Menú

domingo, agosto 14, 2022

Seguínos

Megaemisión monetaria: el BCRA volvió a girar fondos al Tesoro y ya gastó $750.000 millones en sostener la deuda

Mientras el Banco Central eligió cerrar el grifo a los importadores y encender la aspiradora de dólares que le permitió, por ejemplo, hacer este miércoles la compra de divisas más grande para un día desde 2016; también tuvo que prender la maquinita de imprimir pesos.

En medio de la crisis financiera, para “socorrer” al Tesoro ya gastó $ 750.000 millones en compra de bonos y otros $ 377.000 millones en adelantos transitorios para financiar el gasto.

Solo en junio, la entidad monetaria emitió el 85% de los pesos que le giró al Tesoro durante todo el año (sin contar lo que gastó en bonos).

Así, en tan sólo un mes, el organismo emitió más de $ 1 billón para hacer frente a la tensión que se generó en el mercado de deuda local.

En la City destacan que esta emisión es cercana al 30% de la base monetaria y advierten por un posible fogonazo inflacionario en la segunda parte del año, producto del exceso de pesos en la calle.

El viernes pasado, en la previa al paquete de medidas de ajuste al cepo cambiario del lunes, la autoridad monetaria le giró al Tesoro otros $ 95.0000 millones en concepto de adelantos transitorios.

Fue la cuarta vez que Miguel Pesce autoriza ese tipo de emisión en lo que va del mes: así ya se suman $ 377 mil millones por este concepto.

En total, en lo que va del año, las transferencias al Tesoro trepan a $ 435.051 millones, una cifra cercana al tope inicialmente acordado con el Fondo Monetario Internacional. Como el FMI finalmente decidió elevar ese monto a los a $ 475.800 millones, el Gobierno todavía tiene cierto aire para seguir usando esta vía.

El Central aspiró ese excedente de pesos vía pases pasivos, pero la operatoria también tiene un costo para el organismo.

Analistas de Delphos explicaron: “Para evitar el desborde inflacionario, la autoridad monetaria lleva esterilizados alrededor de $ 900.000 millones, llevando el stock de pasivos no monetarios a $ 6,5 billones. Esto implicará una emisión por intereses de estos pasivos (déficit cuasi fiscal) a partir del mes que viene cercana a los $ 240.000 millones mensuales”.

Salvataje para los bonos

A esta emisión hay que sumarle los más de $ 750.000 millones que el Central usó para salir a comprar los bonos atados a la inflación, en menos de 21 días.

Aunque desde este martes la autoridad monetaria instrumentó una rueda especial para atender la demanda de Fondos Comunes de Inversión y permitirles “salir” de sus posiciones en este tipo de bonos, gastó más de $ 130.000 millones en dos días.

El BCRA apeló a una norma que había dictado en 2019, la A6848, en la que habilitó una rueda especial, llamada REPF, para operaciones de pases activos de la que pueden participar las gestoras de FCI en el horario de 15.30 a 16.30.

Las operaciones ofrecen una tasa del 57,5% y los colaterales utilizados tendrán un aforo (descuento por anticipado, destinado a garantía) del 30%.

Aunque no hay cifras oficiales de los movimientos por esta “ventanilla de liquidez” -estrategia que fue valorada por fuentes de otros organismos, como la CNV-, operadores del mercado consultados por Clarín advirtieron que la demanda de los Fondos Comunes para salir de sus posiciones en pesos por esta vía se mantuvo casi nula. Los rescates de los Fondos disminuyeron esta semana, pero en el mes superan los $ 323.000 millones.

Presión sobre la inflación

En la City advierten que la estrategia de “salvataje” del Banco Central tendrá costos en la economía: más presión a la inflación y al dólar.

Por un lado, la aceleración de la emisión explica en parte el recalentamiento de los dólares financieros, cuyas cotizaciones venían muy retrasadas con la inflación acumulada este año y que solo en junio “se pusieron a tono”: con el contado con liqui en torno a $ 255, la suba en un solo mes es de 21%; mientras que el dólar MEP acumula un salto de 20,5%.

“En el mes de junio emitió (entre Adelantos Transitorios, intereses de Leliqs y Pases y recompra de bonos) un 25% de la base monetaria de mayo (y faltan datos de una semana) exponiéndose a un fogonazo inflacionario significativo para los próximos meses, más aún en un contexto donde las trabas a las importaciones podrían acelerar el proceso de subas de precios”, advirtió Pablo Repetto, de Aurum Valores.

Por su parte, Martín Polo de Cohen afirmó: “Aunque es díficil anticipar el impacto directo sobre la inflación,  el gran problema es que el Tesoro está gastando más, lo que de por sí pone un piso alto para la inflación de los próximos meses”.

NE

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Compartir nota

Lo más leído
Noticias Relacionadas
Últimas Noticias