Menú

viernes, diciembre 2, 2022

Seguínos

Bocinazo de protesta de los paraguayos que cruzan a comprar a Posadas: denuncian demoras y maltrato

Anoche protestaron unos 500 automovilistas en el puente a Encarnación. El cónsul de Paraguay aseguró que crecen las quejas y apuntó a Migraciones.

23/11/2022 14:40

Actualizado al 23/11/2022 14:40

Hartos de la lentitud de los controles migratorios y aduaneros argentinos, unos 500 automovilistas, en su mayoria paraguayos, hicieron sonar sus bocinas en señal de protesta en la noche de este martes sobre la avenida de acceso al puente internacional “San Roque González de Santa Cruz”, en Posadas.

La fila, de más de cuatro kilómetros, se movía casi a paso de hombre pese a que en el centro de frontera estaban operativas todas las casillas de Migraciones. El sistema de carga de datos de quienes entran y salen del país es extremadamente lento y eso genera malestar entre las personas, que al costado de la avenida no cuentan con sanitarios y muchas veces deben soportar elevadas temperaturas.

El cónsul paraguayo en Posadas, Rolando Goiburú, admitió que cada vez son mayores las quejas por los malos tratos de los funcionarios argentinos que trabajan en el centro de frontera. “La lentitud en el cruce es responsabilidad exclusiva de Migraciones de Argentina, porque del lado paraguayo los trámites son muy rápidos”, sostuvo.

“Las quejas llegan a diario al Consulado, nos hablan de insultos, incluso algunos nos refirieron que les levantan el plastificado de sus cédulas para rechazarles el ingreso a la Argentina”, agregó el funcionario.

Goiburú dijo que diariamente transitan por el puente Posadas-Encarnación unas 30.000 personas. “Ahora se arman filas también del lado paraguayo porque Vialidad Nacional recomendó que los vehículos no queden sobre el puente para evitar que el frenado y arranque provoque daños sobre su estructura, principalmente en la zona del canal del río, donde la estructura es sostenida por obenques”, explicó.

Es por eso que ahora desde Paraguay se liberan los vehículos hasta completar la zona del área de control integrado. Lo mismo ocurre del lado argentino, pero con la salvedad de que en Encarnación el centro de frontera está a más de 300 metros del puente.

Tras la reapertura del puente internacional “San Roque González de Santa Cruz”, hace 130 meses, el cruce de personas volvió a niveles de prepandemia pero con la diferencia de que ahora no son los argentinos los que cruzan a realizar compras, sino los paraguayos los que trasponen la frontera para llenar sus tanques y abastecerse en los supermercados.

El cónsul Goiburú estimó que cada automovilista que cruza a Posadas gasta en promedio unos 30.000 pesos en insumos que son llevados principalmente para la reventa en Encarnación. La marcada asimetría fronteriza es aprovechada por el sector comercial de la capital misionera, que no para de crecer de la mano de la demanda extranjera.

Los problemas con Migraciones en el puente internacional “San Roque González de Santa Cruz” se repiten en los pasos fronterizos con Brasil. En Bernardo de Irigoyen es habitual que a diario se vean extensas filas de compradores brasileños que esperan pacientemente para completar los trámites y así poder desembarcar en los comercios argentinos.

En Puerto Iguazú los burocráticos controles migratorios no sólo perjudican al comercio, sino también al sector turístico. No son pocos los viajeros que desisten de visitar las Cataratas y otros atractivos de la zona por el enorme tiempo que demanda trasponer el puente “Tancredo Neves”.

Posadas. Corresponsal

Compartir nota

Lo más leído
Noticias Relacionadas
Últimas Noticias