Menú

domingo, marzo 3, 2024

Seguínos

La teoría Pamela David de la demanda de dinero y por qué a los políticos los ratonea

“Si emitís dinero es para darle a la gente que más lo necesita. Esas personas existen y viven y se van a quedar sin tener para comer si no les seguís dando. Son datos de la realidad. El Gobierno emite pesos para estar presente como Estado”.

La frase la dijo la conductora Pamela David al aire por el canal América esta semana en un programa cuando el periodista especializado Julián Yosovitch explicaba delante suyo que los aumentos de la inflación en los últimos años y del dólar habían sido producto de una emisión “descontrolada”.

“Te interrumpo ahí”, lo frenó David diciendo que nada de eso “importaba” porque “las personas que más lo necesitan no tienen para comer” y la emisión los ayudaría.

La reacción intuitiva y visceral de la conductora,en contraposición a la reflexión del especialista, recuerda el ímpetu con el que los políticos reaccionan a la hora de conducir la política económica. Algo que pasa en el mundo pero en Argentina quizá más exagerado.

Video

La conductora de Desayuno Americano tuvo un cruce con el economista David Yosovich.

“Señores: cuando se levanten a la mañana temprano y se miren en el espejo mientras se afeitan quiero que piensen cuidadosamente una sola cosa. Pregúntense a sí mismos “¿qué estoy haciendo hoy para aumentar la cantidad de dinero que circula en la economía?”, les dijo Richard Nixon a sus asesores económicos.

¿Y la inflación?

“Controlaremos los precios y los salarios”.

Aumentar la cantidad de dinero en la economía para que las personas tengan más plataque gastar en el bolsillo, ha sido objeto de debate en más de un gabinete.

Transcurría la implementación del Plan Austral durante el gobierno de Raúl Alfonsín y efectivamente hubo diferencias entre el ministro de Economía, Juan Sourrouille, y el presidente del Banco Central, Alfredo Concepción, alrededor de este tema: la emisión.

El primero sostenía que la política monetaria debía ser restrictiva mientras la estabilización se consolidaba en todos los contratos. El segundo, en cambio, estaba a favor de seguir dando operaciones de redescuento a los bancos, o sea préstamos. Economía y el FMI (en ese momento la Argentina estaba bajo un programa que el organismo internacional había apoyado para frenar la inflación y pagar la deuda) estaban en contra de la visión del BCRA. El representante de Economía en el banco, Ernesto Feldman, dijo en el directorio.

“Señores, la demanda de dinero tiene un límite. No es infinita”.

Era el año 1986.

“¿Cómo que no es infinita?” interrumpió Concepción. “Si yo veo que la gente siempre quiere más dinero”, agregó.

Otro episodio sobre estas diferencia entre moneda e ingreso se registró en un intercambio entre Eduardo Duhalde y Jorge Remes Lenicov en medio de la crisis del verano de 2002.

El Presidente estaba presionado por las críticas de todo tipo (corralito, aumento de la pobreza, negociación con el FMI y pesificación asimétrica). En un diálogo que tuvo con su ministro de Economía citó un consejo que le había dado un economista del peronismo amigo suyo, diputado del Polo Social y que había asesorado a Alan García, un presidente peruano en los ochenta y cuya experiencia terminó en hiperinflación: Daniel Carbonetto.

“Daniel me dice que tenemos que dar un aumento salarial y emitir”, le dijo Duhalde a Remes. El ministro de Economía hizo como si nada mientras hojeaba unos papeles. “Yo le contesté que vos me habías dicho que no se podía emitir —siguió Duhalde—, pero él me asegura que vos me mentís. Que tenés billetes en el Banco Central, que hay plata usada y guardada. Además, llamó a Pezoa (N.E.: Juan Carlos Pezoa, subsecretario de Relaciones con las Provincias) y me dicen que Iribarne (N.E.: Alberto Iribarne, titular de la Casa de la Moneda) está emitiendo. Quiero esa plata”.

Remes Lenicov dejó lo que hacía. Duhalde le había salido con una avalancha de nombres, versiones y averiguaciones.

“Mirá, Negro, no es así. Primero, Iribarne imprime en la Casa de la Moneda para sacar plata vieja y poner nueva. Segundo, lo del Banco Central es un absurdo porque son los encajes legales de los bancos».

“¿Pero de quién son?”, preguntó Duhalde.

“Son de los bancos. Pero no los podemos sacar porque es emisión”.

“Pero Iribarne está emitiendo”, replicó el Presidente.

“Negro, él imprime, no emite. Y no se pueden bajar encajes porque si no sería como emitir y genera inflación. Y de esa no salimos”.

Mauricio Macri fue otro más tentado por la expansión monetaria con el 28-D de 2017.

Milton Friedman escribió en su libro Una historia monetaria de EE.UU.: 1867-1960 que “la inflación es siempre y en cualquier lugar un fenómeno monetario sólo si la cantidad de dinero se incrementa de manera más rápida que el producto”. Esto ocurrió en Argentina en 2019-2023, la cantidad de plata subió más que la producción. Y la teoría Pamela David de la demanda de dinero, de emitir todavía más, pretende contrarrestar los efectos de esa inflación. Imposible que los políticos no se ratoneen con ella. Con la teoría.

Compartir nota

Lo más leído
Noticias Relacionadas
Últimas Noticias