Menú

jueves, octubre 6, 2022

Seguínos

Reservas al límite: la preocupación del Gobierno y del mercado

Una de las principales críticas de los jugadores del mercado al plan presentado por el nuevo ministro de Economía Sergio Massa la semana pasada fue la falta de señales concretas para revertir las expectativas en el mercado cambiario y sobre todo, la persistente sangría de reservas del Banco Central. En las primeras cinco ruedas de agosto, el organismo tuvo que desprenderse de US$ 700 millones para satisfacer la demanda importadora.

Las reservas del BCRA caen a una velocidad que preocupa por igual a los agentes del mercado como al Gobierno. Las estrategias que anunció Massa en los últimos días, tales como el adelanto de liquidaciones de sectores exportadores, el refuerzo de las arcas con un REPO con entidades internacionales y un desembolso de organismos multilaterales, parecen haber resultado insuficientes para frenar el ritmo de ventas en el mercado cambiario.

Sólo en julio se fueron US$ 2.000 de las arcas del Central en concepto de ventas netas para satisfacer la demanda de divisas. Y la abultada cantidad de ventas en los primeros días de este mes hace pensar que la dinámica de agosto podría ser parecida. Desde el último viernes de julio hasta el viernes pasado, las reservas brutas del organismo cayeron más de US$ 1.000 millones.

Además de las fuertes ventas en el mercado de cambios, hubo pagos a organismos internacionales que justificaron estos rojos. El Banco Central no puede sostener este ritmo de caída en sus arcas: : según cálculos del mercado, las reservas netas de la autoridad monetaria ya perforaron hacer rato el piso de US$ 2.000 millones.

Según la consultora Eco Go, al viernes pasado, las reservas netas del organismo rondaban los US$ 1.560 millones. En otras consultoras, los números son más críticos: según estimaciones de LCG, sin contar con las ventas de los últimos días, las reservas netas del BCRA cerraron julio en US$ 1.700 millones, una caída de US$ 2.400 millones con respecto al saldo de mes anterior.

Para Delphos, “las reservas netas no superarían los U$S 1.000 millones, lo que hace más urgente el ingreso de los dólares anunciados el miércoles”. En la consultora afirmaron: “Es clave que la próxima semana el Banco Central logre saldos positivos en el mercado de cambios y se interrumpa la firme tendencia negativa”.

Sebastián Menescaldi, director de Eco Go, afirmó ante una consulta de este diario: “El problema es la rapidez con que están bajando las reservas. Esta velocidad de caída no es sostenible y hay que hacer algo para revertirlas”.

Para el economista, las medidas anunciadas en los últimos días no son suficientes para limitar la sangría. “Tomar deuda de corto plazo o adelantar liquidaciones no son soluciones a lo que está sucediendo hoy, dado que implica un cambio en el nivel de las reservas pero no un cambio en la dinámica del mercado de cambios” apuntó.

“En corto tiempo volverías a estar en una situación como la actual con la diferencia de que además vas a tener que devolver el préstamo de corto plazo/capital de trabajo”, sumó Menescaldi.

Cuando se analizan las reservas líquidas, la situación es aún más acuciante. Fernando Marull, de FYMA afirmó: “las reservas liquidas son casi U$S 5900 millones “negativas”. Es decir, el BCRA se está endeudando con parte de sus activos como garantía, ya se con el oro o con los encajes en dólares de los bancos. No es casualidad que los depositantes privados hayan sacado U$S 1.000 millones en el último mes, hasta niveles de U$S 15.000 millones”.

En la City desconfían que el Gobierno logre revertir esta tendencia sin convalidar un salto cambiario o un desdoblamiento del mercado. Marull apuntó: “Esperamos más anuncios en el frente cambiario, porque la dinámica es insostenible. Si está descartada la devaluación del dólar oficial, el próximo paso será el desdoblamiento formal, pero no puede demorarse más”. 

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Compartir nota

Lo más leído
Noticias Relacionadas
Últimas Noticias