Menú

sábado, junio 15, 2024

Seguínos

Villa Mercedes: Fue a cometer un asalto, pero terminó golpeado y con la pérdida de un ojo

Mariano Campillay sigue internado. Évelyn Mora, su pareja y cómplice, fue imputada y seguirá detenida. Los sospechosos son de Río Cuarto.

Según la investigación, Mariano Campillay y Évelyn Mora comenzaron su raid delictivo el jueves pasado, en el centro de Villa Mercedes. El último blanco fue un kiosco, pero antes de consumar ese tercer hecho las víctimas se defendieron y le provocaron una lesión al hombre por la que tuvieron que extirparle el ojo izquierdo. Ella fue acusada por el fiscal de Instrucción 2, José Olguín, como sospechosa de tres robos calificados y seguirá detenida con una prórroga de ocho días.

Campillay también fue demorado, pero aún no le formulan cargos, ya que permanece internado en el Hospital Central “Ramón Carrillo”, con custodia policial, tras ser intervenido quirúrgicamente.

El hombre, que al igual que la mujer tiene domicilio en la ciudad cordobesa de Río Cuarto, cuenta con antecedentes penales y dos pedidos de captura: uno en la provincia de Córdoba y otro emitido por un juzgado de Concarán. El fiscal espera que le den el alta médica para acusarlo formalmente. A Mora le formularon cargos y el fiscal pidió su prisión preventiva, pero la defensa solicitó la prórroga de la detención y su situación se definirá en días.

Una madrugada agitada

Según consta en el expediente, el viernes a la madrugada, un subcomisario inspector de apellido Balastro realizaba un recorrido preventivo por el centro de Villa Mercedes en un móvil policial. Alrededor de las 3, en la intersección de calles Tucumán y San Martín, un joven que cuida coches en la vía pública le hizo señas e informó que, en el kiosco ubicado en esa misma esquina, perteneciente a la cadena El 24 de la 25, había un robo en proceso.

En la vereda del comercio, una mujer esperaba en una motocicleta, pero cuando vio al patrullero arrancó e intentó fugarse. El oficial logró cortarle el paso interponiendo el vehículo en el camino de huida. Mientras, adentro, un empleado del local resistía a trompadas un intento de robo.

Luego de reducir a Mora, de 22 años, Balastro también demoró a Campillay, que tiene 33. Tenía la cara empapada en sangre y otras lesiones fruto de una pelea, hasta que una médica constató que había sufrido un daño irreversible en el globo ocular izquierdo, por lo que tuvieron que derivarlo de inmediato a un centro médico de la ciudad y luego fue trasladado a la capital puntana.

Cuando la Policía solicitó información del rodado en que intentó huir la joven, desde el Centro de Operaciones contestaron que la Honda Wave negra en la que se movilizaban tenía un pedido de secuestro activo. Había sido denunciada como robada a las 22:30 del jueves, unas cinco horas antes del asalto en San Martín y Tucumán.

Todo indica que Mora y Campillay robaron la moto en la esquina de Olloqui y Pringles, amedrentando con un cuchillo y un arma de fuego a un joven. Posterior a ello, a metros del lugar en el que fueron demorados, pero una hora antes, ambos reventaron la vidriera de otro negocio, ingresaron, amenazaron a una empleada y se hicieron de la caja registradora y otros elementos.

Mora quedó detenida esa misma noche y puesta a disposición de Olguín, que le formuló cargos el pasado viernes. Campillay aún está bajo atención médica. Consultado sobre si a la víctima que le provocó la lesión le cabe algún tipo de delito, el funcionario judicial entendió que el empleado actuó “claramente en legítima defensa”, por lo que no será investigado.

Compartir nota

Lo más leído
Noticias Relacionadas
Últimas Noticias