Menú

lunes, diciembre 5, 2022

Seguínos

Cheslie Kryst: el final trágico de una carrera brillante y una vida opacada por la tristeza

El suicidio de una mujer exitosa de 30 años impactó y llamó a replantearse la salud mental.

Cheslie Kryst, la Miss Universo que murió tras caer de un edificio en Nueva York (Foto: Instagram @chesliekryst)

Todos los que la conocían decían que Cheslie Kryst era radiante. Desde luego, parecía tenerlo todo: una característica melena larga y rizada, unas piernas largas que se veían impresionantes cuando lucía sus magníficos trajes sastre y una sonrisa radiante.

Su belleza fue reconocida cuando se convirtió en la ganadora del certamen de Miss Carolina del Norte USA en 2017 y en la ganadora del certamen Miss USA en 2019. Pero había algo más: fue una estrella del atletismo en la preparatoria, era una abogada con maestría en Administración de Empresas y una corresponsal del programa de televisión “Extra” que estuvo nominada a los Premios Emmy.

Así que, para muchos, su suicidio en Manhattan a principios de este año a la edad de 30 años, fue una noticia que recibieron con incredulidad.

Leé también: Quién era Cheslie Kryst, la Miss Universo que murió tras lanzarse de un edificio en Nueva York

“Fue algo muy impactante, y fue triste. Y sigue siendo triste”, comentó Nate Burleson, exjugador de fútbol americano profesional y actual copresentador de “CBS Mornings”, que trabajó con Kryst.

Después de que la policía anunció que Kryst había muerto en Manhattan tras saltar desde el edificio de departamentos en el que vivía, los titulares de las noticias se concentraron en la incongruencia del suicidio de alguien tan deslumbrante y exitosa.

Cheslie Kryst entrevistando a Lady Gaga para Extra. (Foto: Instagram).

Sin embargo, el suicidio no afecta solo a las personas que tienen problemas evidentes, y algunos estudiosos del tema señalan que su muerte puede haber sido emblemática del aumento preocupante del suicidio entre los jóvenes negros. En una entrevista, su madre dijo que, aunque Kryst sumaba logros, llevaba años sufriendo de depresión.

Cheslie Kryst era la segunda de los cuatro hijos de April y Rodney Kryst. Su madre tenía inclinaciones musicales; su padre era atleta y físicoculturista.

Después de que sus padres se divorciaran, su madre se casó con David Simpkins y tuvieron dos hijos.

Los seis hijos estaban muy unidos, y los cuatro primeros llevaban pulseras de oro a juego para simbolizar su vínculo mutuo. Se animaban entre ellos en las carreras de atletismo y en los partidos de fútbol.

Leé también: “Odio a mis fans, odio ser famoso”: los últimos y dolorosos días de Anthony Bourdain

Cuando Kryst era niña, April Simpkins oyó hablar de un concurso de belleza en la radio. La ganadora recibiría 10.000 dólares y un auto. “Pensé, saben qué, voy a intentarlo”, relató Simpkins.

Ganó Miss Petite America. Después, ganó el concurso Señora Carolina del Norte, mientras Kryst la observaba entre el público.

En su papel de Señora Carolina del Norte, Simpkins llevó a Kryst a los compromisos de comunicación, lo que Kryst disfrutó. “Era como si mi madre fuera portavoz, pero también pudiera vestirse con ropa glamurosa”.

El mensaje que publicó Cheslie Kryst pocos minutos antes de saltar: “Que este día te traiga descanso y paz”. (Foto: Instagram).

En la escuela, Kryst era académicamente dotada y atlética: capitana del equipo de animadoras, capitana del equipo de atletismo, copresidenta del Club Beta. Durante su último año, compitió en su primer concurso y fue coronada como Miss Fort Mill High.

Asistió al Honors College de la Universidad de Carolina del Sur e ingresó en un programa de posgrado en la Universidad de Wake Forest, donde obtuvo una doble titulación en Derecho y Administración de Empresas.

No obstante, incluso cuando su salud mental empezó a decaer, durante la carrera de Derecho, Kryst volvió a participar en los concursos, pues los paquetes de premios incluían una beca. Esperaba utilizar las ganancias para ayudar a pagar su programa de doble titulación, así que compitió por el título de Miss Carolina del Norte USA en 2017 y 2018.

Mientras estaba en el programa de derecho, Kryst intentó suicidarse, aseguró su madre. Después de eso, madre e hija comenzaron a llamarse varias veces al día.

“Hablábamos de todo”, afirmó Simpkins. “Hablábamos de su estado mental y de su salud mental”, así como de cómo dormía y comía. Kryst también comenzó a ver a un consejero. Simpkins describe la condición de Kryst como depresión de alta funcionalidad.

El término no es un diagnóstico clínico. Para que una afección se considere enfermedad mental, Christin Drake, profesora clínica adjunta de Psiquiatría en la Facultad de Medicina Grossman de la NYU, señaló que debe perjudicar el funcionamiento profesional o en otras áreas importantes, según el DSM, un manual de Diagnóstico y Estadística de Trastornos Mentales utilizado por los profesionales de la salud para diagnosticar trastornos mentales.

Cheslie Kryst fue ganadora del Miss USA 2019. (Foto: AFP).

Drake señaló que lo útil del término —depresión de alta funcionalidad— es que revela “que una persona puede estar experimentando angustia y síntomas importantes de depresión mayor y no ser evidente para los que la rodean, incluso las personas con las que está bastante unida”.

Kryst se convirtió en abogada especializada en litigios civiles, pero también realizó trabajos pro bono con el Proyecto Buried Alive, que busca prestar atención a los condenados de manera injusta. Ayudó a un hombre de Carolina del Norte, que había pasado más de 18 años en prisión, a conseguir una reducción de la condena a través de los tribunales.

Está claro que Kryst funcionaba en el plano profesional —quizá incluso con exceso de rendimiento—, pero seguía sufriendo.

“Es importante tener en cuenta que la forma en que alguien aparece en público o en su vida profesional no refleja la totalidad de su funcionamiento”, explicó Drake, que no trató a Kryst pero se especializa en la salud mental de las mujeres.

En 2019, Kryst ganó el concurso de Miss Carolina del Norte USA, y pasó a representar al estado en el concurso de Miss USA 2019, y también lo ganó. Tenía 28 años, lo que la convirtió en la mujer de mayor edad en ser coronada como Miss USA.

Crystle Stewart, presidenta de la Organización Miss USA, recuerda haber estado en el concurso cuando Kryst ganó. “Lo primero que pensé de ella fue que era fuerte, mental y físicamente”.

Stewart señaló que, a menudo, la gente no se da cuenta de que Miss USA es un trabajo de verdad, con salario, exigencias y obligaciones, que incluyen apariciones, compromisos y muchas horas de trabajo benéfico.

“Parece glamuroso y divertido, y lo es. Pero también hay trabajo. Trabajan muchas horas algunos días”, señaló Stewart. “Viajan mucho”.

Durante su reinado como Miss USA, Kryst se tomó un año sabático en el bufete de abogados donde trabajaba. Ese mismo año, le ofrecieron un puesto como corresponsal en el programa de noticias de entretenimiento de la televisión “Extra”, y se trasladó a Nueva York.

Cheslie Kryst, Miss USA 2019, murió al caer de un rascacielos. (Foto: Instagram @chesliekryst).

El año pasado, Kryst escribió un artículo para la revista Allure, titulado “Una reina de belleza reflexiona sobre cumplir 30 años”. Ella escribió que protestar contra la injusticia “hizo que despertarse cada mañana valiera la pena”. Pero también insinuó algo de tristeza.

“Cada vez que digo, ‘voy a cumplir 30′, me estremezco un poco”, escribió. “A veces puedo disimular esa respuesta incómoda con emoción; otras veces, mi entusiasmo se siente vacío, como una mala actuación. La sociedad nunca ha sido amable con los que envejecen, especialmente con las mujeres”. Continuó:

Descubrí que la pregunta más importante del mundo, especialmente cuando se hace en repetidas ocasiones y se responde con franqueza, es esta:

¿por qué?

¿Por qué obtener más logros solo para obtener otra victoria? ¿Por qué buscar otra placa, medalla o artículo en mi currículum si es por vanidad y no por pasión? ¿Por qué trabajar tan duro para conseguir los sueños que la sociedad me ha enseñado a desear cuando solo encuentro vacío?

Ella no vivió para llegar a su cumpleaños número 31.

“En el poco tiempo que estuvo en esta tierra, mira a cuántas personas tocó e impactó”, señaló Burleson. “Mucha gente la veía en la televisión o la seguía en las redes sociales, y se sentía como en familia. Así que fue capaz de hacer tanto en poco tiempo, lo que es un testimonio de lo que era”.

En palabras de su madre, Simpkins, “podría escribir un libro con todos los premios y reconocimientos que ha recibido, pero eso no va a cambiar una enfermedad mental. La cura para esa enfermedad mental no es mirar una pared de premios y títulos”.

Compartir nota

Lo más leído
Noticias Relacionadas
Últimas Noticias