Menú

sábado, mayo 28, 2022

Seguínos

“Los últimos micros quedamos en la nada misma, solos”, el crudo relato de los hinchas de Independiente sobre los incidentes

Juan Calvente había cumplido 36 años el 10 de enero. Tan solo cinco días después, en medio de un enfrentamiento entre barras de Independiente y manifestantes que habían cortado la Autopista Buenos Aires – La Plata por falta de luz, recibió un disparo en el pecho y murió. En el episodio también resultaron heridos de bala otros tres hinchas. Uno de ellos pelea por su vida.

Independiente era una de sus pasiones. Solía ir a cada partido, a veces acompañado por sus dos hijos, de seis y tres años; otras veces con amigos. Este sábado estaba solo. Había subido a un micro que trasladaba a hinchas de la zona norte del conurbano rumbo al Estadio Uno de Estudiantes de La Plata, donde Independiente y San Lorenzo se enfrentarían por el torneo de verano.

Pero alrededor de las seis y media de la tarde, ya en la autopista, la caravana de micros se encontró con un piquete protagonizado por vecinos del barrio Rancho Grande de Wilde, quienes bloqueaban el camino en reclamo del regreso del suministro eléctrico.

“Cuando llegamos a la zona de cortes, vimos cómo la barra se bajó para ir a sacar a los piqueteros, luego de eso, al pasar por donde estaban cortando, un disparo entró por la ventana”, dijo a Clarin un testigo del hecho, que viajaba en el mismo micro que Juan Calvente pero prefirió mantener su identidad bajo reserva.

Juan Calvente, el hincha de Independiente asesinado en un enfrentamiento con vecinos que hacían un piquete.

“En el momento no supimos qué le había pasado -agregó la misma fuente-, porque había mucha sangre y se lo intentó bajar rápido del micro para llevarlo a un patrullero. Nos enteramos más tarde de que había fallecido”.

En tanto, un segundo testigo que habló con Clarín, dijo que Calvente iba en el micro parado conversando y de repente se inclinó hacia adelante y empezó a escupir sangre.

“Abrazame que me dieron un tiro en el pecho”, alcanzó a decir. Después se desvaneció, lo bajaron del micro y lo trasladaron.

Calvente llegó muerto al Hospital de Wilde. “No quiero creerlo, por favor vení a casa como siempre”, escribió en Facebook, Daiana Alonso, su pareja. Más tarde, sumó: “Me mata la incertidumbre de solo pensar que te dolió, que estabas sólito, gracias por ser mi compañero durante un año. (…) Me parte el alma que tus hijos ya no te vean más. No quiero aceptar la realidad”.

Los Calvente eran seis hermanos: Daniela, la única mujer entre cinco varones, también lo despidió: “No caemos. No encontramos palabras para sanar un poco este dolor. No entendemos porque la vida es tan injusta. Existe un lazo más fuerte, que excede la línea de la vida y de la muerte que siempre unió a mis hermanos y a mi mamá que nunca se va a terminar. Nos dejas un vacío en el corazón imposible de tapar. Te amamos hasta el fin de nuestros días”.

Juan Calvente, junto a sus cinco hermanos y su madre.

Además de hincha de Independiente -en la mayoría de sus fotos está con la camiseta, con un termo o con un vaso, o con una bandera del club-, Juan Calvente era un fanático de la cocina. Al punto de hacerse una vida alrededor de eso: según su página de Facebook, trabajaba en “1000 Rosa Negra”, uno de los restaurantes más exclusivos del norte del conurbano, ubicado dentro del Jockey Club de San Isidro. Y en 2020, durante la cuarentena, además, había armado un emprendimiento de elaboración y venta de churros, junto a uno de sus hermanos.

Por el homicidio, hay hasta el momento dos detenidos. Son Mariano Tomás Sánchez, de 21 años, quien fue el que presuntamente disparó el arma, y Alan Misael Gil, de 22, acusado de ser quien conducía la moto en la que escaparon. El fiscal Elbio Laborde, de la UFI N°3 de Avellaneda, ordenó allanar la casa de los dos jóvenes, quienes fueron identificados por un video que fue acercado a la policía.

Juan Calvente era cocinero y trabajó en un exclusivo restaurante de zona norte.

Primero, a través de la filmación, se identificó la patente de la moto -una Honda CG150 Titan-, que estaba en la puerta de una casa, ubicada a 300 metros de donde le dispararon a Calvente. En ese domicilio, se arrestó a Gil. Y ese allanamiento condujo a otro, a cuatro casas de distancia, donde Sánchez también fue detenido. Los dos viven en Rancho Grande.

Los policías secuestraron la ropa con la que se los ve en el video. También, celulares y un revólver calibre .38 del tipo lechucero, con capacidad para seis disparos, descargado, sin marca ni numeración visible a primera revisación. Los investigadores aún trataban de encontrar la mochila donde el autor del disparo guardó el arma, según se ve en la filmación.

Por otra parte, la UFI N° 4, especializada en violencia institucional, abrió una segunda causa por abuso de armas contra la policía, y para descartar que el disparo mortal haya salido de alguna pistola reglamentaria del personal de seguridad. Los resultados de la autopsia darán a conocer el calibre del proyectil.

Incidentes entre la hinchada de Independiente y vecinos una villa cercana a autopista Buenos Aires Plata altura Km 14 en Quilmes Foto Juano Tesone – FTP CLARIN JUA_8790.jpg Z JTesone

Además del asesinato de Calvente, otras tres personas fueron heridas de gravedad. Se trata de Raúl Ricardo Mario Almada, de 29, y Carlos Ruiz Díaz, de 32, y Fernando Casal. De los tres, Casal es el que está más grave con un plomo que le quedó apoyado en el corazón. Está internado en La Plata y este domingo definían si lo operaban o no, ya que la intervención supone riesgo de vida. En caso de no ser operado, debería continuar su vida con el proyectil en el cuerpo, según contó un testigo a Clarín.

Almada tiene una herida en el pulmón calibre .22 y está internado en el Hospital Santojanni. Y Ruiz Díaz tiene dos heridas de bala en la zona de los riñones. Está siendo trasladado a un centro de salud de Moreno, donde vive.

Nicolás Maero (22) iba en el mismo micro que Ruiz Díaz. En diálogo con Clarín contó que ellos iban en uno de los últimos colectivos y que cuando pasaron los primeros, la policía siguió con esos y los demás quedaron a la deriva.

“Los últimos micros quedamos en la nada misma, solos”, relató Nicolás. “Creo que solamente habia cuatro patrullas, pero no hacían nada, estaban dentro del patrullero y algunos nomas abajo tratando de calmar las cosas”, siguió el joven que vive en San Miguel.

“Ahí es cuando vemos que viene el chico de Moreno (por Ruiz Díaz), todo dolorido al micro, con las heridas de bala, hasta que pasa un patrullero, hablan con el policía y le dicen lo sucedido y lo suben para llevarlo al hospital”, cerró.

Otro de los simpatizantes del rojo que iba en los micros contó a Clarín: “Nos encontramos con un tremendo embotellamiento de autos, que eran parte de la caravana del rojo pero también muchísimos autos con familias que se iban de vacaciones. Y a lo lejos se ve humo negro”.

“Los micros de adelante de la barra brava bajaron corriendo a disolver el piquete. Y después vienen corriendo avisarnos que cerremos todo, que guardemos las banderas porque nos estaban atacando”, relató. “Juan estaba en el micro, jamás bajo, jamás se busco ese final, estaba sentado en el micro del lado de la ventanilla”.

Familiares y amigos del hincha fallecido y los heridos dieron de alta una cuenta de Mercado Pago para colaborar con las familias de las víctimas del episodio. El alias de la cuenta es “adrianmp.2”.

MG

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Compartir nota

Lo más leído
Noticias Relacionadas
Últimas Noticias