Menú

sábado, mayo 28, 2022

Seguínos

Mariano Sigman: “La conciencia es el terreno más misterioso de las neurociencias.”

El cerebro sigue presentando desafíos al conocimiento científico. Doctorado en Neurociencia en la Rockefeller University, con un posdoctorado en Ciencias Cognitivas en el Collège de France y multipremiado por sus investigaciones, y que en 2006 fundó el Laboratorio de Neurociencia Integrativa de la Universidad de Buenos Aires, explica qué procesos mentales se producen en la agresividad y la polarización. La ciencia y el arte como formas de responder a la curiosidad y los misterios humanos.

Dijiste: “Trabajo desde los 90 en tratar de entender el cerebro, y los resultados que hemos tenido son bastante modestos. Todavía seguimos con una gran incomprensión sobre cómo funciona la mente”. ¿Cuáles son las principales dudas en el mundo científico sobre el cerebro?

Donde somos más ignorantes es sobre la conciencia. El cerebro articula una enorme cantidad de cosas de las que hacemos. No nos enteramos de la mayoría de ellas. Regula el funcionamiento del cuerpo, maneja la respiración, la presión arterial, el funcionamiento de los órganos. Pero del cerebro también resulta algo más asombroso, filosóficamente complejo: la experiencia subjetiva, la sensación de vivir en un relato subjetivo de nuestra propia existencia. La conciencia sigue siendo el terreno más misterioso de la neurociencia. También, creo, de toda la ciencia. Hay otros ejemplos de obstáculos que parecían incomprensibles para la ciencia y se resolvieron. En algún momento la ubicación de la Tierra en el universo era una discusión de café. Hoy tenemos telescopios y otras tecnologías que nos permiten convertir esta pregunta que fue filosófica en ciencia. Otro ejemplo, aún más emblemático, es la vida misma. Cómo la materia eventualmente deviene en vida y hace que una molécula suficientemente compleja pueda tener esta capacidad de replicarse, de separarse del universo, de tener una suerte de objetivo. 

Hoy entendemos bien ese problema, al punto de que se puede sintetizar vida. Se puede, a partir de moléculas que per se no conforman la vida, reunirlas, en una suerte de sopa que constituye un ente vivo. Pero no somos capaces y estamos muy lejos de entender cómo a partir de la materia armar un sustrato, quizás fuera de nuestro cerebro, capaz de emular la conciencia. Sigue siendo el gran misterio. Tenemos información, pero aún estamos en un estadio de gran incomprensión filosófica sobre cuál es el sustrato de la conciencia.

Escuchá la entrevista completa en Radio Perfil F.M 101.9.

por Jorge Fontevecchia

Galería de imágenes

Compartir nota

Lo más leído
Noticias Relacionadas
Últimas Noticias