Menú

domingo, julio 21, 2024

Seguínos

Sin cuarto intermedio. Martín Menem buscará aprobar en general la Ley de bases y el paquete fiscal en conjunto y se espera una sesión maratónica

El Gobierno iniciará este mediodía un nuevo intento para aprobar, en general y particular, la “Ley de bases” y el paquete fiscal. Después de varias concesiones, el oficialismo confía en que las iniciativas del Poder Ejecutivo logren la media sanción y sigan su curso en el Senado. Se esperan más de 30 horas de debate hasta la votación en general, y se especula con que haya alrededor de 150 discursos. Alrededor de las 12.25 se logró el quórum con 135 diputados sentados en sus bancas.

En el plan de labor parlamentaria, que comenzó pasadas las 10, los presidentes de bloque no llegaron a un acuerdo y se deberá votar el plan delimitado en esta reunión en el recinto, una práctica poco habitual. El oficialismo y los legisladores amigos buscaron fijar un debate conjunto de los proyectos impulsados por Javier Milei. Es decir, que cada legislador pueda hablar una sola vez por ambas iniciativas. Además, se determinó que al comienzo de la sesión se abrirá el listado de oradores y será solo en ese momento cuando los diputados podrán anotarse, pero no así durante la discusión en el recinto.

En cuanto a la votación, los referentes de las bancadas amigas impulsan la modalidad por capítulos y de manera nominal -no a mano alzada-. Sin embargo, con esto no se descarta que en el desgranamiento particular de las leyes se abra el debate por algún artículo que genere cuestionamientos, como puede ser la restitución de la cuarta categoría de Ganancias que incluye el paquete fiscal, resistido por las provincias patagónicas. El bloque de Unión por la Patria (UxP), presidido por Germán Martínez, buscó desagregar la votación por cláusulas, pero no logró convencer a la mayoría.

Por último, las cuestiones de privilegio se dividirán en tres tandas: antes del tratamiento en general y en particular de “Ley de bases”, y antes de discusión en general del paquete fiscal.

Martín Menem tiene dos desafíos por delante. Por un lado, pretende tomar revancha del pasado 6 de febrero, cuando fracasó en su intento de aprobar el proyecto fundacional del Poder Ejecutivo y terminó ordenando su regreso a comisiones. Por el otro, procura agilizar el debate para evitar que se esté discutiendo el miércoles 1º de mayo, con los gremios movilizados en la calle por el Día del Trabajador, en contra del Gobierno.

Ambos objetivos los deberá afrontar con un cuadro gripal que transitó durante el fin de semana. “Tengo fiebre, pero de acá no nos sacan ni muertos”, dijo el presidente de la Cámara baja en declaraciones radiales antes de ingresar al Palacio Legislativo.

Además del impuesto a las Ganancias, el paquete fiscal incluye un amplio blanqueo de capitales no regularizados, una nueva moratoria impositiva, una reducción en el impuesto a los bienes personales y modificaciones en los topes de facturación previstos en el régimen de monotributo.

La “Ley de bases”, en tanto, contiene entre sus puntos más relevantes la inclusión de una reforma laboral acotada –que omite aquellos artículos que generan conflicto con los líderes de la CGT, como la eliminación de la llamada “cuota solidaria” que financia las cajas sindicales-; un régimen de incentivo a las grandes inversiones, que contempla un abanico de beneficios fiscales, aduaneros y tributarios para las grandes empresas como también la posibilidad de que el Poder Ejecutivo pueda declarar sujetas a privatización una decena de empresas públicas.

En este punto, el de las privatizaciones, el oficialismo debió dar marcha atrás con su plan de privatizar el Banco Nación y las firmas subsidiarias, entre ellas Nación Seguros. En la última versión del dictamen, al menos, esta entidad ya no figura en el listado de empresas a ser privatizadas.

Si bien se espera que UxP y la izquierda rechacen de plano los proyectos, los bloques que colaboraron con los objetivos del Gobierno adoptarán una nueva actitud, menos contemplativa. UCR, Hacemos Coalición Federal e Innovación Federal buscarán motorizar muchos de los asuntos que dejaron de lado para evitar el entorpecimiento del diálogo.

Durante la sesión, impulsarán cuestiones resistidas por el oficialismo, como la recomposición de los haberes jubilatorios con la inflación desde enero, la desarticulación de regímenes especiales como el de Tierra del Fuego, el financiamiento educativo y el incremento del impuesto al tabaco para todas las empresas.

Estos bloques están de acuerdo en emplazar a la comisión de Presupuesto, presidida por José Luis Espert, para tratar los proyectos que pretenden profundizar la recomposición de los haberes previsionales. A pesar de que Milei definió una actualización mediante el IPC y un aumento por única vez del 12,5%, los legisladores insistirán con una reparación mayor que contemple la totalidad de la inflación de enero, de un 20,6%. Esto implicaría un fuerte golpe a las arcas del Estado. El ministro de Economía, Luis Caputo, pudo exhibir superávits financieros en los dos primeros meses del año, en gran medida, por la licuación de los ingresos de jubilados así como de las transferencias corrientes de subsidios y programas sociales.

Se espera, además, otro emplazamiento. Será el de la comisión de Educación, presidida por Alejandro Finochiaro (Pro) para discutir la recomposición del Fondo Nacional de Incentivo Docente (Fonid), una de las transferencias recortadas por la Nación a las provincias.

Conocé The Trust Project

Compartir nota

Lo más leído
Noticias Relacionadas
Últimas Noticias