Menú

viernes, diciembre 2, 2022

Seguínos

¿Por qué el rock ignora a Lionel Messi?

¿El rock no quiere a Lionel Messi? ¿Por qué Maradona es millonario de versos rockeros y a Messi no se le dedicó ni una sola línea? El archivo dice que salvo una canción de Coti, donde el cantautor habla de “chavales”, Messi sólo fue reconocido por la cumbia, con tropicalismos del tipo “Ay! qué lío” o La cumbia de Messi, de gente casi desconocida.

Primera aproximación: el rock no quiere a Messi porque es un jugador de fútbol que juega al fútbol, que declara sobre eso, que aburre en su manera de ser y que debe ser un “yerno magnífico”, como dice Juanchi Baleirón, de Los Pericos. Una vida más monótona que prolija.

¿Messi es K, es anti K? Sí se sabe que juega bien a la Play y que sus vacaciones son en un crucero anclado en algún mar junto a Luis Suárez y sus respectivas señoras.

Lionel Messi tiene una vida demasiado ordenada para el rock. Foto AFP

El romance del fútbol y el rock

¿No hay rock en Messi? ¿Es eso? Maradona tiene mil canciones dedicadas. Messi no suma un estribillo. Es la cumbia la que le dedicó sus cositas. El rock pasa por alto al mejor jugador del mundo. Está registrado en la enorme omisión. Entre paréntesis, no vaya a ser cosa que después salgamos campeones del mundo y…

Sin embargo, la cumbia, generosa como la Pampa. Hay una que se llama Oh Messi, de un tal Alcides Cairós, La cumbia de Messi es de un tal José Luis Cabrera, La octava maravilla, de un tal Sergio Torres.

El Bahiano no cree que el rock ignore a Messi. Captura TV

Raro, el romance de fútbol y rock. Hay demasiados antecedentes para soslayar el dato. Rock y pelota empiezan su relación con el clásico de las canciones mundialistas en Chile 1962.

Los Ramblers –excelente nombre para un grupo de rockabilly- le pusieron letra y música al torneo. Con el correr de los años se hicieron más famosos temas como Un’estate italiana (Italia 90), La Copa del vida (Francia 98) y Waka Waka (Sudáfrica 2010). La de Argentina ‘78 también es una de las más recordadas de la playlist.

Segunda aproximación: al rock no le gusta el fútbol, le gusta el morbo por detrás de los personajes célebres. Le gusta Maradona.

Juanchi Baleirón, de Los Pericos, dice que no hay bacterias en el perfil de Messi y que esto no tienta al rock. Foto Fernando la Orden

Se lo preguntaba el periodista Andrés Fidanza, haciendo eje en el triste espectáculo de las canciones dedicadas al ídolo: ¿qué pasa con Messi y el rock? Anotamos que hay un temita del Polaco hecha medio a desgano. Son como 30 canciones dedicadas a Messi hechas por músicos argentinos. “Ninguna por una banda de rock”, destaca el colega.

Un milagro en los pies, de Joe Fernández. Rap de Messi, firmada por Abstracto. El gran Messi llegó, de Mr. Gieco, que no es León. La Pulga, de un individuo llamado Beto Riba o Qué Lío, de Los Echeverría.

Fuimos a consultarle a los que saben. Andrés Calamaro no contesta; el Bahiano, agitado por sus formas desde Madrid, apenas responde un “no creo que el rock lo ignore”. En cambio su ex compañero de banda, Juanchi, abre el juego con absoluta sinceridad.

Para Antonio Biraben, habla bien de Messi que el rock no lo celebre. Foto Germán García Adrasti

“Tiene una imagen muy pulcra, muy limpia, yerno idea, hijo ideal, es como que no tiene aristas dudosas. Y Maradona era quien era, justamente por toda su genialidad y su mugre. No hay bacterias en el perfil de Messi y eso quizás no nos tiente a los rockeros. Yo no hice nunca una canción ni a Maradona ni a ningún héroe deportivo, pero los que sí tienen más afinidad hacia ese tipo de temas, consciente o inconscientemente encuentran en Messi a alguien demasiado prolijo”.

Es muy bueno lo de Juanchi. Sigue así: “No es que no sea merecedor, simplemente quizá no resulte inspirador. El perfil heroico y contaminado puede inspirar de otro modo. Creo que mi respuesta va a ser casi unánime –arriesga-: el rockero necesita un estímulo alrededor de una imagen que sea mitad dios, mitad diablo…

Más opiniones

Manuel Moretti, líder de Estelares, dice que el rock invisibiliza muchas cosas. Foto Néstor Sieira

Juan Manuel Moretti en el whatsapp. El cantante y casi todo de los Estelares, tiene una extraña sensibilidad para mezclar lo popular con lo elitista: un viaje en micro a Junín y Rimbaud. “Honestamente no tengo idea…”

“A mí me parece que sobre todo después de la Copa América, a Messi se lo reconoce. Se le reconoce su trabajo y lo que ha hecho. Los merecimientos están en enhorabuena y yo con eso estoy muy contento”. ¿Y por qué no tiene su meritoria canción? “Ni idea, ni siquiera lo había pensado, imaginate. El rock y todos invisibilizamos tantas cosas…

Vamos hacia Fernando Samalea, baterista emblema de Charly García, escritor de anécdotas imposibles y tipazo humilde. Una primera persona que prefiere ser percibida como tercera.

Fernando Samalea profundiza sobre las diferencias entre las vidas de Messi y Maradona. Foto Martín Bonetto

“¡Muchacho! Y… se me ocurre una obviedad. Maradona, más allá del deporte, coqueteó con una vida trasnochada, delirante y a contramano de los cánones sociales, más afín mundillo rockero clásico. Tal vez eso genero más simpatía y deseo de eternizarlo en canciones. Messi, me parece, es más obediente a las normas, sin tanta picardía, ¿no?”

Cortito y al pie, Antonio Birabent: “No sé, pero creo que habla bien de Messi que no tenga canciones dedicadas”. El Gonzo, saxofonista poliamoroso que tocó con todos de Los Twist a Soda Stereo-, nos llama para avisar que ya tiene entre manos su último álbum Pick Up the Pieces, y queda atrapado en el debate”.

“Coti tiene uno sobre Messi, chequealo es muy pasional”, dice enterado y aclarando que lo tocó junto al rosarino en algún escenario español. “Soy tremendamente futbolero desde lo emocional. Dicho esto, Messi no tiene picardía, no tiene imagen contestataria. El rock necesita la carga inolvidable de Maradona haciéndole trampa a los ingleses. Hasta el hecho de la falopa hizo que Maradona fuera más afín al rock”.

Iván Noble cree que a Messi le falta tragedia.

Los caminos del futbol y el rock suelen conducir a Ivan Noble, que en su juventud supo usar el pelo a lo Mario Kempes. “Esto excede al rock. El romance del pueblo argentino y futbolero con Messi empezó seriamente con la Copa América. Hasta ese momento no faltaban los siomes que lo acusaban de no cantar el himno”.

¿Qué más? “Se le ha dicho pecho frío. A Messi le falta tragedia, somos un pueblo que disfruta de la tragedia ajena, de regodearse. Y Messi está intacto y además pasó su vida lejos de la Patria, entre comillas. Me parece un error, sólo uno de los tantos errores del rock. Por lo demás, no creo que se esté perdiendo nada al respecto: las mejores canciones que se le hicieron a Maradona, las más lindas no han tenido que ver con el rock…”

El Zorrito Fabián Quintiero se pone áspero y levemente insidioso. “Yo me preguntaría por qué Messi ignora al rock. ¡Y siendo rosarino!”.

Al Zorrito Fabián Quintiero no le gustaría armar una grieta entre Messi y Maradona. Foto Martín Bonetto

-¿Maradona no lo ignoraba cantando con Pimpinela?

-Preguntaste por Messi. Vos sabés bien que no era así. Pimpi, por ejemplo, no tocó en la despedida… Messi es un capo, espero que esto no sea grieta: Diego versus Leo. Hay un tema de épocas y generaciones. Uno es Dios y el otro es el mejor jugador del mundo. Los dioses influyen. Los humanos, gustan. Diego fue un superhéroe argentino real de carne y hueso. Leo es un jugador de fútbol de la mejor raza que supimos conseguir.

WD

Compartir nota

Lo más leído
Noticias Relacionadas
Últimas Noticias