Menú

jueves, octubre 6, 2022

Seguínos

Escándalo en Salta: la empresa de colectivos que cobra el boleto más caro del país le ganó un juicio al Estado y hay sospechas de corrupción

En la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano empezaron a regir las nuevas tarifas de colectivos, donde el boleto mínimo pasó de $ 18 a $ 25,20, pero en Tartagal, Salta, donde el pasaje es el más caro del país a $90, la empresa de colectivos le ganó un juicio al Estado y hay sospechas de corrupción.

La empresa de colectivos “13 de Junio”, que tiene la mayoría de los recorridos en la ciudad limítrofe de Salta, es de propiedad del abogado Víctor Hugo Belmont, quien a través de los medios de Tartagal confirmó que la firma le ganó un juicio millonario al municipio aunque no reveló el monto y solo adelantó será “el equivalente a un millón de pasajeros“.

Pero el escándalo surgió cuando trascendió que la asesora legal del municipio, la abogada Irene Velázquez, que fue la funcionaria que firmó el dictamen para que los concejales de Tartagal determinaran el fuerte aumento del boleto de colectivos forma parte del estudio de abogados de Belmont en Tartagal.

“Trabaja en el que era uno de los estudios pero no hay sociedad en el medio”, intentó defender una de las concejalas oficialistas en los medios locales. La funcionaria aún no salió a aclarar la polémica.

La situación no solo genera polémica sino que hay bronca en esa ciudad porque el boleto sigue en $90 y esta semana los concejales se negaron a bajar el boleto de $90 a $75.

Lo llamativo es que otra empresas de colectivos, Urkupiña, que tiene un solo recorrido urbano y el servicio interurbano que une a Tartagal y General Mosconi, cobra $50, $40 menos que la que ahora ganó el juicio. El costo del boleto entre los dos municipios es de $50 y dentro de la ciudad es de $90.

Los medios locales remarcaron que los vecinos buscan los colectivos de Urkupiña porque pagan la mitad del boleto.

Sergio Leavy, senador nacional por Salta y ex intendente de Tartagal, apuntado por el empresario del transporte.

Belmont, que demandó al municipio de Tartagal y también a su competidor Urkupiña -aunque perdió ese último juicio-, se mostró conforme con el aumento del bolete: “Fue una actitud muy seria y responsable por parte del Ejecutivo municipal y del Concejo Deliberante porque de no darse el aumento hubiéramos parado el servicio, ya que no recibimos la misma cantidad de subsidio que recibe la ciudad de Salta”.

“Las motivaciones a las críticas son absolutamente políticas y hay que tratarlas como de quien vienen”, se defendió el empresario y exlegislador por el departamento San Martín.

Pero no quedó ahí y apuntó contra el exintendente de Tartagal y hoy senador nacional: “Sergio Leavy permitió la usurpación de líneas y la precarización del servicio. Si no hubiera sido por eso en 13 de Junio ya tendríamos 10 unidades nuevas”.

“La Municipalidad va a tener que afrontar el pago de sumas millonarias en concepto de indemnización, ya que el pasado 2 de agosto la Corte de Justicia me notificó del fallo. En uno de los párrafos dice que la Municipalidad no hizo absolutamente nada para detener la usurpación ilegal por parte de la empresa Urkupiña y que las actas que presentó la comuna, precisamente, no controlaron nada”, dijo el empresario.

Así, los más de 120 mil habitantes de la tercera ciudad en movimiento económico de Salta deberán seguir pagando el boleto más caro del país y además su municipio perdió un juicio millonario no exento de polémica. 

Tartagal y la polémica estatua a Néstor Kirchner

En 2020, al cumplirse 10 años del fallecimiento de Néstor Kirchner, en la entrada al barrio Virgen de la Peña de Tartagal, en Salta, emplazaron una estatua del ex presidente pero duró poco: luego de una curiosa polémica y algunas manifestaciones de rechazo, fue atacada y sufrió serios daños.

La figura del ex gobernador de Santa Cruz, en dorado y de tamaño real, quedó con las marcas del ataque: le arrancaron los dos dedos con al “V” de la victoria en alto y también la nariz.

Poco después de su inauguración, por encima de la corona de flores que le dejaron como tributo, apareció un cartel que tenía pintado, en grandes letras rojas y negras, una fuerte leyenda: “Tartagal no quiere más a los políticos chorros“.

Rechazos a la estatua de Néstor Kirchner en Tartagal, Salta.

Los dos ataques se dieron, además, en el contexto de una curiosa polémica, vinculada tanto a motivaciones políticas como a cuestiones anatómicas. En cuanto se descubrió la imagen de quien fue presidente entre 2003 y 2007, surgió una comparación no exenta de suspicacia: algunos salieron a decir que se parecía mucho al actuar senador nacional salteño Sergio Leavy, ex intendente kirchnerista de Tartagal.

Quienes salieron a hacerlo notar, se basaban en una conocida foto de Leavy, en la que se lo ve en una pose muy similar a la que le dieron a la escultura de Kirchner.

Polémioca por la estatua de Néstor Kirchner que se parece al senador Sergio Leavy.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Compartir nota

Lo más leído
Noticias Relacionadas
Últimas Noticias