generan los principales insomnios entre los habitantes de la Casa Rosada.”Los pibes se van a desmarcar con el tema del Fondo y con el Presupuesto”, asegura resignado un ministro que ya ha protagonizado varios cruces con La Cámpora. Tal vez por esos temores, muchos funcionarios de primera y segunda línea visitan con frecuencia la Cancillería, donde está Santiago Andrés Cafiero. “No es desconociendo a Manzur, para nada. Pero los muchachos necesitan línea política”; explica un dirigente que cambió los cafés de la Plaza de Mayo por los de la zona de Plaza San Martín, coqueta geografía del barrio de Retiro donde está el ministerio diplomático. Ahora Cafiero viajará a República Dominicana y luego partirá a Europa. Sumará así, millas y desintoxicación política…

En tanto, el jefe de Gabinete Juan Manzur no quiere perder la iniciativa de recorrer las provincias y hablar con los gobernadores. “Va a mantener vivo ese vínculo y administrar esa relación”, señala un funcionario que tuvo que madrugar para visitar al tucumano en Balcarce 50. El Presupuesto nacional será uno de los temas que le servirán a Manzur para cambiar figuritas con los mandatarios provinciales. Las reuniones de los gobernadores peronistas prometen ser más fluidas: ¿lo serán?

Las especulaciones son muchas: y las miradas van hacia Sergio Uñac como alguien que podría aportar ideas (y nombres) al Gabinete nacional. Otra versión que apareció fue que un intendente bonaerense podría saltar al Gabinete nacional; el Ministerio de Trabajo apareció como la llave para destrabar una de las tantas roscas que la elección generó en el Conurbano.

“Todos igual, siempre estamos pendiente de lo que vayan a hacer los sureños”, razona preocupado otro ministro que teme lo peor: que desde el Sur del país (o de Juncal y Uruguay, en Barrio Norte), se postee un tuit que haga temblar de modo integral al Frente de Todos.

Entre tanto ruido, el enojo del Presidente de la Nación con Sergio Berni volvió a cobrar bríos y no deja de fustigarlo ante varios de sus interlocutores: ¿lo hablará ahora que Fernández reconfiguró su relación con Axel Kicillof? Laberintos peronistas…

Alberto Fernández y Axel Kicillof en el búnker del Frente de Todos. Foto Marcelo Carroll

Altas roscas

Al margen del circuito político-gastronómico que se armó alrededor del bar Dandy (ubicado en el barrio de Palermo), lugar de reuniones habitual de Horacio Rodríguez Larreta, un restó de sushi ubicado a metros del MALBA es centro de “Altas Roscas”. En la intersección de la Avenida Figueroa Alcorta y San Martín de Tours se congregan dirigentes políticos, empresariales y deportivos que tienen luego, una salida a mano por Alcorta o por Libertador hacia sus hogares. Este martes, por ejemplo, se lo vio llegar apurado a Diego Santilli, quien no olvidó su paso por el Ministerio de Seguridad porteño, pues antes de ingresar al lugar se acercó a darles la mano a las dos policías que estaban de guardia en la esquina. A metros de ese suceso, estaba Agustín Forchieri, primo de Santilli que se prepara para sumarse al Gabinete de Larreta en breve. Forchieri apuraba una gaseosa en una mesa junto a Federico Salvai, mano derecha de María Eugenia Vidal. Salvai no se privó de saludar a Rodolfo D’onofrio, el presidente de River Plate, y a Enzo Francescoli, habitués del lugar, así como el empresario Gabriel Hochbaum. Todos conversaban sobre las elecciones en el club de Nuñez del próximo 4 de diciembre.

Otro que está pendiente de esa fecha es el diputado provincial del PRO, Alex Campbell, quien no compite en la lista de D’onofrio, Matías Patanian y Jorge Brito, sino en la opositora de Matías Barreiro. Campbell estaba reunido con Alejandro Finocchiaro. el ex ministro de Educación de Cambiemos que compitió en las últimas elecciones parlamentarias por La Matanza, con quien hablaba sobre su trabajo con María Eugenia Vidal, en camino a la proyección presidencial de la ex gobernadora, hoy diputada nacional electa por CABA. Pero el hombre se levantó de su tertulia para saludar a un “foráneo” de ese lugar: de camisa liviana, se presentó Juan Pablo Biondi. “¡Estás en territorio enemigo, te equivocaste!”, lo chicaneaban al ex vocero de Alberto Ángel Fernández, ya que en ese restó de sushi los habitués son, fundamentalmente, del PRO. ¡Santos nigiris!

Sushi. Foto Shutterstock.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Compartir nota

Lo más leído
Noticias Relacionadas
Últimas Noticias