Menú

miércoles, julio 6, 2022

Seguínos

México descarta participar en el encuentro de la Celac paralelo a la Cumbre de las Américas que quiere armar la Argentina

Funcionarios de la Cancillería mexicana citados este sábado por la prensa de ese país descartaron que representantes del gobierno de Andrés Manuel López Obrador vayan a participar de un encuentro de la Celac organizado en paralelo a la Cumbre de las Américas que convocó Estados Unidos en Los Ángeles.

México no tiene considerado participar en ningún cónclave internacional de esta naturaleza en Los Ángeles, California, de acuerdo con la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE)”, publicó el diario mexicano La Jornada, que suele mantener posiciones cercanas al gobierno de López Obrador.

Según consigna la nota de La Jornada, “consultada por este diario, la Cancillería señaló hoy que no tiene conocimiento de tal reunión de la Celac ni de que México haya sido convocado a participar en ella”. “El viernes, La Jornada también preguntó a la dependencia encabezada por Marcelo Ebrard si México ha recibido alguna convocatoria para participar en un eventual cónclave impulsado por el gobierno de Alberto Fernández. La respuesta fue que la SRE no tiene hasta el momento conocimiento de tal encuentro”, dice la publicación.

El viernes, fuentes de la Cancillería confirmaron a Clarín que la Argentina planeaba organizar un encuentro de los países miembros de la Celac que acudan a la Cumbre de las Américas, para repetir un llamado a hacer encuentros continentales sin exclusiones, en protesta porque Washington no invitó a Cuba, Nicaragua y Venezuela a la Cumbre de Los Ángeles. Ese mensaje es justamente el que no quiere escuchar Estados Unidos.

“La Cumbre de Celac se va a hacer en el mismo lugar en que se hace la Cumbre de las Américas en horarios en que no haya reuniones oficiales, pero participarán sólo los países invitados a la Cumbre de las Américas”, aseguró a Clarín un funcionario del Gobierno.

La organización de esta contracumbre ha generado una fuerte polémica porque enfrenta a Fernández, presidente pro tempore de la CELAC, con el presidente de Estados Unidos Joe Biden, en referencia a la posición sobre los regímenes de Cuba, Venezuela y Nicaragua.

Ocurre que junto a López Obrador, Fernández encabeza una cruzada para que el gobierno demócrata dé marcha atrás en su decisión de no invitar al cónclave americano a los líderes de los tres regímenes sin democracia en la región.

López Obrador amenazó con no ir a la Cumbre de las Américas y mandar a su canciller al encuentro presidencial de Los Ángeles del 6 al 10 de junio si Washington no invitaba a Miguel Díaz Canel, Nicolás Maduro y Daniel Ortega.

Fernández, en la misma línea que el mexicano, no dijo aún si concurrirá o no a la Cumbre, y esa posición no varió tras su reunión con el enviado de a Biden, Christopher Dodd, quien el jueves, en un encuentro que mantuvieron en Buenos Aires el jueves, le pidió al Presidente que participara en la reunión multilateral.

La agencia oficial Télam, a su vez, consignó que la realización de la contracumbre avanzó en negociaciones en la capital mexicana, donde el canciller Santiago Cafiero y su par azteca, Marcelo Ebrard, se reunieron ayer mismo. Sin embargo, esa información fue desmentida por los funcionarios de la cancillería mexicana que hablaron con La Jornada.

El encuentro paralelo evoca la contracumbre que le hicieron Néstor Kirchner, Hugo Chávez y Lula da Silva a George W. Bush en la Cumbre de las Américas de Mar del Plata en 2005, cuando le bloquearon la iniciativa del ALCA -un mercado común de todo el continente- al republicano. Aquel fue un mal trago que Washington nunca perdonaría a Kirchner.

Luego de la publicación de la contracumbre de la agencia Télam, medios latinoamericanos replicaron el armado de esa reunión e incluso la agencia cubana Prensa Latina la festejó. Luego de eso, desde la Cancillería comenzaron a aclarar que se trataba de una “cena” con los países presentes, que ahora México desconoce.

No es la primera vez que el Gobierno juega fuerte en una posición conjunta con México y luego la Argentina queda sola en la iniciativa. Le pasó, por ejemplo, cuando Fernández quiso bloquear la llegada de un candidato de Donald Trump a la presidencia del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). En esa ocasión, México terminó aceptando el pedido de Trump y desconoció la propuesta argentina.

La propuesta argentina para el encuentro paralelo no tuvo eco hasta ahora tampoco en Brasil, que también mantuvo en los últimos meses una fuerte oposición a Biden. Por lo pronto, tras el paso de Dodd por Brasilia, Jair Bolsonaro consiguió una bilateral con el mandatario estadounidense.

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Compartir nota

Lo más leído
Noticias Relacionadas
Últimas Noticias